VENECIA

En el 405 una marea de más de medio millón de pueblos bárbaros, entre ellos suevos, alanos y vándalos invadió el territorio de Italia, estableciendo sus viviendas hasta en las islas sobre la arena, el fango y la bruma, espacios que con el tiempo llegarían a ser ciudades como Venecia.


Ciudad que siglos después, viera en las cruzadas una buena oportunidad para impulsar su comercio hacia el Oriente, tanto como expandirse territorialmente.


En efecto como los cruzados no disponían de medios para llegar a Tierra Santa, el dux (encargado del gobierno veneciano) les facilitó las naves de la república a cambio de ocupar la ciudad de Zara que se había revelado y para volver a instaurar en el trono de Constantinopla a Issac el Ángel, benefactor de las operaciones financieras de Venecia.


Constantinopla fue ocupada y saqueada provocando con ello la caída del imperio bizantino en el año 1204 y prestamente aseguró Venecia su mejor posición marítima y el dominio sobre el Bósforo y los Dardanelos.


Estas conquistas hicieron de la república veneciana uno de los estados más poderosos de la Europa del Medioevo y sus naves durante los siglos XIV y XV importaban del Oriente, alfombras, perfumes, sedas y especies.


Tanto fue su expansión económica que en su astillero se llegó a fabricar una galera diaria, medio que reportaría una renta anual de 800 mil ducados.


Dichas ganancias permitieron a Venecia embellecerse con suntuosos palacios, como la Casa de Oro, revestida de mármoles con incrustaciones de oro.


Italia que continuaba con el mismo fraccionamiento político territorial de la Edad Media, fue campo propicio para las ambiciones de algunas monarquías que llevaron sus ejércitos a la península, como ocurrió en1797 con la invasión de Napoleón.


Después del Tratado de Campo Formio, Austria recibió de Francia, la república de Venecia y sus posesiones.


Después de la guerra austro-prusiana en 1866, por mediación de Napoleón III se firmó la Paz de Praga que dispuso la entrega de Venecia al emperador francés, quien la cedió a Víctor Manuel II de Italia, este ayudado por Cavour y Garibaldi logró la unificación italiana.


Hoy el Véneto o Venecia está compuesta por la Venecia propia, la Venecia Tridentina y la Venecia Julia, verdaderos museos de arte.


Debido a su papel histórico como potencia naval y comercial se la conoce como “la reina del Adriático”.


Venecia es como un sueño, en el cual parece que la ciudad surgiera  del agua" nos dice María Kodama.


 Ella expresa que existen dos Venecias: “Una la de la Plaza de San Marcos, donde se reúne la mayoría de los turistas, con un café, que es uno de los más antiguos del mundo (abierto a principios del 1700) y la otra, a veces solitaria frente al bullicio de la primera, es la de los patios interiores, la de los pozos de agua y los estrechos canales que se recorren en góndola, sumados a las emboscadas de la bruma”.


Es una de las ciudades más bellas de la Tierra, pues sus edificios y decoraciones, muestran estilos fastuosos que varían entre el bizantino y el renacentista, destacándose entre los más imponentes la catedral de San Marcos con la torre más airosa de toda Italia y el Palacio Ducal, estructuras construidas entre los siglos 900 y 1100 que hoy son patrimonio sin igual del mundo.

 

venecia.html

 

Bibliografía:
Kodama María. “Un mundo llamado Venecia”. Artículo del diario Clarín en su edición del 28 de marzo de 1999.

Venecia. Calle. Topografía:
Corre de S.E. al N.O. desde Av. Fausta y Av. del Rosario a la altura de Lituania. Barrio Bajo Saladillo, jurisdicción de la sec. 13ª.
Carece de designación oficial.
Recuerda a la pintoresca ciudad de Venecia, ubicada sobre el Adriático.