VALLE JUAN JOSÉ, GENERAL

LEVANTAMIENTO DEL GENERAL VALLE

Pedro Eugenio Aramburu, un militar argentino, que ejerció como presidente de facto de su país desde noviembre de 1955 hasta el 1 de mayo de 1958, luego del golpe de Estado autodenominado Revolución Libertadora.


En 1962 fundó la Unión del Pueblo Argentino (UDELPA), partido que sostuvo su candidatura presidencial en las elecciones de 1963, en la que resultó ser el tercer candidato más votado


La alta conflictividad política y social generada por los militares,incluyó una famosa fuga de cerebros, puebladas insurreccionales, la aparición de organizaciones guerrilleras y luchas internas peronistas.


Durante su mandato se produjo El levantamiento de Valle.


La conspiración fue encabezada por el general Valle, un militar que había integrado la una Junta Militar de 17 generales que en septiembre de 1955 inició negociaciones con los golpistas y el 21 de septiembre convino con ellos los puntos de acuerdo sobre la base de los cuales se entregaría el poder, lo que se realizó el 23 de ese mismo mes.


Los sublevados contaban con sacar partido del resentimiento de muchos oficiales y suboficiales en retiro y de la intranquilidad de los que estaban en servicio activo, pero no lograron el apoyo de Perón, exiliado por entonces en Panamá.


Los sublevados habían previsto leer la “proclama revolucionaria”, a las 23:00 del 9 de junio.


La instrucción a los insurrectos para lanzarse a la acción debía ser propalada interfiriendo la transmisión radial de una pelea de box por el título sudamericano de los medianos entre el argentino Eduardo Lausse y el chileno Humberto Loayza, a celebrarse en elLuna Park de Buenos Aires. Respecto del propósito de los rebeldes dice Page:
El manifiesto que delineaba los objetivos del movimiento era un tanto vago; llamaba a elecciones a la brevedad y exigía la preservación del patrimonio nacional pero no decía nada respecto a Perón.


Aunque un grupo de peronistas, individualmente, se unieron a la conspiración y las bases del partido la consideraban como un intento de entronizar nuevamente al conductor, la resistencia peronista se mantuvo a la distancia.


El equipo de Valle estuvo comandado por el coronel José Irigoyen, el capitán Costales y varios civiles.


A las 22:00, la radio se instaló en la Escuela Técnica Nº 3 Salvador Debenedetti, en Avellaneda.


Pero a las 22:30, un comando del gobierno los arrestó a todos. La proclama solo se escuchó en la provincia de La Pampa, donde actuaba el coronel Adolfo Philippeaux.El general Pedro Eugenio Aramburu y el almirante Isaac Rojas (Presidente y Vice del gobierno), sabían de la conjura aunque no el día y la hora en que se produciría el levantamiento, pero habían decidido no abortarla.


Fue una acción peronista cívico-militar conducida, como dije, por el general Juan José Valle el 9 de junio de 1956, con el fin de derrocar a la dictadura autodenominada Revolución Libertadora.


Esa acción fue el proceso más amplio, conocido como la Resistencia peronista y en la noche del 9 de junio de 1956  fue rápidamente controlada.


Los triunfadores dispusieron, castigar severamente a los rebeldes mediante el fusilamiento del propio general Valle y 15 militares sublevados, así como el fusilamiento clandestino de 18 civiles, en las localidades bonaerenses de Lanús y José León Suárez.


Estas ejecuciones permanecieron desconocidas hasta que al año siguiente se descubrieron por parte del periodista Rodolfo Walsh, quien publicó su investigación en la novela “Operación Masacre”.


Por efecto a los fusilamientos, se generalizó entre peronistas y los sectores opositores, lo que se llamó como “Revolución Fusiladora”.


Cuando Aramburu viajó  un día después  a la provincia de Santa Fe dejó el Decreto 10.362 de Ley Marcial, y preparados los Decretos 10.363/56, de pena de muerte, y el 10.364 de las personas a fusilar.


Los decretos eran correlativos y se publicaron así en el Boletín Oficial con posterioridad.


Además, hubo civiles armados y militares que intentaron sublevarse en Santa Fe, Rosario (tomaron por varias horas el Regimiento), Rafaela y Viedma.


Excepto en La Pampa, la mayoría de los jefes de la sublevación fueron apresados. Ante el fracaso del levantamiento, el general Tanco se dirigió a Berisso y debió huir y esconderse.


Mientras el general Valle se ocultó en Buenos Aires, en la casa del político mendocino amigo, Adolfo Gabrielli, ante la certeza de que el movimiento había sido delatado y fracasado.


El saldo de esas 72 horas de junio de 1956 fue trágico y dio paso al baño de sangre que en años venideros sufriría el país: 18 militares y 13 civiles asesinados.​


Después, Valle fue llevado a la Penitenciaría Nacional en la Av. Las Heras. El director del Museo Penitenciario, en 2005, Horacio Benegas, entonces recién ingresado al servicio, recordó que “el 11 en la madrugada fueron fusilados tres militares” en la vieja penitenciaría de la Av. Las Heras.


 Valle fue alojado en el 6º piso; la última persona que lo vio con vida fue su hija Susana Valle.


A las 22:20, Valle fue ejecutado con un fusil Máuser 7,65 mm modelo argentino 1909, por un pelotón manteniéndose como secreto de Estado la identidad de sus integrantes.


No hubo orden escrita ni decreto de fusilamiento, ni registro de los responsables.

valle.html

 

Bibliografía:

Toniolli Eduardo:”El bautismo de fuego de la resistencia peronista”. Art. del diario La Capital del  11  de junio de 2006.

Existe el registro Detenidos especiales, 1956. Penitenciaría Nacional (Ministerio de Justicia), Archivo del Servicio Penitenciario Federal, Museo Penitenciario Federal, en el barrio de San Telmo, Buenos Aires.

 

Valle Juan  José, General. Pasaje. Topografía:

Corre  de E. a O.  a la altura de Cafferata 1800.

Se le impuso ese nombre por O. 7.652 de abril 2004.

Recuerda  al general Juan José Valle quien encabezó la frustrada rebelión contra el gobierno de facto de Aramburu.