WERNICKE DE VANZO ROSA (1907 - 1971)

Cuando aparece  la novela en 1943, y obtiene el Premio Musto ¿Qué se sabía  de Rosa Wernicke? Salvo el hecho de que era la mujer del consagrado pintor  Julio Vanzo, que hizo las ilustraciones  de la novela para la edición de Claridad – hasta la presente, la única un poco más, como nosotros ahora” escribe Eduardo DÁnna en el prólogo – que no firma – de “Las colinas del hambre.”

La participación de la mujer en el mundo laboral literario artístico y político recién comenzó a hacerse sentir en la década del 50.

El camino recorrido se inició a principios del siglo XX, no siendo tarea fácil conquistar un plano de igualdad con el hombre.

Rosa Wernicke apasionada por las letras perteneció a un escaso puñado de mujeres a las que se les reconoció su profunda sensibilidad.

Nacida en Buenos Aires en 1907 se trasladó a Rosario en 1934, uniéndose en matrimonio con el reconocido artista plástico Julio Vanzo, quien la acompañó y atendió hasta los últimos momentos de su vida.
Falleció el 3 de septiembre de 1971.

Al establecerse definitivamente en nuestra ciudad comenzó a trabajar en el suplemento literario dominical del diario La Capital.

Posteriormente tendría  a su cargo la sección de crítica literaria del vespertino Tribuna, titulada "El tonel de Diógenes".

En 1938, comenzó a publicar textos ponderados por la crítica, entre ellos "Los treinta dineros", libro de cuentos que mereció el primer premio en el concurso organizado por la Asociación Artística del Magisterio, escribiendo después "El mejor amigo de Simón Lesseps".

"Isla de angustia" fue el tercer libro que diera a la prensa, obteniendo del máximo crítico del momento, José Gabriel, en el diario Crítica de Buenos Aires esta acotación: Esta obra es una serie de relatos que son lo mejor del género que se ha publicado en los últimos años entre nosotros", por la que obtuvo el primer premio de Literatura en prosa en el concurso organizado por la Comisión provincial de cultura de Rosario.

En su último libro "Las colinas del hambre" pintó con devoción de coleccionista cuanto indicio o testimonio pudo recabar sobre el ámbito de las villas miserias, núcleos urbanos existentes ya en Rosario por entonces, incorporando a la obra un lenguaje cotidianizado de ese ámbito, desde el punto de vista narrativo, sin descartar la dimensión psicológica de su gente.

Esta obra serviría a magistrados y legisladores como elemento de prueba en alegatos a favor de la protección de la infancia. En efecto  con su pluma declararía  vehemente que “los niños de casillas de chapa y cartón, techos de zinc y pisos de tierra, mugre, napas contaminadas  son  chicos, demasiados chicos  para sobrevivir en un mundo donde las carencias que padecen son múltiples, expuestos  a los males propios de los excluidos, pero además son muy vulnerables pues dependen de otros, por lo menos hasta alcanzar la fuerza de convertirse en chicos de la calle.


La pésima alimentación, comiendo muchas veces restos de basura, el abandono familiar, la falta de contención, y la convivencia con el delito los subordina a la desconfianza y la marginación del resto de  la  sociedad”.
      
Un juicio crítico aparecido en La Prensa de Buenos Aires decía: "la autora tiene esa cualidad primordial del narrador, captación rápida de caracteres y de cosas, hondura psicológica y sobre todo una comprensión fina y delicada de los matices más sutiles del alma humana”.

Su castellano fluido, manejaría  el adjetivo con propiedad... no exento de gracia  le permitió, sin incurrir en las extravagancias de tal o cual escuela literaria, realizar una obra  escrita que llamaría a la inteligencia del lector, tocando  a la vez su sensibilidad".

Germán García en su libro "La novela argentina" sitúa a Rosa Wernicke en su capítulo sobre la novela social junto a Alvaro Yunque, Ismael Moreno, Alcides Greca, Raúl Larra y otros escritores de ese género.

 

Bibliografía:
D' Anna Eduardo: "La literatura II." Rosario y el sur de la provincia de Santa Fe.  Fascículo  N°18. Editorial Historia de nuestra región. Diario La Capital.
De Marco Miguel (h): "Efemérides". Diario La Capital en su edición del 3 de septiembre de 2002.

Wernicke Rosa. Calle. Topografía:
Corre de N. a S. desde 4600 al 4699, a la altura de Lola Mora 200 Bis, paralela a Av. Grandoli 4600.
Se le impuso ese nombre por D. 4675 del año 1977.
Recuerda a Rosa Wernicke (1907 -1971), autora de trabajos de trascendencia a través de novelas y cuentos.