UGARTE MARCELINO (1855 – 1929)

Marcelino Ugarte nació en Buenos Aires, 28 de mayo de 1855.

Ugarte era hijo de Adela Lavalle y Marcelino Ugarte (padre). Su padre fue un abogado que ejerció como miembro de la Corte Suprema de Justicia y también Ministro de Relaciones Exteriores de la Nación, entre septiembre de 1867 y enero de 1868, durante la presidencia de Bartolomé Mitre..

Siendo joven inició sus estudios en la Universidad de Buenos Aires, abandonándolos tiempo después para iniciarse en la vida política.

En 1878 fue electo diputado provincial, pero renunció al cargo dado los fuertes rumores de fraude en esas elecciones. En 1888 fue electo senador provincial y cuatro años más tarde, en 1892, electo diputado nacional por la Provincia de Buenos Aires. En esos años también fue presidente de la Caja de Conversión.

Entre 1898 y 1900 fue Ministro de Hacienda de Buenos Aires, durante la gobernación de Bernardo de Irigoyen, siendo electo en ese último año diputado nacional nuevamente, cargo que ejerce hasta 1902, al renunciar para asumir como gobernador de su provincia.

Durante su mandato al frente de la provincia intentó reformar la Constitución provincial, sin conseguirlo. Promovió la reforma de los Códigos de Procedimientos Civil, Comercial y Penal, y puso en vigor el de lo Contencioso-Administrativo.
Construyó 400 nuevas escuelas en el territorio de la provincia, promovió la fundación de la Universidad Nacional de La Plata, saneó las finanzas provinciales, y le encargó al Dr. Francisco P. Moreno el levantamiento de un mapa topográfico y geológico de la provincia para poder aprovechar sus ventajas naturales.

En su mensaje final a la Legislatura, el 1º de mayo de 1906, expresó: “Me he empeñado en ser justo y sobrio en administración; he sentido amor por mi obra; nunca me atrajo la tarea de cultivar enconos; me he preocupado de ejercer el gobierno con los ojos abiertos hacia todos los rumbos, y desciendo hoy con la satisfacción íntima de haberme dado en la integridad de mí mismo al bien de la provincia, lleno de gratitud al gran partido que me ha acompañado a cruzar tantas vicisitudes, hacia la H. Legislatura y mis distinguidos consejeros, sin excluir la oposición que, con su actitud, sólo ha conseguido forjar la obra y, tal vez, a los obreros”

Se dedicó  entonces a la organización interna del Partido Autonomista Nacional, conservador.

Luego de unos años sin cargos públicos, en 1913 asumió  como senador nacional por su provincia, cargo al que renuncio al año siguiente  tras volver a ser electo gobernador (por 87 a 7 electores, en elecciones donde el Partido Radical no presentó candidato, siendo la única oposición el Partido Socialista con Alfredo Palacios).
Cuando se aproximaron  las elecciones para Presidente de la Nación de 1916, Ugarte se dedicó a la campaña política para oponerse al avance arrollador del radicalismo, y luego a la cuestión del Colegio Electoral, que en un principio parecía inclinarse a su favor pero finalmente le dio el triunfo por primera vez al radical Hipólito Yrigoyen.

Las fórmulas presidenciales en esas elecciones de 1916 fueron de los radicales con Hipólito Yrigoyen y Pelagio Luna, del Partido Demócrata Progresista con Lisandro de la Torre y Alejandro Carbó, y del socialismo con Juan B. Justo y Nicolás Repetto.
El Partido Conservador bonaerense que presidía Ugarte, a quien sus adversarios más acérrimos apodaban "el petiso orejudo", y sus aliados, no proclamaron candidatos a Presidente.
En efecto, los grupos conservadores confiaban en que las elecciones primarias no serían decisivas y cifraban su estrategia en una segunda instancia ante el Colegio Electoral.
Las elecciones dieron como resultado la primacía del radicalismo yrigoyenista con 133 electores, seguido por los conservadores con 104, los demócratas progresistas con 20, los socialistas, 14 y por último los disidentes radicales de Santa Fe con 19.

Pero, para el triunfo final de Yrigoyen ante el Colegio Electoral, era necesario el voto de los 19 electores de los radicales disidentes de Santa Fe, como requisito numérico de mayoría. Los conservadores buscaron atraer a los electores santafecinos. También Lisandro de la Torre. Yrigoyen, en cambio, se mantuvo intransigente y rehusó negociar con ellos, que finalmente votaron su fórmula haciéndolo Presidente.

Definida la cuestión, Ugarte volvió  a La Plata y esperó la inevitable intervención federal a la provincia, que se produjo  en 1917, de manera que su mandato terminaría  un año antes de lo previsto.

Luego de varios años de inactividad política, falleció el 6 de agosto de 1929 en Buenos Aires, a los 74 años.

 

Bibliografía:

Busich Escobar Ismael. “Don Marcelino Ugarte. 1902-1906”. Buenos Aires, la gran provincia: 1880-1930.

 

Ugarte Marcelino. Pasaje. Topografía:

Corre de E. a O. entre Rondeau y Valentín Gómez.

Carece de designación oficial.

Recuerda  al político argentino, destacado por haber sido gobernador de la Provincia de Buenos Aires en los períodos 1902 - 1906 y 1914 - 1917.