SAYACÚ

Debajo del dosel de las selvas tropicales se ubican una enorme cantidad de árboles medianos8 entre 3 y 10 metros de altura)que pueden ser ejemplares jóvenes de las especies que integran esa cúpula vegetal como individuos maduros  que  se conforman con llenar por medio de  sus copas alargadas, los espacios libres entre las coronas  de los árboles que tienen forma de sombrilla o entre sus troncos.


Una de las características de esa selva  tropical son los cañaverales o tacuarales,  constituidos en refugios de una fauna singular y entre ella se destacan los vistosos  pájaros que se concentran  en busca de la súbita producción de semillas y frutos.


Son frecuentes las bandadas mixtas de aves de distintas especies como el frutero colorado, el frutero morado, el frutero corona dorada, el arañero coronado  y muchos otros que integran la familia de los traúpidos o  tanágridos.


Los indígenas que habitaban la selva misionera argentina, sur del Brasil y  Paraguay los llamaban en lengua guaraní   ”sacayú”.


De tamaño variado entre 7cm. y medio y 30 cm.se caracterizan por tener el pico cónico y encorvado y con la mandíbula superior dentillada y con las fosas nasales al descubierto.
Estos pájaros por el variado colorido  de su plumaje, factor condicionante del aprecio de que gozan estas aves entre los aficionados  a la ornitología.


Su cuerpo presenta alas con nueve rímiges primarias y su cola por lo general corta de tamaño mediano es variable en cuanto a la forma, ya que puede ser redondeada, truncada o ahorquillada. Abarcan doscientas especies y no son migratorias.


Su alimentación es muy variada, puesto que algunos son graníferos, mientras  otros, frugívoros completando su dieta con insectos.


Para comer se infiltran entre las tacuaras y desvastan los árboles con frutos.


Amantes de la soledad de la selva, rara vez descienden al suelo y también en el ramaje se mueven poco.


Construyen su nido sin arte alguno y sin preocuparse  en absoluto por esconderlo.


En los bosques sitúan los nidos en los árboles que rodean un claro o una zona descubierta. Las paredes externas aparecen formadas  por tallos y raíces, mientras que en la parte interior están revestidas de una hierba finísima.


Viven en pareja y en general permanecen en la copa de los árboles, velando por cuidado de los huevos. La incubación la realizan  tanto el macho como la hembra. 


El instinto familiar es una característica altamente desarrollada y propia de esta  especie de pájaros: los traúpidos.

 

Bibliografía:

Enciclopedia de los animales. Volumen cuarto. Ed. Abril. Larousse. Buenos Aires, 1970.

El Gran Libro de la naturaleza argentina:La selva misionera, lugar  donde habitan los traúpidos.

 

Sayacú. Calle. Topografía:

Corre de N. a S. desde 800 hasa899 entre las calles José Ingenieros 9000 y La República, paralela a Ugarteche.

Se le impuso ese nombre por D. 4676 del 16 de setiembre de 1977.

Recuerda  a los vistosos pájatos, que habitan el área geográfica del sur de Brasil, Paraguay, Uruguay  y  nuestra selva misionera.