Uriarte Pedro FRancisco de (1758-1839)

 

En medio de un frío infernal que helaba hasta los huesos llegaba a Buenos Aires, como capellán de la Casa de Ejercicios un joven sacerdote de 28 años, quien profesaría tiempo después en la Orden de San Francisco, pasando a Loreto.

Había nacido en Santiago del Estero, el 28 de junio de 1758, tierra que amó y a la que regresó para la conducción de sus fieles hacia el camino del Señor.

Recorrió aldeas, campañas y vecindario, para evangelizar a la gente, y de paso, bautizar. Tenía algo del padre Castañeda.

El cura Uriarte fue un criollazo estoico, que no conoció pausa en su prédica del Evangelio.

Pero no por ello dejó de consagrarse sin reservas a los destinos de la Patria, pues regresaría a la Capital Federal, representando a su provincia en la Junta Grande cuando se incorporaron los diputados del interior a la Junta de Mayo.

Nos dice Bernardo González Arrili: "Traía fama de hombre bueno y patriota decidido. Sus ideas concordaban con las de aquellos que procurando afianzar la libertad aseguran que ella no existe sino en los pueblos cultos. Cultura que trae en sí la honestidad y honradez; mesura republicana, dignidad de ciudadanía."

Y como buena gente que era, Uriarte estuvo vinculado al mundo de los libros, donde aprendió el diálogo, la reflexión, la multiplicación de ideas y la generosidad. Ayudó a la compra de algunos textos para la recién creada Biblioteca Pública.

Ahorró de sus gastos diarios para el Cabildo de su ciudad que estaba pobrísimo y era mejor ahorrar gastos en su diputado.

Más aún extrajo dentro de su pobreza personal recursos, para ofrendarlos al país gastando sólo cuatro de los ocho asignados como viático de sus funciones.

Supo comprender los problemas de su tiempo, pero de pronto descubrió en el nuevo gobierno los tejemanejes políticos, de los que se apartó de ellos en cuanto pudo.

Miembro escuchado y respetado en Asambleas y Congresos, el Acta de la Independencia de 1816 llevó su firma.

Se extinguió su vida a los 81 años, habiéndola consagrado al servicio de la Nación sin renunciar a su misión pastoral.

 

 

Bibliografía:

González Arrili Bernardo: "Historia de la Argentina, según las biografías de sus hombres y mujeres". Edit. Nobis. Buenos Aires.

 

Uriarte. Calle. Topografía:

Corre de E. a O. Desde 100 hasta 1999, a la altura de Bv. Rondeau 1500.

Se le impuso ese nombre por Ord.N°25 del año 1920.

Recuerda a Antonio Francisco de Uriarte (1758 -1839)miembro de asambleas definitorias de la historia nacional.