SUPERÍ JOSÉ (1790 -1813)

Muchos hombres durante  los albores de la Patria, escribieron con su significativa acción, admirables páginas de la historia. Hombres  a quienes la gloria  le fue esquiva y cuyo nombre muchas veces no es conocido en las aulas argentinas.

Rosario recuerda este patriota, nominando una de sus calles.


José Superí nació en Buenos Aires, en el barrio de La Merced, el 11 de junio de 1790, iniciándose en la carrera de las armas muy pausadamente, partiendo desde los grados más subalternos.


Revistó primero como cabo 2° del Regimiento de Infantería Fijo de Buenos Aires y en 1803 como cabo 1°de las Compañías de Pardos y Morenos, batiéndose valientemente durante las invasiones inglesas.


Ese desempeño le valió los grados de subteniente y teniente graduado después.


El movimiento revolucionario de 1810le contó entre sus más decididos adeptos, habiendo participado en el Cabildo Abierto del 22 de Mayo, donde votó por la moción que “el virrey  debía cesar en el mando reasumiendo el Cabildo como representante del pueblo para ejercerlo.”


Después de inmediato se  incorporó a los ejércitos auxiliares (así llamados por los Arribeños) en la expedición al Alto Perú.


Por su brillante comportamiento, mostrando coraje y astucia en la batalla de Tucumán (1812) y Salta (1813) fue graduado coronel.


El general José María Paz en sus Memorias póstumas describió el orden de batalla:
Nuestra infantería estaba formada en seis columnas de las que cinco estaban en línea y una en reserva, en la forma siguiente: 1° principiando por la derecha, el Batallón de Cazadores a las órdenes del comandante Dorrego, 2° y 3° eran formadas del Regimiento N° 6 que era el más crecido, una a las órdenes del comandante Forest, y la otra, aunque no puedo asegurarlo á las del comandante Warnes, 4° del Batallón de Castas a las órdenes del comandante Superi, 5° de las compañías del N° 2 venidas últimamente de Buenos Aires, al mando del comandante D. Benito Alvarez, 6° y última compuesta del Regimiento N° 1 al mando del comandante D. Gregorio Perdriel. La artillería que consistía en doce piezas, si no me engaño, estaba distribuida en los claros, menos dos que habían quedado en la reserva.
Poco antes de mediodía, Belgrano ordenó el ataque de la reserva comandada por Dorrego sobre esas posiciones, mientras la artillería lanzaba fuego granado sobre el flanco contrario. Al frente de la caballería, condujo él mismo una avanzada sobre el cerco que rodeaba la ciudad. La táctica fue exitosa; columnas de infantes al mando de Carlos Forest, Francisco Pico y José Superí rompieron la línea enemiga y avanzaron sobre las calles salteñas, cerrando la retirada al centro y ala opuesta de los realistas. El retroceso de los realistas se vio dificultado por el mismo corral que habían erigido como fortificación; finalmente, se congregaron en la Plaza Mayor de la ciudad, donde Tristán decidió finalmente rendirse, mandando tocar las campanas de la Iglesia de La Merced.

Capitulación de las fuerzas realistas:  
Obviamente cabe destacar los desafíos que debieron arreciar tanto el general  Belgrano como Forest, Pico, Perdriel  y el coronel Superí en aquellas tierras desérticas, sin dejar de pelear un solo día con la consigna de “matar o morir” contra aquellos ejércitos hispánicos poderosamente numéricos y profesionales de la guerra.


En esa campaña cabe mencionar la hazaña de “Tambo” conocida por “Tres Sargentos” cuando tres soldados desprendidos del destacamento de exploración solos enfrentaron y vencieron a una parida española más numerosa.
 Pero la guerra continuó…ambos jefes militares Belgrano y Superí  debieron desplegar un criterio correcto cuando debieron retroceder a fin de salvaguardar  sus soldados y artillería pero la suerte les fue adversa en Vilcapujio y Ayohuma.


En el primer encuentro (14 de noviembre de 1813) el comandante Superí halló la muerte al intentar  llevar adelante una carga de bayoneta  sobre la línea enemiga.


En cuanto a su vida personal el comandante Superí contrajo matrimonio dos veces con la primera esposa tuvo dos hijos, y  al enviudar  se casó  con María Nicolasa Alvarez  quien sería la adjudicataria de la  pensión por su desempeño militar.

 

 

Bibliografía:

Cutolo Vicente: “Nuevo diccionario biográfico argentino (1750 -1930)”. Editorial Elche, Buenos Aires 1993.

 

Superí Comandante Calle. Topografía:

Corre de E. a o. entre las calles Freyre y Herrera, desde 300 hasta 1999.

Se le impuso ese nombre por O. 25 del año 1920.

Recuerda  a José Superí, guerrero de la Independencia, muerto en Vilcapujio al cargar  con bayoneta al enemigo, al frente de su batallón.