URIBURU JOSE EVARISTO de (1831 – 1914)

La década laicista: 1880 - 1890 , con los gobiernos de los presidentes Julio A. Roca y Miguel Juárez Celman  fue cerrada tras la revolución del 90 y el retiro de éste último, sustituido por el vicepresidente Carlos Pellegrini que completaría el sexenio hasta 1892, dando  lugar a un nuevo Presidente, el fervoroso católico Luis Sáenz Peña, cuyo período abarcó de 1895 a 1898, acompañado por el Vicepresidente José Evaristo Uriburu, de la misma línea ortodoxa.

Este sería el décimo presidente de nuestra Nación, nacido en Salta el 19 de febrero de 1831 en el seno de una familia de hondo arraigo.

Nieto por parte de madre del general Arenales, héroe legendario de las guerras de la Independencia y mandatario de aquella provincia norteña,era hijo de un militar también de actuación en la gesta emancipadora.

Hijo mayor de diez hijos,vivió siempre sólo en Chuquisaca donde cursó sus estudios secundarios, doctorándose de abogado en Buenos Aires. 

El historiador Levillier en "Historia argentina Contemporánea" 1862 - 1930, pág. 465 describe así: " Uriburu de aspecto distraído y lejano, no era comunicativo ni siquiera sonriente y cordial.

Uriburu José Evaristo de

Quienes lo trataron lo recuerdan distante, con tendencia al frío. Acogía en silencio y su palabra cortés siempre, carecía de calor y era de corto vuelo. Pero con la misma energía con que un hombre locuaz y de mirada brillante procura fascinar a su auditorio, y el caudillo abraza efusivamente a un partidario para hacerle creer que lo distingue, él ponía su invisible ardor en servir las buenas causas y su sentido práctico en ser útil.

Hoy considero después de recorrer a través de libros, artículos, cartas y decires, las etapas de su larga vida y los actos de su gobierno, que  muy evidentemente  logró su propósito, ya con realizaciones elevadas de provecho duradero  por él personalmente concebidas, o adoptando iniciativas ajenas capaces de favorecer el engrandecimiento del país y la cultura de sus compatriotas.

Sus afanes de superación se destacan en su contundente curriculum: abogado a los 23 años, diputado a los 24, secretario de legación a los 25, juez en lo civil y ministro de gobierno a los 29, miembro de la Cámara de Diputados a los 35, ministro de Justicia e Instrucción Pública a los 36, contaría con sólo 43 años cuando le asignaron tareas diplomáticas.

El doctor Uriburu asumió la Primera Magistratura el 22 de enero de 1895, significando su presencia alivio a las tensiones del período anterior.

Durante su gestión, la situación económica era harto difícil debido al déficit presupuestario en parte ocasionado por las enormes erogaciones que había insumido la defensa nacional.

Pero por otra parte las exportaciones, fruto del agro, compensaron el déficit, superando lo que hoy llamamos el PBI por amplio margen. 

En las relaciones con las provincias, la presidencia de Uriburu caracterizó su gestión mediante una preocupación constante por su progreso.

Hombre del interior, el Presidente sabía lo que la autoridad central podía hacer en beneficio del crecimiento armónico del país. Los ferrocarriles, caminos, puentes y puertos merecieron su especial atención.

Durante los cuatro años de su gobierno la Argentina se convirtió en "el granero del mundo".

Un factor sería decisivo para aclarar el panorama de la asunción de Uriburu: el apoyo de Pellegtini al general Julio Roca.

La conferencia que aquél pronunciara en el Teatro Odeón en favor de una nueva Presidencia del conquistador del desierto fue en parte determinante, sin duda del triunfo de su candidatura.

La guerra que se temía y la calidad militar de quien se trataba ,  lo hicieron  demás – nos dice Carlos M. Gelly y Obes.

El 12 de octubre de 1898, entregaría el poder a Julio A. Roca, electo por segunda vez, amigo personal y dilecto consuegro.

En 1910, concluido su mandato de senador, su criterio de jurista y de internacionalista sería una reserva para el país en los años de la declinación de su acción pública.

Al cumplir 80 años recibiría el cálido homenaje que mereció su buen sentido de gobernante y su señorío de ciudadano.

El Dr. Uriburu al igual que el Gral. Roca fallecieron en 1914, en vísperas angustiantes de la Primera Guerra que se veía inminente.

 

Bibliografía:
La expuesta en el texto.
Arenas Luque Fermín: "Uriburu". Buenos Aires. 1943. Trabajo genealógico: Presidente de la Nación don José Evaristo Uriburu. 1831 - 1914"
Ibarguren Carlos: "La historia que he vivido". Buenos Aires. 1955.
Levene Gustavo Gabriel : "Presidentes argentinos". Buenos Aires. 1961.

Uriburu.Avenida. Topografía:
Corre de E. a O. desde 200 Bis hasta 8000, a la altura de Ayacucho 4300, San Martín 4500; Ovidio lagos 4500.
Se le impuso ese nombre por O. 48 del año 1914.
Recuerda al décimo Presidente de la Nación desde 1895 a 1898, Juan Evaristo Uriburu ( 1831 - 1914).

Julio Carrizo (H) En el articulo "De allá, de Rosario" en la revista Vasto Mundo informa: "Uriburu después de Ovidio Lagos hacia el Oeste ya no es una Avenida, apenas una calle que se pierde entre las ultimas de un barrio que parece ausente con algunas casas chatas y austeras. Después, a través  de otro camino –angosto, serpenteado y de pavimento poroso — el remoto paisaje urbano deja paso a compactos cañaverales que hacen de cortinas laterales a la calle. Finalmente, al pasar por debajo de Circunvalación la urbe ya no se ve. Quedo del otro lado, a solo 18 minutos del centro.