ZUVIRÍA JOSÉ MARÍA (1830 – 1891)

Tanto el primer período de gobierno 1829 -1832 como el prolongado segundo 1835 – 1852 se caracterizaron por la progresiva subordinación del país  al sistema político de  confederación laxa impuesta por Rosas.
Después de 1835 la consolidación del rosismo en Buenos Aires permitió extender la hegemonía porteña sobre el resto de las provincias .


Rosas gobernó en forma dictatorial y sobre la base de la persecución de los opositores denominados genéricamente “salvajes unitarios”.


Impuso la uniformidad política y un culto a su persona.


En el norte la situación era harto difícil de resolver, principalmente  por la influencia  que ejercía Alejandro  Heredia, gobernador de   Tucumán, sobre Salta, Jujuy y Santiago del Estero.


Aquellos que eran opositores a sus ideas, debían exilarse en el exterior, a fin de evitar atentados sobre su vida y familia.
Así el Dr. Facundo  Zuviría y Lezama ante el odio de los opresores, se vio obligado a salir del país con sus hijos, que eran muy pequeños, radicándose en La Paz, Bolivia.


Allí se educó su hijo  José María, nacido en Salta en 1830, a nivel secundario y universitario, mostrando en esos claustros una mente privilegiada y  un carácter firme en sus convicciones tanto que mereció nombrado Rector de aquella universidad.
Después de  Caseros, cuando se unificaron las tendencias hacia la unificación nacional, la familia Zuviría regresó a su tierra natal, empezando el joven José María a destacarse entre los jóvenes de su generación.


Urquiza en su carácter de gobernante provisorio, teniendo con el país el compromiso de llamar a una “Constitución, reunió en San Nicolás de los  Arroyos a los gobernadores de todas las provincia y consiguió el Acuerdo de San Nicolás.   
Seguidamente  estableció un mecanismo para poner en práctica un Congreso General Constituyente, integrado por dos diputados por cada provincia a realizarse en   Santa Fe.


Unos meses después se reunieron en dicha ciudad los delegados de las provincias sin la presencia de  Buenos Aires.
José María Zuviría fue nombrado secretario, en la sesión del 23 de febrero de 1853.


Después de clausurarse el Congreso, fue nombrado Oficial Mayor del Ministerio de Hacienda, funciones de las que renunció en mayo del 55.


Fue también secretario  de gobierno de la Confederación, Juez Federal en Rosario y secretario de la Legación ante la Santa Sede.


Este ilustrado jurisconsulto, pensador, hombre de estado y diplomático  demostró siempre honor e hidalguía en todo su quehacer, pues aseveraba “que la política impone deberes especiales y que para ser digno de ella el funcionario debe no solamente acreditar capacidad  y vocación probadas sino ser ejemplo de dignidad por su conducta en su vida pública como privada”.


Fue también buscó en la poesía dar rienda suelta a sus sentimientos y emociones.

El poeta Martín García Mérou hace juicio crítico al poema “Abel” de  Zuviría expresando: “Canta las glorias de la patria, las heroínas de la caridad y  la majestad de la naturaleza americana. Sus poesías pasan de lo sencillo a lo grave, de lo triste a lo humorístico, con transiciones  tan felices como oportunas.”

De su labor se destacan aquellas obras que fueron publicadas: “Religión de religiones”; “Los Constituyentes de  1853”, “Estudios sobre la historia Argentina”, “Anales contemporáneos” y un tomo de poesías.


“Parece que el doctor Zuviría eliminó intencionalmente de entre sus versos, el odio que sentía por la tiranía para no contribuir a reforzar el eco de aquella inmensa tortura que sufrió la patria”.


Murió en Buenos Aires el 9 de noviembre de 1891.

Bibliografía:

Portal Informativo de Salta. Salta2012.

La expuesta en el texto.

Zuviría Juez.Pasje. Topografía:
Corre de N. a S. desde100 hasta 599 a la altura de Eva Perón 7700.
Se le impuso ese nombre por O. 1882 del año 1966.
Recuerda al jurisconsulto y escritor argentino  José María Zuviría (1830 -1891) que fuera secretario de la Asamblea Constituyente de 1853.