VALLE DE HUAURA

La antigua provincia peruana  de Chancay estaba conformada (según Ley transitoria de Municipalidades del 29-XII-1856) por los distritos de Huacho, Huaral, Chancay, Sayán, Supe, Barranca, Pativilca, Paccho y Checras.


Debido al crecimiento poblacional y al desarrollo económico, los distritos de Huaral y Chancay pasaron a conformar la Provincia de Huaral (Ley Nº 21488 del 11-V-1976); mientras que Barranca, Pativilca y Supe (Ley Nº 23939 del 01-X-1984) pasaron a conformar la provincia de Barranca.


De esa manera la provincia quedo prácticamente reducida a la cuenca del río Huaura  pero conservando su antigua denominación, pero  por ley Nº 24886 del 26 de mayo de 1988 se cambio su denominación por Provincia de Huaura.

 

La villa de Huacho - Huaura

La Villa de Huacho primitivamente   así llamada  después se convertiría en la  Provincia de Huaura. Durante   la  época incaica, Huacho fue una pequeña aldea, poblada por indígenas yungas y posteriormente por mitimaes.
Estos últimos fueron enviados por el inca Pachacutec, luego de someter a  los señoríos de Chancay, Huaura, Barranca y el reino del Gran Chimú, para servir como instrumento de homogeneidad cultural y lingüística en todo el imperio.


El 26 de julio de 1529  Carlos V capituló con Pizarro, nombrándolo adelantado, gobernador, capitán general y alguacil para emprender la conquista del Perú.


En 1532 los españoles atacaron y pusieron prisionero al Inca  Atahualpa cabeza de un poderoso Imperio de oro, piedras preciosas y vasallos   que  obedecían ciegamente a su investidura.  Condenado a muerte fue ejecutado por orden del ambicioso conquistador.


En 1533 al llegar Pizarro a Pachacámac,  el curaca llamado Guaccho Pavcho del valle Huaura (Huaura) y los demás curacas del cercado asistieron al santuario llevando muchos presentes de oro y plata.


Se indica además que, en 1535 Francisco Pizarro concedió el repartimiento de indios de Gaucho al español Benito Beltrán y que posteriormente otra encomienda fue concedida al capitán Juan Ballón Campomares  y después a  Francisco  Carbajal, del Correo Mayor de indias, (quien fue ejecutado junto a Pizarro en 1541).


Conforme con las ordenanzas del virrey Toledo, los indios dispersos de los diferentes ayllus en 1557 se le agrupa se forma la Reducción de Huacho.


La gente de los caciques: Hualmay, Chontac, Huaura, fueron reunidos en terrenos pertenecientes al gran cacique Huacho, como aldea.


El 24 de agosto de 1571 se le bautizó  como San Bartolomé de Huacho, debido a la costumbre española de inculcar fe cristiana en los indios y nombrar un patrón espiritual en cada ciudad.
A los jesuitas se debió la introducción de la imprenta en 1743 y en 1780 un indígena  José Gabriel Condorcanqui, al frente  de miles de indios, se sublevó contra los hispánicos en la aldea de Tungasuca (cerca del Cuzco).


Durante el virreinato de José Bernardo Abascal, (1812 al 16) dominaron la insurrección de Chile y mantuvieron el Alto Perú.


Durante algunos años el territorio del Perú fue un vasto escenario de guerras civiles.


Vamos a dirigirnos  a Huaura particularmente: El  Decreto Supremo del 23 de enero de 1866, expresaba  en su artículo 1°:  “La Villa de Huacho, será la capital de la Provincia de Chancay”, teniendo en cuenta que Huacho había progresado con relación a Huaura, por ello el traslado de la capital provincial.


La Villa de Huacho, fue elevada a la categoría de ciudad, por ley del 10 de noviembre de 1874 considerándose como capital de provincia.


Esta ley fue iniciativa de los diputados, por Tumbes y Paita, José Domingo Coloma y Juan Barreto, respectivamente siendo promulgada por el presidente Manuel Pardo y siendo ministro de Gobierno don Ricardo Espinoza y hoy en actualidad es  la Provincia de Huaura.


En cuanto a su valle es una profusión de paisajes: formaciones rocosas, con riachos y el río huaura que ahora canalizado da vida a la región.


Es de destacar el legado que dejara el imperio incaico, como los caminos  regados por acequias y acueductos, y puentes colgantes  con flores en medio de un paisaje desierto, a lo que se suman tierras que dan frutos  y  cultivos tradicionales de la región, obras de aquella civilización tan avanzada, hechas tan bien  que algunas  subsisten.

 

Bibliografía:

Millán José: Compendio de Historia americana. Pág. 195 y sig. Editorial Kapelusz, 1927.

Levene Ricardo y Levene Ricardo (h): Historia argentina y americana. Tomo I Ed. Omeba, 1978.

 

Valle de Huaura. Calle. Topografía:

Corre de E. a O. desde 100 hasta 299, a la altura  de Gregoria Matorras 900.

Se le impuso ese nombre por o. 763 del año 1951.

Recuerda al importante paraje que forma parte  de la historia y de la geografía peruana.