TRAFUL

Cuando un paraje es maravilloso, nadie puede decir que se trata de un pueblito perdido, sino de una aldea encontrada. En el sur de la provincia de Neuquen, en el llamado Corredor de los lagos, Villa Traful recuesta su parsimonia en las orillas del lago homónimo.

Insertado en el medio  del Parque Nacional Nahuel Huapi, esta localidad de montaña bautizada  con el nombre “Travul Leuvu”, que  en lengua mapuche significa: unión o junta  y alude a la confluencia de los ríos Limay y Traful.

Fue fundada oficialmente en 1936, aunque sus orígenes datan de 1.800, cuando una rara mezcla  de mapuches y norteamericanos eligieron el lugar para criar ganado y cultivar la tierra.

El mirador de Traful, a 4 kilómetros de la villa y con cien metros de altura, es un paseo obligado en un acantilado rocoso  de origen glaciar desde donde se atisban: lagos, lagunas y cascadas.

Los picos de los cerros enmarcan el lago Traful que ocupa una cubeta intermontana, mientras el manto de exuberantes bosques trepa por las laderas hasta el borde mismo d las nieves eternas.

La abundancia de las precipitaciones le otorgan un inefable aspecto selvático que durante el invierno se adaptan al reposo invernal.

Para tales circunstancias se adaptan las resistentes coníferas, destacándose la lenga achaparrada, la caña coligüe, el coíhue, los alerces, cipreses, maitenes y calafates.

Otra estrella de la zona es el bosque sumergido, literalmente una parte de bosques de cipreses que hace mucho se derrumbó desde las faldas del cerro Bayo.

El agua cristalina da  un entorno único al  paisaje, que demuestra que en Villa Traful hay una vida interior natural que aparece ante los ojos, y otra que debe buscarse en las profundidades del lago.

Aquí también los pescadores están de parabienes, porque la temporada de pesca deportiva se extiende de noviembre a mayo y los salmónidos de agua dulce locales son famosos en el mundo.

El río Traful, lugar de desobe de esas especies más  los ríos Pichi Traful, Machico y  Minero son sitios que parecen diseñados especialmente para esa actividad.

Hoy, sus 400 habitantes que viven en casas de estilo andino construidas en piedra y madera, encontraron en el turismo su principal fuente de ingresos.

 

Bibliografía:
Revista Sociedad, 19 de noviembre de 2005.

Traful. Calle. Topografía:
Corre de E. a O. desde 3700 hasta 3799. Barrio Acindar.
Se le impuso ese nombre por D. 19.381 del año 1956.
Recuerda  a Villa Traful y el lago homónimo, en la provincia de Neuquén.