TERAN DE WEISS, MARÍA BEATRIZ


Nació en Rosario el 29 de enero de 1918 y a  los 12 años comenzó a destacarse en la actividad tenística en el Rowing Club, institución deportiva en la que su padre trabajaba en el Bufet.


Al poco tiempo, producto de su desempeño, comenzó a representar el tenis de la provincia de Santa fe a nivel nacional.


En 1941, 1944, 1946 y 1948 llegó a ser la tenista más importante de Argentina, convirtiéndose en la primera tenista de nuestro país en quedar dentro de las veinte mejores del ranking mundial.


María Beatriz se casó en 1943 con el también tenista y Capitán del Equipo de la Copa Davis, Heraldo Weis, y a partir de ese momento empezó a ser conocida como Mary Terán de Weis.


Llegó a  ganar los Abiertos de Argentina en 1943, 1944 y 1948, en Israel e Irlanda en 1950, en Baeden-Baden y Colonia, 1951 y el Welsh en 1954.


En 1951, en los Panamericanos celebrados en Buenos Aires ganó dos medallas de oro y una de bronce para nuestro país.


Su compromiso social y su adhesión  a las políticas del gobierno peronista la afirmaron en la certeza de la necesidad de popularizar el tenis, haciéndolo accesible a distintos estratos sociales.


Por ello se convirtió en colaboradora del ejecutivo nacional y asesora de la Dirección de deporte de la ciudad de Buenos Aires.


A partir del derrocamiento del gobierno de Juan Domingo Perón, en 1955, sufrió la persecución política y la condena social de estratos sociales privilegiados, conduciéndola al exilio en España.


Esa discriminación también se produjo durante épocas en las instituciones y círculos deportivos que por entonces gestionaban la práctica del tenis profesional.


El 8 de diciembre de 1984, Mary Terán de Weiss se quitó la vida en la ciudad de Mar del Plata.


En el año 2006, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires la honró bautizando con su nombre la estadio de tenis más grande de Sudamérica.


 

Bibliografía:
Obtenida de la O. Municipal 9550 del año 2015.


TERÁN DE WEISS MARY. Avenida. Topografía.
Corre de E. a O. paralela al pasaje Siripo, a la altura del 1400 y se extiende desde la calle José Marías Ramos Mejía hacia el Oeste.
Se le impuso el nombre por la ordenanza citada.
Recuerda a la tenista más consagrada en el mundo del tenis argentino.