TENIENTE AGNETA ALFREDO SALVADOR (1887 - 1914)

Nació en Córdoba el 12 de octubre de 1887, pero siendo un  niño aún, se trasladó con su familia a la ciudad de Rosario.


El 15 de mayo de 1905 ingresó al Colegio Militar de la Nación y el 12 de febrero de 1908 egresó con el grado de Subteniente de Artillería formando parte de la promoción 32.


Fue destinado al Regimiento Nº 1 de Artillería (Campo de Mayo).,revistando en 1907 en esa unidad.

El 4 de marzo de 1912 se incorporó al curso inicial de alumnos de pilotaje en El Palomar donde recibió instrucción bajo la dirección del profesor Marcel Paillette, completándolo luego con los Ingeniero New­bery y Mascías, quien le profesaba singular estima por las excelentes aptitudes demostradas para la nueva carrera.
El presidente Roque Saénz Peña suscribió el 1º de agosto de 1912 el decreto correspondiente a la creación de la Escuela de Aviación Militar y Agneta oficial del Ejército por entonces, egresó del primer curso.

El 28 de diciembre obtuvo el diploma de Piloto Aviador Nº 19 convirtiéndose en el tercer oficial del Ejército Argentino en recibir este título civil.


Sus aptitudes para el vuelo hicieron que fuera además el primer oficial que voló con el monoplano Rumpler Wasser-Eindecker Taube, motor Argus 100 hp.
El 13 de enero de 1913, bajo la supervisión del piloto aviador Enrique Lübbe, realizó su primer vuelo de adaptación al monoplano, popularmente conocido como La Paloma.


El 25 de mayo integró la escuadrilla que protagonizó del primer desfile aéreo realizado por la Aviación de Ejército tripulando el Taube con el Teniente Aníbal Brihuega.


El 15 de junio,  Agneta acompañó durante largo trecho al tren en que viajaba en dirección a Chile el ministro del Japón Tiki Mioki Shagoy  y cuatro días más tarde efectuó su primera salida con el Bleriot de 80 hp.

 

.El 21 de junio  de ese mismo año, obtuvo el récord militar de altura al alcanzar 2500 m con un Bleriot XI 50 hp.


El 7 de julio, fue felicitado mediante un telegrama por el Presidente de la Nación, Dr. Roque Sáenz Peña, juntamente con Teniente 1º Raúl Eugenio Goubat y su Director, Teniente coronel Arenales Uriburu, con motivo de la escolta aérea prestada por sendos pilotos al primer magistrado durante su viaje terrestre hasta el Talar de Pacheco.


Siempre con La Paloma, el 19 de julio, llevó a bordo del aparato, en calidad de pasajeros, a Eduardo Bradley, Teniente Enrique Padilla y al mecánico Ambrosio Garagiola; evolucionó ocho minutos a 150 m de elevación, y convirtió este viaje en el primero realizado hasta entonces con el mayor número de personas que han volado al mismo tiempo en un monoplano en la América del Sud.

 

 El 1º de septiembre (1813) tuvo que reincorporarse al 1º de Artillería, interrumpiendo durante varios meses su entrenamiento a causa de la tarea que le imponía su servicio en la unidad, pero en el mes de febrero el Teniente coronel Arenales Uriburu  hizo que se registrara nuevamente en la Escuela militar de Aviación y en atención a su pericia se lo  nombró instructor de los nuevos aspirantes para que desempeñara ese cargo junto con los Tenientes Goubat, Zanni y Brihuega.

 En agosto, con motivo de la visita presidencial a Rosario, fue destacado a esa ciudad con el Rum­pler Taube,más el día 12 llevando como pasajero al Sr. Carlos Uranga, chocó contra líneas telegráficas en el Parque Independencia de nuestra ciudad, dañando el monoplano que tripulaban.


Entre el 28 y 30 de agosto, obtuvo el récord sudamericano de distancia cuando realizó con el mecánico Ambrosio Luis Vicente Taravella un vuelo sin etapas entre El Palomar y San Pedro, provincia de Buenos Aires, a bordo del poderoso Taube cubriendo una distancia de 170 km.


