VEINTISIETE DE FEBRERO

Lo que no se puede ni se debe ignorar que el 27 de febrero de 1812 fue izada en Rosario  por primera vez la Bandera Nacional.
 
A pocos años de los sucesos de Mayo acaecidos en Buenos Aires, 1812,  Rosario era  una aldea rural que vivía alrededor  de la Capilla de la Virgen del Rosario ya tenía identidad propia, marcadamente hacedora, porque había nacido huérfanas de poderes públicos.

Su autoridad política y administrativa, el alcalde de Santa Hermandad,  era nombrado por el Cabildo de Santa Fe y no se le reconocía  a los vecinos el derecho a elegirlo libremente o a enviar re presentantes al cabildo, mientras que el jefe militar, encargado de la seguridad del pago, dependía del gobierno porteño.

Los pobladores de la capilla no se enteraron de la integración de la Primera Junta hasta un mes más tarde, más  pronto darían muestras de lealtad al primer gobierno patrio.

A partir de marzo de 1811, cuando la escuadrilla argentina fue derrotada por los realistas frente a San Nicolás, los españoles quedaron dueños del río y buscaron en las poblaciones aledañas las provisiones para sostener el gobierno de Montevideo.

Por lo tanto, el desembarco en la villa era inminente y la milicia local tuvo éxito al impedir un intento, pero en agosto de 1811 debió acceder a la entrega de víveres para no ser arrasada.

El gobierno de Buenos Aires  después de una revalorización estratégica de la costa de la capilla decidió emplazar baterías para la defensa de la región, enviando a Manuel Belgrano al frente del Regimiento de Patricios y del Batallón de Castas, a los que luego se le agregarían los Dragones de la Patria y los Granaderos de Fernando VII.

El 7 de febrero de 1812 sería recibido por el capitán Moreno, el alcalde y otros vecinos quienes colaborarían en la construcción de las baterías.

El emplazamiento se realizó en forma tan rápida, bajo la dirección del ingeniero Angel Monasterio, bajo un calor abrasador y agobiante que para el día 26,  Belgrano escribiría al Triunvirato sobre la necesidad de contar con una enseña diferente a la de España, y sin esperar respuesta, al día siguiente, reunió a los vecinos y a la tropa para enarbolarla por primera vez.

El sol estival del 27 de febrero, que se inclinaba en el ocaso, que aún estaba en una posición expectante desde la barranca de las Ceibas, aparecía  majestuoso iluminando con sus rayos oblicuos el paisaje del río y las islas.

El vecindario convocado en ese promontorio por orden del comandante militar, observaba atento a alas tropas formadas frente a la batería Libertad y su desnudo mástil, y a los cinco barcos patriotas anclados en la costa. Belgrano escogió al rosarino Cosme Maciel para que izara el nuevo emblema, para distinguir de esta manera a esos pobladores que, ante el peligro real de perderlo todo, adhirieron a la causa de Mayo.

A las 18.30, el coronel, montado en su caballo y señalando con su espada a la bandera celeste y blanca, pronunció la siguiente arenga: “Soldados de  la patria: en este punto hemos tenido la gloria de vestir la escarapela nacional que ha designado nuestro excelentísimo gobierno; en aquel (la batería Independencia) nuestras armas aumentarán las suyas. Juremos vencer a los enemigos interiores y exteriores y la América del Sur será un templo de la independencia y de la libertad. En fe de que así lo juráis, decid conmigo ¡viva la Patria!

La batería Independencia con menor dotación y piezas, estuvo emplazada en la isla situada frente a la libertad como un destacamento avanzado mientras que el grueso de las tropas quedaba en Rosario al mando de Belgrano.

Los historiadores concuerdan basados – en  testimonios de algunos vecinos antiguos heredados de sus antepasados, planos municipales, la nota oficial de 1898 que colocara la piedra fundamental del Monumento a la Bandera, y una serie de informes efectuados en distintas épocas – en señalar que la Bandera Nacional se juró en la batería Libertad, situada en la barranca de las Ceibas, el punto más saliente de la costa.

Estaba ubicada entre lo que es hoy, calle Juan Manuel de Rosas, Avenida Belgrano, Córdoba y Santa Fe, donde en la actualidad se encuentra emplazado el Monumento Nacional a la Bandera.

 

Bibliografía:
Revista editada por el diario La Capital en homenaje al Día de la Bandera, como complemento de   la edición del 20 de junio de 1996.

Veintisiete de febrero. Boulevard. Topografía:
Corre de E. a O.  desde 00 hasta 8100, a la altura  de Buenos Aires 2500; Bv. Oroño 2500; Bv. Avellaneda 2500; Av. San Martín 2500.
Se le impuso ese nombre por O. 3 del año 1905.
Recuerda a uno de los hechos más trascendentales de la historia argentina : “La creación de la Bandera por el general Manuel Belgrano, el 27 de febrero de 1812  en las barrancas de nuestra ciudad”.