ZANNI PEDRO LEANDRO (1841 – 1942)

“En los tiempos de la colonia iban los “chasquis”, sin ningún distintivo especial, recorriendo a pie grandes distancias por caminos azarosos, portando en sus espaldas una cesta llamada “panacú”, fabricada con hojas de palmera , juncos o mimbres”. Así lo asevera Eduardo Verdegay y Fiscovich en su “Historia del correo”.

Aparte de las enormes extensiones, los aminos eran fangosos, pedregosos y  estériles según las estaciones. Más los chasquis cumplían con su misión y no se amedrentaban ni aún cuando eran  cercados por los malones, pues habían llegado a  dominar algunas lenguas indígenas, las que les servirían como salvoconducto.

La correspondencia hacia el exterior obviamente era harto difícil y muchas veces se perdía en el intento.

Al respecto  Concolorcorvo después de sus viajes por el Río de la Plata y el Perú entre 1748 y 1771 , describió en su obra “El lazarillo de ciegos y caminantes”, los quebrantos del correo durante la época colonial.

Paulatinamente después de la Gesta emancipadora, aunque las distancias persistían, con el aumento de población y la estructura de las postas, el desempeño de los chasquis se hizo menos riesgoso.

Con  el surgir de “las mensajerías”, el traslado de la correspondencia aunque no dejaba de ser azarosa, era la más segura.

En realidad  la aparición del ferrocarril provocó un cambio radical en el proceso embarque – recepción de correspondencia”. Reitero si bien las distancias eran las mismas, el tiempo empleado se redujo a la mitad.

Si el siglo XIX fue el de la “segunda revolución industrial” al aplicarse la fuerza del vapor a las máquinas , la invención del telégrafo y el ferrocarril, el siglo XX es el de la eclosión del pensamiento y la aventura  del hombre que hubo llegado a la luna , mientras  las comunicaciones se hacen por satélite.

En cuanto a nuestro país, en su inserción en el siglo XX, el 23 de febrero de 1919 constituye una fecha de significativa importancia, porque en ella, quedó concretado, de manera oficial, el primer transporte de correspondencia por medio de vía aérea.

El verdadero pionero de nuestra aeronáutica sería  el coronel  Pedro L. Zanni que tuvo en dicha fecha, a su cargo el primer transporte aéreo de correspondencia, marcando el broche inicial de una nueva era en la actividad postal argentina.
Por aquel entonces, cuando Teodoro Fels acababa de establecer el primer correo aéreo internacional al unir en vuelo postal Buenos Aires  - Montevideo, Zanni se propuso realizar un servicio semejante dentro del territorio nacional.

Cuando en 1919 el gobierno de Francia donó un aparato de caza Nieuport 28, motor Gnome de 169 H.P. para que fuera utilizado en el adiestramiento de los alumnos  de la Escuela de Aviación, Zanni, comprendió que ya contaba con el elemento mecánico que requería un servicio por él proyectado

Resuelto por las autoridades, que el vuelo se cumpliría entre El Palomar y Mar del Plata, el 22 de febrero el piloto decidió un ensayo  desde El Palomar hasta los límites de la Capital Federal, siguiendo al efecto la ruta Morón – línea del Ferrocarril Oeste, virando para tomar la línea del Ferrocarril Pacífico y retornar luego al punto de partida.

En la mañana del 23, llegó a la Escuela de Aviación Militar, el Director de la sección Correos y Telégrafos, don Joaquín V. Jiménez, quien entregó al Capitán Zanni, una saca de correspondencia de 8 kilos de peso.

Las cartas contenidas en la saca llevaban adherido un marbete especial con la leyenda “por aeroplano –piloto militar Capitán Pedro Zanni.”

El espíritu de pájaro de Zanni no quedaría allí , pues llegó en 1920 a alcanzar celebridad mundial al lograr doble cruce de los Andes y en 1924 el vuelo Ámsterdam – Tokio con récord mundial de velocidad.

 

Bibliografía:
Volante N°288 emitido por la Secretaría de Estado de Comunicaciones de la Nación. Buenos Aires, 13 de setiembre de 1969.
Verdegay y Fiscovich:“Historia del correo, desde sus orígenes hasta nuestros días “.Revista “Postas argentinas”.  Buenos Aires. N° 426. Enero – febrero 1985.

Zanni Pedro. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. desde 600 hasta 699 a la altura de Buenos Aires 2900.
Carece de designación oficial.
Recuerda al piloto Pedro Zanni, que realizara el primer vuelo postal del país.