SUÁREZ JOAQUÍN (1781 -1868)

Joaquín Luis Miguel Suárez de Rondelo y Fernández ,nació en Villa de Canelones, 18 de agosto de 1781.

Su padre Bernardo Suárez del Rondelo fue uno de los primeros pobladores de la muy joven Villa del Guadalupe del Canelón, allá por fines del siglo XVIII. Establecido en estas tierras, y seguramente a través de un trabajo arduo del único medio de subsistencia de un recién llegado al medio rural, como lo era el de la tierra, llegó a ser un hacendado con un importante capital, quien a decir de Andrés Lamas, fue respetado por su honradez.
A pesar de que su actividad como militar se destaca a partir de 1811, existen datos documentales que revelan que esta había comenzado previo a esa fecha. Los mismos fueron publicados en el periódico "La Razón" el 3 de mayo de 1910.

En la Banda Oriental en 1811 existían varios focos revolucionarios. A modo de ejemplo, pueden mencionarse la actividad de José Artigas en Colonia del Sacramento, de Pedro José Viera y Venancio Benavides en Monte Grande del Arroyo Asencio, Francisco Haedo en Villa nueva de Mercedes, Celedonio Escalada en Santo Domingo de Soriano, el de Tomás García de Zuñiga, Ramón Márquez, Pedro Celestino Bauzá, y Joaquín Suárez en Florida y Canelones y varios más a lo largo de la campaña.

Lo primero a destacar en estos años es la designación de Joaquín como "Capitán de Milicias", por parte del mismo Artigas, al incorporarse a la revolución, y participar con dicho rango en la Batalla de las Piedras.

Este nombramiento se debe a lo reconocido que era Suárez y la influencia que tenía sobre esta parte sur de la Banda Oriental, así como el conocimiento de su geografía, característica que compartía con Artigas. Su relación con Artigas puede atribuírsele, entre otros antecedentes, a la designación realizada por los hacendados a Artigas como Guardia General de la Campaña en 1804.

Luego de la Batalla de las Piedras, la cual tuvo enormes repercusiones, Suárez prosigue camino hacia el primer sitio de Montevideo. Su nombramiento como capitán de milicias lleva a que durante el sitio tuviese una presencia importante, y una visión de este hecho de primera mano.
 Teniendo que levantar el sitio como consecuencia del armisticio firmado con el virrey Elío por la Junta de Buenos Aires, los orientales marchan hacia lo que es conocido históricamente como "el Éxodo Oriental", en el marco del cual Suárez permanece trece meses fuera de su tierra.

En este contexto Suárez junto a otros orientales de importante posición, firmaron un petitorio, solicitando permiso para asentarse en Entre Ríos, dirigida al Gobierno Superior de las Provincias Unidas del Río de la Plata, lo cual demuestra su importancia dentro y también fuera del territorio oriental.
Seguido del éxodo participó en el segundo sitio a Montevideo hasta su final hacia junio de 1814. Durante este, se produce una discrepancia que alejó a Suárez de Artigas, debido a que éste último decidió abandonar el sitio por discrepancias con Rondeau en enero, mientras que Suárez prosiguió hasta el final en junio.

Culminado el sitio se retiró de su actividad militar, debido a que no quiso participar, o tomar partido en la lucha que se advenía inmediatamente entre las fuerzas porteñas y las antigüistas; dejando las armas, Suárez se adentra en la actividad política.

 

 Establecida una Asamblea, una de sus primeras medidas fue la de crear un Gobierno Provisorio y elegir el Gobernador del Estado, optando por José Rondeau. Como éste se encontraba fuera del país, se designó a Suárez como sustituto provisorio, por lo cual nuevamente ocupó un cargo de gobierno de gran importancia. Dicho cargo lo desempeñó durante un breve periodo, entre el 1 de diciembre al 22 del mismo mes.

De todas maneras a pesar del breve lapso en que ocupó ese cargo, Suárez tomo iniciativa en resoluciones de importancia: la primera a mencionar es el decreto del día 13 de diciembre, donde queda por ley el cese de las autoridades extranjeras.

El pabellón creado por entonces fue el compuesto por nueve franjas de color azul celestes horizontales (debido a los nueve departamentos en que estaba dividido el territorio oriental), alternadas con fondo blanco, donde en el ángulo superior del lado del asta tenía un recuadro con un Sol.

