Trivisonno MarÍa Antonella (1992-1999)

Un ángel cayó del cielo y Dios la rescató para ubicarla en su jardín.


María Antonella  fue una niña atropellada y fallecida en la intersección de calle Salta y Ovidio Lagos de Rosario, a causa de la irresponsabilidad de un conductor que cruzó un semáforo en rojo.


Iba en el asiento trasero del auto que conducía su mamá, un Fiat Duna, que al llegar a la esquina fue embestido por un Peugeot 205,  conducido  por quien tenía 23 años en ese entonces y   en un acto de irresponsabilidad y fatalidad cruzó  el semáforo en rojo.


El auto de Trivisonno dio varios tumbos, mientras el Peugeot se incrustó en un quiosco de diarios.


El trágico resultado fue la muerte de  la pequeña María Antonella, quien el 2 de octubre de ese 1999 iba a cumplir 7 años.


En el Hospital Vilela sobrevivió cuatro horas. Médicos y paramédicos perdieron la angustiante batalla para salvarla. La vida es así de frágil: en ocasiones no hay ciencia, ni talento, ni voluntad que pueda garantizar que perdure.


Su familia quedó destrozada, como cualquier papá y mamá que sentiría un dolor profundo e inexplicable al perder un hijo, y en este caso más incomprensible dado la edad de un ángel  de seis años en un sorpresivo accidente automovilístico, tal como lo mencionamos anteriormente.


Ese domingo terrible, aun abrumados por la desesperación, Silvia y Alejandro decidieron convertir el dolor en acción, transformando la muerte en vida al donar los órganos de su niña.


La primera campaña en busca de sumar donantes de órganos fue en 2000, apenas un año después del fallecimiento de María  Antonella.


“Fue como una forma de recordarla, la gente seguía hablando y no queríamos que solamente fuera un recuerdo nuestro, sino que otras familias pudieran valorar el día a día, que es lo que  María Antonella nos enseñó”, recordó Silvia.


También dijo que era la mejor forma de homenajear a nuestra hija, así terminaría por convertirse en una constante movida solidaria. “De esta manera nos sentimos acompañados, nos ayuda a transitarlo pero también el sentido es ayudar a los demás, mejorar la vida de los que pasaron por algo similar y concientizar a quienes no tuvieron que pasar por esto”.


Sintieron que así contribuirían a salvar otras vidas, demostrando que del vacío que deja la muerte es posible convertirlo en vida para otros.


El 29 de agosto, fecha del fallecimiento de la pequeña, se decretó como el “Día Nacional de la Persona Donante de Órganos”.


La Unidad de Procuración y Trasplante del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA) lleva su nombre y en 2014 se inauguró la plaza de la Donación en su homenaje, en el parque Scalabrini Ortiz.


Cabe mencionar que hubo una realización de un hecho artístico en dicho nosocomio con el fin de recordar a María Antonella e incentivando la donación de órganos. Además, convocaron a agrupaciones solidarias a realizar una pincelada solidaria.


También fue previsto organizar un acto para informar sobre la donación de órganos e inscribir posibles donantes.


A  décadas de su muerte, sus padres continúan llevando adelante una campaña para que más personas acepten ser donantes.


A partir del 3 de agosto de 2018 entró en vigencia la nueva Ley de Órganos, Tejidos y Células de Argentina, aprobada por unanimidad en ambas cámaras, la Ley 27.447 es la nueva ley que regula las actividades relacionadas a la obtención y utilización de órganos, tejidos y células de origen humano en nuestro país.


Ley que tuvo su origen a pesar de su profundo dolor, en  la donación que hicieran Silvia y Alejandro, en el año 1999. Primero fue de carácter Municipal y posteriormente, Nacional.


Ayer, 31 de octubre del 2021 la ciudad de Rosario se vistió de fiesta, fiesta del alma y el corazón   en el acto de inauguración del pasaje “Antonella Trivisonno” por el amor que ese ángel se merece.

calle.html La ex calle 720 en conexión con Luis Cándido Carballo pasó a llevar el nombre de la pequeña fallecida en un accidente en 1999 y que se convirtió en un símbolo de la donación de órganos en la ciudad.

Como parte de las actividades de calle recreativa, ese domingo a la mañana se realizó una caminata para concientizar sobre la importancia de la donación de órganos. La misma partió desde el Monumento a la Bandera, hasta Cándido Carballo al 500, donde se hizo el homenaje a María Antonella Trivisonno, poniéndole su nombre a una calle.

En este año, su imagen y espíritu perduran en  la mente  de todos aquellos que optan por ser donantes, sin importar el lugar, lo principal es que sean argentinos, porque es una forma de honrar a la Patria.

 

maria.html

 

“Confesiones a Antonella Trivisonno”

“Vivir en el alma, el corazón y el reconocimiento de aquellos que hemos dejado, eso no es morir”.

Antonella, vos nunca morirás en esta “Patria chica y en la Patria Grande, porque en 1999 iniciaste el  milagroso caminito  de “dar, digamos mejor, donar órganos para que otros vivan”.


Caminito que será cada vez más largo y más ancho, con el pasar de los años y las generaciones venideras.


Por eso, Antonella,  tu callecita significa amor, milagro, luz, la  magia del desprendimiento, la gracia de Dios, y voz de eternidad.


Te confieso que cuando Silvia Greco en el mes de marzo, me  dio tu nombre   y tu  historia, sentí  en mi algo parecido a lo que siento por mis seres queridos ausentes, y que debía escribir significativo algo para ese ángel.


Escribí y corregí muchas veces, y volviendo  a empezar para que tu nombre sea siempre  recordado, llegué a octubre.


Es que mis palabras no alcanzan a dimensionar tu historia”. La callecita de Antonella”.


Mi tesoro, por mi edad avanzada podrías ser una nieta más entre los muchos que Dios me dio y a los que amo profundamente.                            

 Guadalupe, noviembre 10 de 2021.

 

 

 

 

Bibliografía:
Artículo Diario La Capital en su edición del día martes 22 del 2017.
Artículo Diario La Capital en su edición del día 30 de agosto de 2020.

Trivisonno María Antonella. Pasaje. Topografía.
Corre de N .a S. a la altura de Av.Carballo 500.
Con anterioridad se denominaba “Calle 720”.


El Concejo Municipal votó la O. 10.237 de agosto 2021; la cual les asignará visibilidad a las mujeres de la historia, entre estas se encuentran, María Antonella Trivisonno, a quien se la recordará en la nomenclatura de nuestra ciudad.
Recuerda a María Antonella Trivisonno (1992-1999), símbolo de  que de un gran dolor, puede surgir la acción de dar vida a través de la donación de órganos.