WEELWRIGHT GUILLERMO (1798 - 1893)

El 5 de setiembre  de 1862 se firmaba el contrato para la construcción de la línea férrea que uniría Rosario con Córdoba. Realización que no pudo cristalizar el ingeniero norteamericano Alan Campbell por falta de recursos del erario público en  el año 1855, dejando un magnífico plano topográfico.

El empresario Guillermo Wheelwright se aprestó a poner en ejecución los trabajos, duplicando en una legua  a ambos lados de la vía la concesión de tierras a perpetuidad.

Walter Olson en la revista "Caras y caretas" de mayo de 1931 clarifica la biografía de quien  en 1860 ya pensaba en el ferrocarril trasandino:

"William Wheelright nació en Newbury - Port, pequeña ciudad marítima del estado de Massachussets, en los Estados Unidos de América, en 1798. Más recibió  mayor educación en el Andove College, la más célebre escuela teológica de la Unión, a lo cual, tal vez, se debió que su vida no tuviera necesidad de ninguna fe de erratas.

Wheelright no inventó el pararrayos como Franklin, pero aplicó e introdujo en Sud América las invenciones de sus compañeros Fulton y Morey, que son útiles más que el primero, eclipsado por el seguro contra incendios, según dice Alberdi en una admirable biografía del civilizador.

Dedicado a la Marina a los doce años, al cabo de diez años  de navegación llegó a capitán mercante, adquiriendo gran conocimiento de los países del sur del continente.

Algo providencial influyó en la suerte de Wheelright, pues vino a naufragar en el Plata en 1823, en los días de Rivadavia.

Recibió en aquella circunstancia  ayuda de los habitantes de la entonces mísera población de Quilmes, y quiso el destino que él mismo, cincuenta años después, fuera quien inaugurara el ferrocarril entre aquélla y la ciudad de Buenos Aires.

Llegó después a fijar su residencia en Guayaquil, donde fue cónsul de su patria, trasladándose después a Valparaíso donde organizó el servicio de aguas corrientes de esa ciudad e introdujo el alumbrado a gas en Copiapó".

Consciente de la mala situación geográfica de Chile con respecto a Europa  fue el primero en pensar en las posibilidades de establecer una línea de vapores que atravesara el Estrecho de Magallanes, lo tildaron de loco pero en 1840 logró su objetivo. ¡Ligar el Pacífico con Europa fue la idea capital de este hombre único en el continente.”

Proyecto que se sumaría a la idea de unir Chile  con Argentina a través de un ferrocarril trasandino.

Aparte se propuso llevar a cabo el proyecto de Campbell de hacer de Rosario un centro ferroviario con un amplio nudo ramal.

Con respecto a nuestro suelo, en un decreto del 30 de octubre de 1857, el gobierno  lo declararía benefactor de Rosario y de toda la República  "reservado a cumplir el sueño dorado de los argentinos de entonces"  -

Expresión textual delfolleto confeccionado por el Honorable Consejo Deliberante, en ocasión del primer cincuentenario de  la instalación de la Municipalidad de Rosario. Octubre 18 de 1909. Pág. 81 y sig.

Las prórrogas se sucedían hasta que por fin el 20 de abril de 1863, con gran solemnidad se inauguraron  los trabajos  el Ferrocarril Central Argentino con la presencia del presidente de la Nación, don Bartolomé Mitre.

En dicha ceremonia, el Sr. Weelright diría: "Hemos inaugurado ya una nueva era en la historia  de este país: su objeto fue dar una nueva vida  a las provincias  en cuyos territorios va entrar el Ferrocarril, llevando todos los elementos para establecer un estado social mejor y feliz entere gentes que hasta ahora han permanecido aisladas..."

Siete años después, el 18 de mayo de 1870 El Central Argentino realizó su primer viaje público desde el Rosario a Córdoba.

 

Bibliografía :
La expuesta en el texto.

Wheelwright Guillermo.  Avenida. Topografía:
Corre de N.O a S.E. desde Corrientes a Balcarce.
Se  le impuso ese nombre por  Ord. 25 de 1928.
Recuerda a Guillermo Wheelwright promotor de la construcción del Ferrocarril Central Argentino de nuestra ciudad.

Reseña histórica sobre la hora en Rosario y el reloj más antiguo de Rosario: el del Ferrocarril Central Argentino.

Explicita el  diario La Capital del 28 de mayo de 1995  con el título. "La puntualidad llegó a Rosario antes que el resto del país" lo siguiente: 

En junio de 1856 el maestro Barbagelata terminó en su taller, un reloj para una de las torres del edificio más alto de la ciudad, en aquel entonces la iglesia parroquial. Para costearlo la Legislatura aprobó la creación de un impuesto.
Sin embargo al poco tiempo de funcionar el reloj comenzó a revelar fallas técnicas. Fue en 1870 cuando los rosarinos lograron acordar sobre la hora a través de un sistema particular implementado por el relojero Calditz. Vecino, quien según Mikielievich hacía ascender y descender un globo a las 12 en punto, todos los días, para evitar la incertidumbre horaria.

Por suerte la torre - reloj de la Ex - Estación del Ferrocarril Central Argentino, erigida en 1871 enfrentando a la calle Paraguay (por entonces Arenales) -  cuando concluyó el complejo ferroviario que unía Rosario con Córdoba (1863-1870) construido a instancias de Guillermo Wheelwright -  palió el problema de un horario unificado para los vecinos de la otrora zona Norte.

Nueve años después Gabriel Carrasco al asumir la intendencia se propuso que la "ciudad fuera la iniciadora de la unificación  horaria en la República Argentina". En 1891 la torre - reloj de los ingleses- como así se la llamaba, que funcionaba  regularmente, sería  adoptada como parámetro para ajustar los relojes. Las campanadas anunciaban las horas del meridiano de Córdoba, fijada en el Observatorio Astronómico Nacional de Bosque Alegre,  a pocos kilómetros de Alta Gracia. La Municipalidad la adoptó en carácter de hora oficial. en toda la jurisdicción del municipio.

La torre recuperó en agosto del 2003  su luz después de cuarenta años, gracias a Alcides Cornier de 68 años, experto relojero desde su niñez.