STORNI ALFONSINA (1892-1938)

Uno de los signos de la transformación social del  siglo XX, que ya se venía operando en las últimas décadas del XIX, sería la proyección de la mujer fuera del ámbito de las asociaciones benéficas.


Así como algunas mujeres  se destacaron como continuadoras de la acción ejercida por las educadoras que trajera Sarmiento, otras   se dedicaron al ejercicio de la política, la medicina, como lo hiciera Alicia Moreau de Justo,  al mundo de la escultura,  Lola Mora o  al de  las letras como Alfonsina Storni.


Sus padres, dueños de una cervecería en San Juan, regresaron a Suiza en 1891y fue en el Viejo Mundo cuando en 1892 nació Alfonsina. Exactamente en Suiza, en un cantón italiano llamado Sala Capriasca, Ticino.


En1896, ingresó  a la Argentina, con  cuatro años después de la mano de su familia,  y  fue en  San Juan donde pasó los años dorados de la infancia.
.
A principios del siglo XX la familia se mudó a Rosario, donde su madre fundó una escuela domiciliaria y su padre instaló "El café suizo" en la intersección de las calles Mendoza y Constitución, con vista al famoso ombú arraigado en San Luis y Lavalle, cuya copa se divisaba desde los edificios de entonces - visibilidad de gran alcance dada la chatura de las construcciones de esa época.


Dicho ejemplar fue talado en 1940, al lotearse los terrenos con destino a la edificación de nuevas viviendas.


Alfonsina entonces  se desempeñó como mesera en el negocio familiar, pero dado que este trabajo no le gustaba se independizó y consiguió empleo como actriz. Más tarde recorrería varias provincias en una gira teatral.


Los Storni se mudaron después  a boulevard Avellaneda 941, lugar donde hoy funciona el Jardín de Infantes provincial N°38.


La situación económica del grupo familiar no era fácil, como consecuencia de convertirse el país en un modelo agroexportador, estrechamente vinculado al comercio inglés, donde el engrandecimiento económico sólo era de unos pocos cercanos al poder, mientras el resto de la población no podía cumplir con sus necesidades básicas de trabajar, de percibir un salario digno, falta de vivienda y capacidad adquisitiva. Imperaba el descontento y un demarcado encono entre las clases poderosas y las más necesitadas.


La familia Storni no fue ajena a esta situación, pero Alfonsina dueña del poder de decisión que la caracterizó durante toda su vida, desafiando a sus mayores comenzó a trabajar en una fábrica de gorras llamada El Jockey que por entonces funcionaba en Mitre 1142, hasta que decidió cursar la carrera docente en la Escuela Normal de maestras rurales de  Coronda, de la que egresó con escasos diecisiete años.


Alfonsina ejerció como maestra en diferentes establecimientos educativos y escribió sus poesías y algunas obras de teatro durante ese período.

En el largo camino a casa, se inició en la literatura con el poema "Anhelos" que publicaría el 8 de enero de 1912 en la revista Monos y Monadas, rompiendo sin proponérselo la frialdad de su mundo exterior.


Esto le permitió buscar nuevos horizontes en Buenos Aires, desempeñando un cargo de maestra, y vincularse con ambientes literarios. La revista Nosotros editó sus poesías y luego la legendaria Caras y Caretas difundió sus obras a nivel nacional.


El talento de esa mujer, fue tan grande que obtuvo  en 1916 una distinción por su producción "La inquietud del rosal", premio que le abrió  las puertas a la pluma más representativa de las letras argentinas.


Obra magistral a la  que le siguieron "Hace daño", "Irremediablemente" y "Languidez" obteniendo por este último en 1921 el Primer Premio Municipal y el Segundo Nacional.


En 1925, compuso "Ocre" consideraba por la crítica como su autobiografía, y al año siguiente en prosa "Poemas de amor".
La crítica literaria, por su parte, clasificó  su prosa como feminista, más poseía una originalidad que cambió el sentido de las letras de Latinoamérica.

Otros críticos dividieron su obra en dos partes: una de corte romántico, que trata el tema desde el punto de vista erótico y sensual y muestra resentimiento hacia la figura del varón, y una segunda etapa en la que deja de lado el erotismo y muestra el tema desde un punto de vista más abstracto y reflexivo.

 

También fue columnista de los diarios La Prensa y La Nación como también de La Capital de nuestra ciudad.


Invitada para dar conferencias recorrió el mundo, vinculándose con dos grandes escritoras americanas Gabriela Mistral y Juana de Ibarbouru, en una convocatoria para hacer pública su forma y manera de crear.

Alfonsina llegó a las alturas que se propuso y resultó airosa demostrando un envidiable manejo de su arte, cuando en la plenitud de sus logros, un mal incurable quebró su espíritu suicidándose  el 25 de octubre de 1938, en la ciudad de Mar del Plata, dejando su último soneto titulado "Voy a dormir".

 

 

Bibliografía:

Mikielievich, Vladimir C.:"Diccionario de Rosario" (Inédito.) Rosario 1994.

Mesanich Viviana, Schmidt Graciela: "Mujeres en la nomenclatura de Rosario". Editorial de la Universidad del Litoral de Rosario. Rosario. 2003.

 

Storni. Pasaje. Topografía:

Corre de E. a O. desde la calle Buenos Aires hasta Laprida.

Se le impuso ese nombre por D. 21.876, del  año1958, por iniciativa del historiador Mikielievich.

Recuerda a la poetisa Alfonsina Storni (1892- 1938) que en Rosario dió sus primeros pasos líricos

Con anterioridad  tenía la designación oficial de pasaje Cullen por Ord. 3 de 1905.