TUKÚ

En lenguaje guaraní significa “langosta”.


La palabra “langosta” deriva del latín vulgar locusta, que significa saltamonte.


La langosta pertenece a un amplio grupo de insectos comúnmente llamados saltamontes. Sin embargo, las langostas se diferencian de estos últimos en que tienen la capacidad de cambiar su comportamiento y hábitos y pueden migrar a grandes distancias.


Una langosta es una fase de ciertas especies de saltamontes, la mayoría pertenecientes a la familia Acrididae, en la cual se observan cambios morfológicos y conductuales.


Suelen ser solitarios, pero en ciertas circunstancias se vuelven más numerosos y cambian su comportamiento y hábitos, volviéndose gregarios.


No se hace distinción taxonómica entre las especies de langostas y saltamontes; la base para la definición es: una especie de insectos, que  forma enjambres bajo las condiciones adecuadas.


Los saltamontes normalmente son inocuos, su número es bajo y no representan una gran amenaza económica para la agricultura.


Sin embargo, en determinadas condiciones de sequía, seguido de un rápido crecimiento de la vegetación, la serotonina en sus cerebros desencadena un conjunto dramático de cambios: comienzan a reproducirse abundantemente, volviéndose gregarios y nómadas (descritos libremente como migratorios) cuando sus poblaciones se vuelven lo suficientemente densas.


Forman bandas de ninfas sin alas que luego se convierten en enjambres de adultos alados. Tanto las bandas como los enjambres se mueven rápidamente por los campos y causan graves daños a los cultivos.

La etapa voraz de este insecto es la de la joven saltona, cuando tras el desove pasando al estado larval, comienza a crecer sin poder volar aún.


En su etapa voladora, se posa sobre los trigales tras haber volado el día entero en mangas inmensas llegando a oscurecer la luz solar, de norte a sur durante jornadas enteras, sin cansarse (cortarse).


Cuando aparecían las mangas, el chacarero, su familia, los peones y vecinos, salían a golpear tachos como, improvisados tambores, para que el ruido las espantara y de este modo, impedían que descendieran sobre los sembrados.


Los adultos son voladores poderosos; pueden viajar grandes distancias, consumiendo la mayor parte de la vegetación verde donde sea que se asiente el enjambre.


Los enjambres han devastado los cultivos y han sido una causa contribuyente de hambrunas y migraciones humanas.


Más recientemente, los cambios en las prácticas agrícolas y una mejor vigilancia de los lugares donde tienden a originarse los enjambres han significado que las medidas de control se pueden utilizar en una etapa temprana.


A partir de 1943, la intervención del Estado, en la comercialización de granos, logró su exterminación gracias al empleo de fumigaciones con productos químicos distribuidos por línea aérea.  


Los medios tradicionales de control se basan en el uso de insecticidas del suelo o del aire, pero otros métodos que utilizan el control biológico están demostrando ser efectivos.


El comportamiento de enjambre disminuyó en el siglo XX, pero a pesar de los métodos modernos de vigilancia y control, el potencial de formación de enjambres todavía está presente, y cuando ocurren condiciones climáticas adecuadas y caducas la vigilancia, aún pueden ocurrir plagas.


Las langostas son insectos grandes y convenientes para su uso en la investigación y el estudio de la zoología en el aula

.
Tiempos antiguos:
El estudio de la literatura muestra cuán generalizadas fueron las plagas de langostas a lo largo de la historia. Los insectos llegaban inesperadamente, a menudo después de un cambio en la dirección del viento o el clima, y ​​las consecuencias eran devastadoras.


Los antiguos egipcios tallaron langostas en las tumbas durante el período de 2470 a 2220 a. C., y una plaga devastadora se menciona en el Libro del Éxodo en la Biblia, que tuvo lugar en Egipto alrededor de 1446 a. C.


La Ilíada menciona langostas que vuelan para escapar del fuego. ​ Las plagas de langostas también se mencionan en el Corán.


​Aristóteles estudió las langostas y sus hábitos de reproducción, y Livio registró una plaga devastadora en Capua en 203 a. C.


Mencionó epidemias humanas después de plagas de langostas que asoció con el hedor de los cadáveres putrefactos; la vinculación de brotes de enfermedades humanas con plagas de langostas fue generalizada.


​ Tiempos modernos
Durante los últimos dos milenios, las plagas de langostas continuaron apareciendo a intervalos irregulares con los principales brotes registrados del desierto y las langostas migratorias que ocurrieron en África, Oriente Medio y Europa.


La extinción de la langosta de las Montañas Rocosas (Melanoplus spretus) ha sido una fuente de perplejidad.
Había invadido todo el oeste de los Estados Unidos y partes de Canadá en el siglo XIX.


​El último espécimen vivo fue avistado en Canadá en 1902. Investigaciones recientes sugieren que los criaderos de este insecto en los valles de las Montañas Rocosas se vieron sometidos a un desarrollo agrícola sostenido durante la gran afluencia de mineros de oro, destruyendo los depósitos subterráneos de huevos de esta langosta.


El pasado 21 de mayo de 2020 una plaga de langostas procedente de Paraguay ingresó en la provincia argentina de Formosa, al noreste del país, instalándose definitivamente en territorio argentino el 28 de mayo, según la representación de la Agencia de la ONU para la Alimentación y la Agricultura en el país sudamericano.


La plaga se inició en el departamento de Pilagás, en el este de Formosa, y desde allí continuó avanzando hacia las provincias de Chaco y Santa Fe, impulsadas por el viento procedente del norte.


Seguidamente cruzó el río Paraná llegando a la provincia de Corrientes, encontrándose después cercana a la provincia de Entre Ríos, donde no se registró movimiento de la manga.


Seguidamente las autoridades argentinas informaron que habían avistado langostas del desierto en la región de Santa Fe, a 250 kilómetros de la frontera con Brasil.


Explica Fernando Rati, un experto de la FAO en el país que la mejor manera de combatir la plaga es con fumigación aérea y haciendo un seguimiento en vivo. 


La FAO considera a la langosta del desierto "la plaga migratoria más destructiva del mundo". Una nube de un kilómetro cuadrado de estos insectos puede consumir la misma cantidad de alimentos que 35.000 personas.

tuku.html

 

Bibliografía:
Noticias ONU. Portada. Mirada global del cuidado de la salud.
Hugh Dingle (1996). Migration: The Biology of Life on the Move (en inglés). Oxford University Press. pp. 273-274.
Enlaces externos: Esta obra contiene una traducción derivada de “Locust” de la Wikipedia en inglés, publicada por sus editores bajo la Licencia de documentación libre de GNU.


Tukú. Pasaje.Topografía:
Corre de N. a S. al Este de Donado1400 bis.
Se le impuso ese nombre por O.8690, de diciembre 2010.
Recuerda a langosta en lengua guaraní.