TUCUMÁN. Provincia y capital

La Provincia de Tucumán —tal y como figura en su Constitución provincial3​— es una de las 23 provincias que hay en la República Argentina. A su vez, es uno de los 24 estados autogobernados o jurisdicciones de primer orden4​ que conforman el país, y uno de los 24 distritos electorales legislativos nacionales.5​6​ Su capital es San Miguel de Tucumán.

Está ubicada al noroeste del país, en la región del Norte Grande Argentino, limitando al norte con Salta, al este con Santiago del Estero y al sur y oeste con Catamarca. Con 22 524 km² es la segunda jurisdicción de primer orden7​ menos extensa, por detrás de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

Fue escenario del Congreso de Tucumán entre los años 1816 y 1820 que, entre otras cosas, declaró la Independencia de las Provincias Unidas del Sud (primer nombre oficial del Estado soberano llamado Argentina) respecto a España y cualquier otro poder extranjero, el 9 de julio de 1816. Es la provincia de menor superficie de la Argentina y la de mayor densidad de población del país. Tucumán fue sede de los festejos del Bicentenario por los 200 años de la Declaración de independencia de la Argentina.

Las etimologías sobre el origen de la palabra ‘‘Tucumán’’ son hasta el momento muy variadas:

El nombre de Tucumán fue tomado del de un cacique muy poderoso del Valle del Calchaquí llamado Tucma y de su pueblo Tucmamanchaho, manchaho significaba en lengua calchaquí: poblado.

Según algunos estudiosos, deriva de una palabra compuesta en idioma lule: tucu-manita que se traduciría por territorio en donde abunda el tucu, siendo el tucu-tucu la denominación del coleóptero con órganos luminiscentes.

Otra denominación —también de etimología lule— es la palabra compuesta yukkuman o yakuman, que se traduce por 'ir hacia donde abunda o se reúne el agua' ('lugar de los ríos'); donde yaku significa 'agua' y man significa 'ir hacia'. Otros en cambio entienden a la misma etimología como 'lugar donde nacen las aguas'.

Otra posible etimología proviene de la palabra en cacán —la lengua de los diaguitas— Tucma-nao, que significaría 'pueblo' o 'territorio de Tucma' —siendo Tucma el nombre de un antiguo jefe diaguita— aunque no está claro qué significado tiene el nombre propio (Tucma probablemente se traduce como: Brillante), ya que se ha perdido la mayor parte del vocabulario cacán.

En tanto otros entienden al término como tukkumanao (término presuntamente quechua) que traducido significaría 'territorio fronterizo', indicando así a esta región como un confín del imperio incaico.

Contemporáneamente, Juan B. Terán se refirió en alguno de sus escritos al nombre Tucumán:
"Tucumán fue el nombre que cubría en la época de la conquista las más extensa porción de la tierra argentina […] Hoy es el nombre de la más pequeña de las provincias argentinas."

En el siglo XVII señoreaba sobre una comarca casi tan vasta como España, donde caían selvas sudorosas y desiertos, llanuras infinitas e imponentes cordilleras. Hoy resulta capital de la provincia más chica del país (apenas 22.524 kilómetros cuadrados, la mitad de Suiza).

Etapa precolombina

Las Ruinas de Quilmes: restos del mayor asentamiento precolombino en Argentina. Ocupan aproximadamente treinta hectáreas y están ubicadas al pie del cerro Alto del Rey.

En el territorio de la actual provincia de Tucumán se dio el asiento de antiguas civilizaciones autóctonas entre las que se destacan las de la Cultura Candelaria, Cultura Tafí (que ha dejado como más llamativos relictos sus menhires) y la modernamente llamada Cultura Condorhuasi (el nombre quechua le ha sido dado recién en el pasado siglo), bastante posterior a estas culturas es la cultura Santa María. Se desarrolló principalmente en los Valles Calchaquíes originando a las pequeñas ciudades fortificadas de Quilmes y Tolombón. La cultura Santa María fue una fase que se correspondió con el apogeo de la etnia pazioca (diaguita), etnia que habitó la región montañosa del oeste y entre la que se destacaron diversas parcialidades como las de los calchaquíes, quilmes, tolombones, amaichas, pueblos sedentarios asentados en toda el área montañosa del oeste tucumano, eran hábiles tejedores y alfareros.
Practicaban una rudimentaria minería y estaban bien organizados al mando de un cacique. Esencialmente pacíficos, eran buenos y tenaces guerreros cuando la situación lo requería.

 Hacia 1480 el área "diaguita", es decir la extremo occidental correspondiente a la actual provincia de Tucumán fue ocupada por el Tahuantinsuyu que estableció en las laderas de la Sierra del Aconquija su límite oriental (La Sierra del Aconquija y Las Cumbres Calchaquíes fueron las que los incas consideraron la cordillera del Anti), estableciendo (en los elevados faldeos de esta) algunas pequeñas fortificaciones (pukara) como la de La Ciudacita en el sector del hoy Parque nacional Campo de los Alisos.

Los incas apenas fueron soportados por las poblaciones locales y sus incursiones por el Valle de Tafí o por la Quebrada del Portugués fueron rechazadas por los despectivamente llamados en quechua "surí", es decir: los lule y los vilela pueblos que habitaban la mayor parte del actual territorio provincial (el centro y este del mismo).

Etapa colonial
En 1533 llegó el conquistador español del Perú Diego de Almagro para explorar las actuales regiones de la Quebrada de Humahuaca y los Valles Calchaquíes. En 1543 otro español: Diego de Rojas recorrió el territorio. La región dependía administrativamente de Chile pero estaba casi en el límite con el territorio dependiente de Charcas, lo que motivó disputas jurisdiccionales que originaron los traslados poblacionales.