El 8 de octubre llevó a cabo con éxito en El Palomar el ensayo del Nieu­port M-IV Eduardo Castex, para la prueba se aceptaron provisionalmente los servicios del Piloto Aviador Alejo Tinao Planes. Luego de este ensayo inició su adaptación al avión con el Teniente Zanni.

 El 6 de octubre de 1914 luego de una ascensión nocturna en el Pampero II de recibió de las autoridades del Aero Club Argentino, el brevet de Piloto de Globo Nº 24 y  veintidós días más tarde, realizaba un vuelo de rutina en el Nieuport M-IV Argentina, manteniéndose en el aire largo tiempo y alcanzando  los 1500 m.


Desde esa altura con el motor completamente detenido hizo un descenso en forma admirable.


Poco después el Teniente Agneta debía salir con el mecánico Raimundo Trangone, pero en el preciso momento en que éste se dispusiera a ocupar el asiento viendo que se aproximaba el Dr. Felipe Madariaga, Agneta resolvió que le acompañara éste, invitación que fue inmediatamente aceptada y de muy buen agrado.


Despegó nuevamente en solo 40 m de carrera; salió en línea recta e inició el ascenso, tal vez un poco brusco unos 300 m más adelante, y colocado en la misma ruta, volaba el teniente García Fernández, tripulando el biplano Farman.


La velocidad del primero permitió alcanzar bien pronto a este último. Como la diferencia de elevación le impedía pasarle por encima, el teniente Agneta inclinó un poco su máquina mermando la altura en pocos metros. Así pasó por debajo.
En cuanto lo aventajó, pudo observarse perfectamente que el Nieuport se encabritaba, dejando de funcionar el motor para reanudar segundos después su marcha, al mismo tiempo que con más intensidad repetía la maniobra describiendo virajes muy bruscos.


Eran aproximada­mente las 17:30 horas cuando el aeroplano se encontraba a unos 60 m de altura, se inclinó sobre el ala izquierda entrando en tirabuzón con consecuencias fatales a pesar de su pericia el piloto no pudo dominarlo, y describiendo un semicírculo con la cola en alto chocó en un golpe seco, brutal contra el terreno.


El avión, completamente destrozado, encerraba entre una verdadera red de tensores, maderas y telas los cuerpos de Agneta y Madariaga, echados el uno contra el otro, debajo del contraviento, dentro del fuselaje y contra el motor.

 Agneta falleció poco después del accidente en brazos de Gervasio Videla Dorna.


El informe médico del Regimiento 1 de Obuses, Dr. Alberto Vivot fue lacónico y concluyente: Agneta sufrió múltiples fatales  fracturas y  Madariaga: heridas y fracturas también  múltiples.


Los restos fueron velados en El Palomar y en el Salón de Lectura del Círculo Militar y después fueron trasladados al Cementerio de Rosario, ciudad que amaba profundamente.


Luego de su deceso, los camaradas del Aero Club Argentino perpetuaron su memoria bautizando con el nombre Teniente Agneta al esférico de 1200 m3 construido en tela cauchutada por Ernani Mazzoleni que realizó su primer vuelo el 19 de septiembre de 1915 a cargo del periodista Carlos Federico Borcosque.

El 21 de enero de 1970, fue declarado por Ley, Precursor de la Aeronáutica Argentina (Boletín Aeronáutico Público Nº 2100).
 

 

Bibliografía :

Información suministrada por el historiador Mikielievich.

Cortesía Eloy Martín Argentina  Notas biográficas (1887 -1914) versión española de Search Engine de Gooogle. 

 

Teniente Agneta. Calle. Topografía:

Corre de N. a S. entre las calles Liniers y Pedro L. Funes, desde la calle Paso hasta la cortada Lejarza.

Su trazado pasa por los barrios Empalme Graneros, Azcuénaga, Urquiza y Moderno.

Primitivamente se llamó Gibraltar; por O. 25 del año 1920 se le impuso el actual.

Recuerda al heroico aviador argentino Teniente Alfredo Agneta (1887-1914)

que  alcanzó el récord de altura, 2500 m. de altura,  marca conseguida en 1913.

 Sus vuelos  eran una verdadera proeza considerando cuando por entonces no existía la comunicación radioeléctrica aire-tierra, ni la meteorología había sido profundizada, sumadas a la fragilidad de los aviones.