YATASTO

Yatasto es otra  leyenda de la historia argentina, como es  el reparto de cintas celestes y blancas por French y Beruti, el 25 de Mayo de 1810.“El cancionero popular salteño quiso inmortalizar el mítico en cuentro con aquellas ingenuas estrofas:

”En la posta de Yatasto

de la patria paladín,

se encontró el ñatito Güemes

con Belgrano Y San Martín”

Pero no hubo nada de eso. Ni Güemes estuvo en esa reunión, ni el Libertador y el Creador de la bandera se conocieron en Yatasto”

Ni tampoco la ceremonia se produjo el 30 de enero. Años de proba investigación – iniciadas por Alfredo Gargaro en 1950 y prácticamente concluías por Julio Arturo Benencia en 1973- desmoronaron con dignidad la leyenda de Yatasto tras casi un cuarto de siglo de estudios, levantando en su reemplazo la verdad histórica, sintetizada en pocas palabras: “San Martín y Belgrano se conocieron el 17 de enero de 1814 a la salida  de la posta de Algarrobos, sobre el camino al río Juramento - expone Alonso Piñeiro.

Mientras Belgrano bajaba desde el Norte, San Martín, que había salido de Buenos Aires el 18 de diciembre  de 1813 en procura del creador de la Bandera, llegaba a Tucumán el 11 de enero de 1814.

Más o menos por la misma fecha Belgrano se se hallaba en Jujuy. El 16 de enero estaba en Cobos, donde permaneció algo retrasado ante un súbito ataque de terciana. Poco después prosiguió el traslado. Como había comenzado el tórrido verano norteño, se viajaba de noche: más o menos se hacían entere siete a ocho horas se hacían unas diez leguas.

Analizando el trayecto según la distancia recorrida y el número  y ubicación de las postas, el historiador Benencia llega a la conclusión que San Martín pudo haber pernoctado en la posta de Yatasto, el 15 de enero, “Una de las postas más apropiadas  en toda la región”. Dos días después en medio de la aridez y el calor hubo llegado a Algarrobos, a 14 leguas de Yatasto.

Cabe aclarar dice Alonso Piñeiro: “que tales afirmaciones  están rigurosamente probadas por gran cantidad de piezas documentales, en especial los inobjetables recibos de postas, es decir, los recibos que se entregaban a cambio de caballos de refresco, y que se extendían en cada posta  con precisión de lugar y fecha. Los originales de estos documentos se hallan en el Archivo General de la Nación.” 

 Ese mismo día El Gran Capitán ya dispuesto a salir  de la posta de Algarrobos, en dirección al río Juramento  cuando un mensajero le entregó una nota que decía: “Voy a pasar el río Juramento y respecto de hallarse usted, con la tropa tan inmediato, sírvase esperarme con ella”.

El encuentro se produjo, precisamente esa jornada del 17 de enero de 1814.

No por ello Yatasto no tiene para la historia argentina su valor histórico, pues frente a ella pasaron las fuerzas de la Primera Expedición al Norte dispuesta por la Junta de Mayo. El 26 de marzo de 1812 descansó Juan Martín de Pueyrredón, quien llegó en retirada  desde Potosí, entregando el mando  a Belgrano en febrero de 1813, quien hubo instalado su cuartel general.

En 1815 se alojaron sucesivamente Manuel Dorrego y Díaz Vélez, convirtiendo otra vez al lugar en un verdadero hito histórico vinculado  con nuestros más caros patriotas.

 

Bibliografía:

Piñeiro Armando Alonso: ”Cronología Histórica Argentina”. Ediciones Depalma. Buenos Aires, 1981.

Yatasto. Cortada. Topografía:

Corre de E. a O. desde 700 hasta 799, a la altura de Buenos Aires 2.400.

Se le impuso ese nombre por D. 20607 del año 1957.

Recuerda a la posta histórica de Yatasto.

Con anterioridad se denominó Esmeralda y Luzarraga.