VENCES (Batalla librada el 27 de noviembre de 1847)

La Batalla de Vences, o del Potrero de Vences, fue un combate librado el 26 de noviembre de 1847 entre las fuerzas federales del gobernador de Entre Ríos, brigadier Justo José de Urquiza y el de la provincia de Corrientes, bajo el mando de su gobernador, coronel mayor (general) Joaquín Madariaga.


Fue una de las batallas más grandes de las guerras civiles argentinas. La victoria federal significaría el fin de la rebelión de Corrientes contra la autoridad del dictador porteño, brigadier Juan Manuel de Rosas, que esa provincia mantenía desde 1839 casi sin interrupción.

Los conflictos entre Corrientes y Buenos Aires estaban opacados por las palabras que usaban los contendientes. Los correntinos exigían la sanción de una constitución, que aún no se había sancionado, mientras que Rosas acusaba al gobierno correntino de pertenecer al partido unitario. En realidad, el gobernador correntino era, posiblemente, más sinceramente federal que Rosas, pero la provincia se había aliado a los generales unitarios Juan Lavalle y José María Paz.

Por otro lado, la verdadera discusión se daba por la aduana del puerto de Buenos Aires y por la navegación de los ríos interiores.


 La provincia porteña usufructuaba los beneficios de la aduana sin darle participación a las demás provincias, al tiempo que prohibía a los barcos mercantes navegar los ríos Paraná y Uruguay para desembarcar en el litoral.


Dada la negativa de Buenos Aires — bajo constante agresión militar y fuertemente endeudada por Bernardino Rivadavia en la década del '20 — de compartir esas rentas, la alternativa para Corrientes era luchar por la libre navegación de los ríos para tener así su propia aduana.


Santa Fe y Entre Ríos estaban firmemente aliadas a Buenos Aires; de modo que Corrientes estaba sola en la defensa de ese “federalismo fluvial", lo que la llevaría a aliarse con las potencias extranjeras, los colorados uruguayos y los unitarios para enfrentar a Rosas.

El gobernador Madariaga había puesto el mando de su ejército —de unos 5.000 a 6.000  hombres en manos del general José María Paz, que ya en 1841 había logrado un impresionante triunfo en la batalla de Caaguazú.
Éste logró darle una buena formación militar y lo dotó de valioso armamento. Aparte de haber recibido, por una alianza entre Corrientes y Paraguay, un refuerzo de 4.000 ó 5.000 paraguayos al mando de Francisco Solano López.

Sin embargo, su principal aliado, Fructuoso Rivera, había sido incapacitado de llevar a cabo operaciones bélicas por su derrota en India Muerta ante Urquiza y Paz comandaba a los defensores de Montevideo. Por esto la ayuda en tropas y armamento de los paraguayos fue clave para poder levantar en pie un nuevo ejército correntino.

Pero cuando el general Urquiza invadió la provincia al frente de 6.000 hombres, a principios de 1846, quiso llevarlo hasta una posición defensiva en Ibahay, muy al norte de la provincia.


 Esta estrategia no dio resultado: el entrerriano no cayó en la trampa, y a cambio, el general Juan Madariaga, hermano del gobernador y jefe de la vanguardia correntino-paraguaya, fue vencido y tomado prisionero en la batalla de Laguna Limpia; por otro lado, Urquiza tuvo la provincia a su disposición para saquearla a gusto y su ejército aumento a los 7.000 hombres gracias a los contingentes de locales que se sumaron al mando de jefes que se negaban a obedecer a Madariaga.

 

El gobernante entrerriano puso en libertad a Juan Madariaga, y a través de él quiso llegar a un arreglo con su hermano. Como Paz se opuso y trató de derrocarlo, Madariaga lo expulsó de la provincia.


Meses después se firmaba el Tratado de Alcaraz, que sancionaba la paz entre Corrientes y las provincias federales, pero no obligaba a la provincia rebelde a participar en la guerra en Uruguay, de donde salían las últimas resistencias contra Rosas.

Rosas rechazó el tratado y exigió que Corrientes lo confirmara como autoridad nacional, y que se obligara a ayudar contra los colorados de Uruguay, a lo que Madariaga se negó.
De modo que Urquiza recibió orden de atacar a Corrientes.


Urquiza se tomó su tiempo para atacar, porque tenía la esperanza de convencer a Rosas, pero finalmente inició el avance el 4 de noviembre de 1847, desde su campamento de Calá (cerca de la actual ciudad entrerriana de Basabilvaso), invadiendo la provincia de Corrientes por el sur.


