TONELERO ( Combate librado el 9 de enero de 1846)


El día 1 de enero, posterior a “La vuelta de Obligado” librado el 20 de noviembre de 1845, un convoy comercial inició la navegación del Paraná en dirección a Corrientes, en donde se hallaba el grueso de la flota anglo francesa pensando que la destrucción de las baterías criollas y la vida de doscientos de sus defensores, les había asegurado la libre navegación del Paraná y el libre desembarco en sus costas.

Mansilla y sus fuerzas siguieron por la costa hacia el norte y esperaron a los usurpadores en el paso del Tonelero, que no habían sesgado sus propósitos de proteger a los 52 barcos mercantes cargados en Montevideo con productos depositados en esa plaza, para colocar en puertos interiores nuestros, pensando regresar con frutos de la tierra.

El convoy se engañó muy fiero, porque los soldados rosistas acostumbrados a duras tareas campestres, formados en la mentalidad de “patrón de estancia “ aguantaban jornadas durísimas frente a las naves que pretendían anclar, haciéndoles imposible el desembarco, lo cual los obligó a recostarse en el otro lado del río.

No obstante 4 vapores de guerra extranjeros desmantelaron las baterías criollas antes de seguir su regreso.

El oficial L. B. Mackinnon en su diario de viaje, relató que al pasar frente al Tonelero “ a poca distancia de las baterías destruidas en Obligado, se había formado un campamento de observación. La apariencia que presentaba dice era muy pintoresca pues continuamente los enemigos galopaban de un lado a otrocon sus ponchos y capas coloradas.

Enormes tropas de caballos y vacas pastaban en los campos cercanos y de allí se proveía el ejército, pero ¡ay! no estaban al alcance de nuestros hambrientos marineros. Tan prohibido estaba el desembarco que no podían conseguir carne fresca y nuestra tripulación padeció de escorbuto.

Rosas, por este hecho histórico quedó ornado con una aureola americanista y defensor de nuestra soberanía a ultranza.

Inglaterra, resuelta a eliminar las trabas que al comercio inglés acarreaba el mantenimiento del conflicto, envió en octubre de 1848, en calidad de plenipotenciario a Enrique Southern.

Después de algunas conversaciones mantenidas entre el diplomático británico y el Ministro argentino Arana llegaron finalmente a un acuerdo: “Se mantenían las estipulaciones anteriores en lo referente a la devolución de Martín García, armamentos, buques capturados, saludo a la bandera, se reconocían los derechos argentinos a los ríos interiores, las tropas de la Confederación se retirarían después del desarme, permitiendo la evacuación delos extranjeros de Montevideo.”

Bibliografía:
Romero Carranza Ambrosio: “Conclusión del bloqueo anglo – francés”. Historia de Levillier. Tomo III. Buenos Aires, 1968.

Tonelero. Calle. Topografía.
Corre de N. E. a S.O. desde el brazo n. del arroyo Saladillo a la Av. Arijón.
Hasta 1959 era conocida por calle Paunero y por D. 24.209 del mismo año, se le impuso el nombre de Tonelero.
Recuerda el combate librado el 9 de enero de 1846 en aguas del Paraná.