Desde la creación del Virreinato del Perú por Real Cédula del 1 de marzo de 1543, la región del Tucumán quedó integrada en él.

El primer asentamiento español en el actual territorio tucumano fue El Barco, fundada en 1550 por Juan Núñez de Prado, proveniente del Perú. La población fue luego trasladada dos veces (El Barco II y El Barco III), hasta establecerse definitivamente a orillas del Río del Estero en 1553, con el nombre de Santiago del Estero fuera de los límites de la jurisdicción chilena.

 El núcleo humano que conformaron los primeros vecinos de Santiago del Estero fue el primero con el que la corona de Castilla logró un asiento definitivo en lo que actualmente constituye territorio de la República Argentina. En 1560 el español Juan Pérez de Zurita fundó la ciudad de Cañete.

La provincia fue creada en 1564, con el nombre de Provincia de Tucumán, Juríes y Diaguitas, su primer gobernador fue Francisco de Aguirre desde Santiago del Estero. Con la creación de la Gobernación del Tucumán en 1566 y del Obispado en 1570, esta región empezó a cobrar importancia.

Por orden de Aguirre, Diego de Villarroel fundó San Miguel de Tucumán el 31 de mayo de 1565 en un sitio llamado Ibatín por los nativos de etnia lule.

En pleno momento fundacional de la ciudad de San Miguel del Tucumán arreciaba la Guerra Calchaquí, una de las más denodadas resistencias habidas a la ocupación española, al punto que en octubre de 1578 los "diaguitas" calchaquíes estuvieron casi a punto de destruir la ciudad de origen español, en efecto los principales protagonistas de tal resistencia fueron los "diaguitas" quienes tras prácticamente un siglo de enconada lucha fueron debelados pueblo por pueblo y ciudad por ciudad, siendo en muchas ocasiones desarraigados y casi todas sus pequeñas ciudades arrasadas.

La ciudad capital (San Miguel de Tucumán) fue trasladada a su actual emplazamiento el 27 de septiembre de 1685 por el teniente gobernador Miguel de Salas y Valdez cumpliendo órdenes del gobernador Fernando de Mendoza y Mate de Luna.

Hasta prácticamente 1814, la palabra Tucumán o el Tucumán era dada por los españoles a un extenso territorio de 700.000 km² que abarcaba de norte a sur los territorios y actuales provincias de Tarija, Jujuy, Salta, Catamarca, la actual provincia de Tucumán, Santiago del Estero, La Rioja, San Juan, Córdoba, San Luis y Mendoza.

En 1776 el Tucumán pasó a formar parte del recién creado Virreinato del Río de la Plata.

En realidad el verdadero fundador fue el capitán Diego de Villarroel cuando plantó sus reales el 31 de mayo de 1565 en el sitio donde los indios toconotés llamaban Ibatín ( que significaba chacra o sembradío de maíz), a unas doce leguas al sur.Gozaba de una ubicación estratégica, sobre el camino que conectaba Santiago del Estero y Lima, pasando por los Valles Calchaquíes.
Resultado de imagen para provincia de tucuman
Durante los primeros años de existencia apenas estuvo turbada por el alzamiento del cacique Gualán – hombre de estatura gigantesca y desbordantes bríos – que los primitivos habitantes supieron capear con guapeza.

Décadas después con la creación de Salta y Jujuy y el consecuente sometimiento de la Quebrada de Humahuaca, la ciudad de Tucumán quedó al margen comercial de la nueva ruta entre Lima y el Río de la Plata, acentuando su aislamiento las aguas que comenzaban a castigar sus flancos.

Etapa independista
Resultado de imagen para casa de tucuman
La provincia de Tucumán ha jugado un rol importante a lo largo de la historia de la Argentina, y en muchos sentidos se ha ido anticipando a los vaivenes del país en sus más de 200 años. Siempre tuvo un papel fundamental en la conformación y organización del país, llegando a ser sede del Congreso que declaró la Independencia Argentina, además de ser escenario de múltiples luchas, guerras y de acontecimientos sociales importantes.

Manuel Belgrano comandó al Ejército del Norte en la decisiva y victoriosa Batalla de Tucumán.

Por decreto del 8 de octubre de 1814, el Director Supremo, Gervasio Antonio de Posadas, dividió la Intendencia de Salta del Tucumán y creó la Gobernación Intendencia del Tucumán, con asiento en San Miguel de Tucumán y cuya jurisdicción integraron, además, Catamarca y Santiago del Estero.

El 9 de julio de 1816 se declaró la Independencia Nacional de Argentina cuyo otro nombre oficial es Provincias Unidas del Río de la Plata (o del Sud) durante el Congreso de Tucumán.

A fines de 1821 Catamarca y Santiago del Estero obtuvieron su autonomía quedando Tucumán reducida a sus límites actuales.

 

Bibliografía:
Rainer Cinti Roberto: “Jardín de libertad”. Artículo en Revista Nueva, 1994.

Tucumán. Calle. Topografía:
Corre de E. a O. desde 900 hasta 4300; 5100 – 8100, a la altura de Corrientes 400; Ovidio Lagos400; Provincias Unidas400; Bv. Wilde 400.
Se le impuso ese nombre por O. 3 del año 1905.
Según el escritor Enrique Anderson Imbert, “basta que el aire amanezca límpido y al fondo se vea el escorzo de la montaña, basta que los lapachos floridos alumbren las avenidas con su luz episcopal; basta que un viento tibio difunda la fragancia de los azahares, para que Tucumán sea una de las ciudades más deliciosas de la Argentina. Por algo se la llama “Jardín de la República”.