TRES SARGENTOS

Después de Vilcapugio, y a pesar de su victoria, las fuerzas realistas carecían de abastecimientos y medios de transporte como para marchar en persecución de las tropas de Belgrano.

Ëste supo sacar partido de tales circunstancias y procuró hostilizar constantemente a sus enemigos por medio de partidas aisladas que los atacaban por sorpresa . En estas refriegas comenzó a distinguirse por su extraordinaria temeridad el futuro general Gregorio Aráoz de La Madrid, que entonces ostentaba el grado de teniente del cuerpo de Dragones.

Merece recordarse, por el arrojo de sus principales protagonistas - los soldados Mariano Gómez, Santiago Albarracín y Juan Bautista Salazar - la acción de Tambo Nuevo, que el mismo La Madrid nos relata en sus Memorias.

“Llega la hora señalada y se presentan los bomberos(espías) con la noticia de haber dejado (los realistas) en Tambo Nuevo una compañía como de 40 a 50 infantes... En el acto de recibir esta noticia mandé montar a caballo a mis 14 hombres, incluso el baquiano Reynaga y... me dirigí a sorprender la compañía, pues ésta venía seguramente (como lo afirmaron después los prisioneros) a tomarme la espalda por la quebrada...Emprendí mi marcha, en efecto en esta dirección, mandando por delante a Gómez, Albarracín y Salazar, con los indios que acababan de llegar con la noticia, en clase de descubridores. Seguía mi marcha en este orden, con mi baqueano Reynaga a mi lado, y habían pasado ya algunas horas cuando se me presenta Albarracín avisándome de pate de Mariano Gómez que encabezaba la descubierta, que venía en marcha conduciendo prisionera a la guardia realista. Gustosamente sorprendido con esta noticia, pregunté... Cómo han obrado ustedes este prodigio?

Continuando mi marcha , me refiere Albarracín que, al asomar los tres sargentos al portezuelo de Tambo Nuevo, habiendo señalado el baqueano el rancho en que estaba colocada la guardia...aproximándose Gómez al momento, les propuso a sus dos compañeros si se animaban a echarse con él sobre aquella guardia que dormía, y cuyos fusiles se descubrían arrimados a la pared con la luz de la lámpara, habiéndole contestado ellos que sí, se precipitan ellos tres con los dos indios que los guiaban, sobre la puerta del rancho, y que desmontado Gómez con sable en mano, dio el grito de “ninguno se mueva”, a cuyo tiempo, abrazándose de los 11 fusiles que estaban arrimados, se los alcanzó a los dos indios; enseguida hizo salir y formar afuera a los 11 hombres bien pertrechados y los echó por delante, como prisioneros habiéndose colocado el exponente a la cabeza, Salazar al centro mientras Gómez ocupó la retaguardia...

Este acto de arrojo, la historia argentina lo ha registrado como muy significativo pues tres soldados sencillos, sin galones y sin trayectoria militar guiados por el patriotismo arriesgaron sus vidas capturando la retaguardia hispánica. En adelante se los conoció como “Los tres sargentos de Tambo Nuevo”.

Bibliografía:
González Arrili Bernardo :”Historia de la Argentina”.Tambo Nuevo. Tomo V. Editorial Nobis. Buenos Aires, 1969.

Tres sargentos. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. desde 4.200 hasta 4699 Camino Cullen y Ugarte 3.200, límite del municipio, Zona norte.
Se le impuso ese nombre por D. 22.013 del año 1958.
Recuerda a la hazaña de los tres simples soldados que en un acto de arriesgo lograron capturar a la bien pertrechada retaguardia hispánica, después de Vilcapugio.