Este pabellón fue creado oficialmente en Canelones, y Suárez tuvo el gran honor de levantarlo por vez primera. La tradición cuenta que el primer pabellón fue hecho por su esposa Josefa Álamo, en conjunto con otras mujeres del ámbito patricio.


Casi simultáneamente en Canelones, otra celebración similar se realizó, en la cual el pabellón fue izado por Suárez.
En junio de 1829 Suárez se alejó de la Asamblea por motivos de salud, por lo cual no participó en la conformación del texto constitucional que fue sancionado el 10 de septiembre de 1829. Por el motivo citado, la Asamblea aceptó su renuncia, con sus  debidos  honores.


El 19 de septiembre de 1831 fue convocado por el presidente Fructuoso Rivera para desempeñar el cargo de Ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores, función a la que renunció el 7 de noviembre de ese mismo año por no querer aprobar y firmar determinadas resoluciones que no compartía.

Fue electo en 1834 como diputado por Montevideo para la 2ª legislatura de la Cámara de Representantes,24 y al concluir su término fue electo senador por Cerro Largo.

En 1838 fue miembro de la Comisión Pacificadora que dio fin a la revolución riverista produciendo la renuncia de Manuel Oribe a la presidencia el 22 de octubre de ese año.

El 15 de febrero de 1839 resultó electo Presidente del Senado, en virtud de lo cual, ausente en campaña el general Rivera, pasó por primera vez al ejercicio de la Presidencia para desempeñarla casi un año.
En 1842 promulga la ley aboliendo la esclavitud. A fines de ese año, el desastre militar de Rivera frente al ejército de Juan Manuel de Rosas en Arroyo Grande abrió las puertas del país a la invasión del general Manuel Oribe que, al frente de sus tropas uruguayo-argentinas, pudo llegar a las puertas de Montevideo, en febrero de 1843.

En 1844 participó en la Apertura de la Casa de la Moneda acuñándose la primera moneda nacional; en 1845 reglamentó los requisitos para poder ejercer la Medicina y Cirugía, así como reconoció la Independencia de la República del Paraguay. Firmó el Tratado de Paz que culmino con el asedio a Montevideo después de 9 años el 8 de octubre de 1851, y fue condecorado por el Emperador del Brasil con la Gran Cruz de la Orden de Cristo.

Cuando se volvió al régimen constitucional el 15 de febrero de 1852, Suárez resignó su mando en el presidente del Senado Bernardo Prudencio Berro, por motivos de salud. Se retiró entonces a la vida privada, a su casa-quinta del paraje montevideano del Arroyo Seco, semi- arruinada por la guerra.

En 1854 fue elegido senador por Canelones, y luego diputado por Montevideo en 1858, pero su poca salud lo obligó a dimitir con lo cual pasó penurias económicas.
Le votaron en 1861 una pensión la cual debido a constantes apuros de la hacienda pública casi nunca la cobraba.

En 1862 con ochenta años de edad presidió la Comisión Vecinal encargada por la Junta Administrativa de las Escuelas del Reducto y Paso Molino; en 1866 con ceguera y culminando su vida preside funerales celebrados en la Iglesia Matriz en recuerdo de los Mártires de Quinteros.

Falleció el 26 de diciembre de 1868 a los 87 años de edad y es sepultado en la Catedral de Montevideo, al lado de la tumba del general Fructuoso Rivera.

 

Bibliografía:

Ledesma, Serafín. En honor de Joaquín Suárez. Ed. Impresión Artística. Montevideo, 1896. Pág. 32

Ardao, Maria Julia. Bibliografía de Artigas. Tomo II. Ed: Impresora Uruguaya S.A. Montevideo: 1958. Pág. 145.

González Albistur, J. Joaquín Suárez “El Gran Ciudadano”. Ed. Rosgal S.A. Montevideo, 1978.

Enlaces externos: Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Joaquín Suárez.

 

Suárez Joaquín. Avenida diagonal. Topografía:

Corre de N. a S. desde 2700 hasta 3100;  a la altura de Bouchard 3000.
Se le impuso ese nombre por D. 20762 del año 1958.
Recuerda al político uruguayo, prócer de la independencia y Presidente de Uruguay.