VERANO

Cada 365 días la tierra completa su órbita alrededor del sol, que en geografía llamamos “movimiento de traslación”. Durante este viaje, el tiempo en muchas partes del mundo cambia en un patrón regular conocido como las estaciones.


Año tras año, primavera, verano, otoño e invierno se siguen uno a otro.


La tierra tiene estaciones porque su eje está inclinado en un ángulo aproximado de ½ grados.


Siempre se inclina en la misma dirección, mientras gira en torno al sol, por lo que la cantidad de luz solar que golpea los hemisferios Norte y Sur cambia a medida que nuestro planeta prosigue su lista.
En el hemisferio septentrional o Norte el verano tiene lugar entre junio, julio y agosto, mientras que en el meridional o Sur corresponde a diciembre, enero y febrero.
 Cabe destacar que, cuando en el hemisferio norte tiene lugar la época estival, en el hemisferio sur es invierno (y viceversa).


El verano o estío es una de las cuatro estaciones de las zonas templadas, siendo la más cálida de ellas, pues tiene las marcas térmicas más elevadas.


​Se caracteriza porque los días son más largos y las noches más cortas.


Astronómicamente, el solsticio de verano (alrededor del 21 de diciembre el austral y el 21 de junio el boreal) marca el comienzo de esta estación​ y el equinoccio de otoño (alrededor del 21 de marzo el austral y el 23 de septiembre el boreal) marca el término de esta estación y el comienzo del otoño.​

verano.html


En la zona intertropical a veces se emplea el término “verano” para referirse a la estación seca, e “invierno” para la estación lluviosa.


En el verano se practican actividades tales como, ir más seguido a la playa, camping en zonas montañosas en el austral ya que cuenta con la mayor cantidad de playas y flora en el continente americano.

 

Representación del verano desde la antigüedad:


En el número de las cuatro diosas de las estaciones existentes en la villa de Albaoi, el Estío (sinónimo de verano) está representado corriendo con una antorcha encendida en cada mano.
 En un sepulcro fuera de Roma, donde en estuco estaban representadas las Cuatro Estaciones, en una mano el Estío tenía una hoja de trébol.


Entre las pinturas de Herculano (Italia) hay una figura vestida de amarillo con una azada de muchas puntas.


Sobre la urna cineraria que representa las bodas de Tetis y Peleo, al verano se le representa más gallardamente vestido (provisto de una corona) que al invierno y al otoño.


Se le designaba también por la caza del león, pintándolo con una túnica amarilla, con un manto azul celeste, color que indica la constante serenidad del cielo durante esta estación, sobre todo en los países cálidos.


Los modernos la simbolizan por una joven vestida de amarillo coronada de espigas y portando una antorcha encendida.


Otros representan al verano casi desnudo, coronado de espigas, sosteniendo en una mano el cuerno de la abundancia, rebosante de toda especie de granos y frutas, y en la otra una hoz.

 

 

 

Bibliografía:
Diccionario universal de mitología.
Diario El País, en su edición del 21 de diciembre de 2018). “Con el solsticio de verano llega el día más largo al hemisferio sur”.

Verano. Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S. a la altura de La Paz 3100.
Carece de designación oficial.
Recuerda a la estación astronómica con temperaturas elevadas.