Llevaba en sus filas unos 1.500 correntinos enemistados con Madariaga, bajo el mando de los coroneles Nicanor Cáceres y José Antonio y Benjamín Virasoro, junto a unos 5.000 entrerrianos, en total unos 6.500 hombres4 (6.000 jinetes y 500 infantes) y 7 piezas de artillería.


 El ejército de los hermanos Madariaga, con poco más de 5.000 hombres (900 infantes y 4.100 jinetes) y 12 piezas de artillería, los esperó en una fuerte posición defensiva, rodeada por detrás y los costados por esteros y defendida en el frente por abatíes, en el Rincón de Vences, departamento de San Luis Del Palmar, en el norte de la provincia.

A las 8 de la mañana del 26 de noviembre, las fuerzas de Urquiza iniciaron el ataque a través de los esteros, que los correntinos habían considerados infranqueables; la división que mandaba el gobernador entrerriano fue detenida por varias horas.


En el centro, la infantería entrerriana, a órdenes de los tenientes coroneles José Miguel Galán y José María Francia, al grito de ¡Viva Urquiza!, avanzó rápidamente ganando posiciones, a pesar de los abatíes y la artillería correntina que la diezmaba.


Aprovechando la confusión, la otra ala de caballería, bajo el mando del coronel Servando Gómez, sorprendió a la defensa del gobernador correntino, apoyada por jinetes armados de fusiles, logrando derrotarla.


Gómez y Urquiza lograron entrar en el "potrero", con lo que la ventaja defensiva se diluyó. Desde ese momento, quedó sola la infantería para defender a los Madariaga, apoyada en la artillería.


A las 3 de la tarde todo había terminado, y el gobernador correntino y sus oficiales abandonaron el campo de batalla.

La caballería correntina fue diezmada en la persecución, y tuvieron 500 muertos; la mayor parte eran lanceados por los correntinos del ejército federal, que tenían menos piedad de sus comprovincianos que de los forasteros. Y se tomaron más de 2.000 prisioneros.


Después de la batalla fueron ejecutados muchos más, degollados muchos soldados, y fusilados cuatro coroneles rendidos.

El gobernador, su hermano y los políticos que los rodeaban huyeron a Paraguay, pasando más tarde a Brasil; allí moriría Joaquín Madariaga.


La legislatura eligió gobernador a Miguel Virasoro, el único de los hermanos que no se había pasado a Urquiza antes de la batalla, y éste reconoció la victoria federal.


Semanas después se reinstalaba la legislatura federal que había sido disuelta cuatro años antes por los Madariaga, y ésta eligió gobernador al coronel mayor (general) Benjamín Virasoro.

La provincia de Corrientes volvió a pertenecer de lleno a la Confederación Argentina. Se reinstalaron en ella las fórmulas políticas federales, y Rosas logró finalmente tener el encargo de un gobierno nacional sui generis de parte de todas las provincias. Virasoro no dio problemas a Rosas y ayudó en el sitio de Montevideo.

 

Pero, menos de tres años más tarde, Urquiza y Virasoro se aliarían contra Rosas, en lo que se conoce como pronunciamiento de Urquiza, y formarían el grueso del ejército con que Buenos Aires caería derrotada en la batalla de Caseros. Al año siguiente se sancionaría la Constitución Nacional Argentina.

 

Bibliografía:

Academia Nacional de la Historia, Partes de batalla de las guerras civiles, Bs. As., 1977.

Bosch, Beatriz,: Historia de Entre Ríos, Ed. Plus Ultra, Bs. As., 1991. Bosch, Beatriz, Urquiza y su tiempo, Centro Editor de América Latina, Bs. As., 1984.

Paz, José María, Memorias póstumas. Ed. Hyspamérica, Bs. As., 1988.

Ruiz Moreno, Isidoro J., Campañas militares argentinas, Tomo II, Ed. Emecé, Bs. As., 2006. Zinny, Antonio, Historia de los gobernadores de las Provincias Argentinas, Ed, Hyspamérica, 1987.

Castello, Antonio Emilio, Historia de Corrientes, Ed. Plus Ultra, Bs. As., 1991.

 

 Vences. Pasaje. Topografía:

Corre de N. a S. a la altura de Saavedra 3100.

Carece de designación oficial.

Recuerda a la batalla librada en el Potrero de los Vences, donde resultó vencedor el general Urquiza.