SANTILLÁN FRANCISCO (1890-1953)

Santillán, nacido en Santiago del Estero, en 1890 con mucho esfuerzo logró obtener el título de docente en una época después de Caseros.  


En el periodo comprendido entre 1859 y 1890, estallaron notables avances logrados con la creación de establecimientos educativos, como así también la puesta en funcionamiento de instituciones que organizaron la ocupación del espacio geográfico de toda la provincia.


Es posible evidenciar un crecimiento paulatino del presupuesto destinado a educación del cual se detalla en algunos de los casos la inversión en refacción, en sueldos del personal docente y en la edificación de nuevos establecimientos educativos.

Santillán fue por entonces, un pedagogo apasionado y luchador que creía en la educación como factor decisivo del progreso y la movilidad social.


El llevaba a la práctica el sistema educativo creado por el genial  pedagogo brasileño Paulo Freyre estableciendo su método enseñanza – aprendizaje donde la educación, es concebida como un instrumento de opresión, y es urgente una vinculación distinta   entre profesores y alumnos.


De acuerdo con lo expuesto en su libro “Pedagogía del oprimido” (1968), existen dos tipos de educación, la domesticadora y la libertadora, que se contraponen directamente.

En la primera, se posiciona al profesor como figura central del proceso de enseñanza, por lo que el docente posee el monopolio del conocimiento y es responsable de imponer el saber al alumno, mientras este adopta una postura pasiva y se limita a memorizar mecánicamente la información suministrada. 

 Contrariamente en  la educación liberadora a  los  alumnos a través de la comprensión  de la realidad, serán  sujetos activos y creativos, con capacidad de construir para ellos un futuro mejor.


En este contexto, el dialogo cobra una gran importancia, ya que funciona como instrumento de liberación y construcción de la conciencia crítica de los alumnos.


Francisco Santillán Siempre buscó promover una educación humanista que generara la transformación total de la sociedad, a través de la liberación del individuo y el desarrollo de su conciencia crítica, por lo que exalta la promoción de materias como filosofía o artes para el desarrollo integral del individuo.


Trasladado a Rosario llegó a trabajar como Vicedirector por muchos años de nuestro Colegio Nacional Nº1 de nuestra ciudad, donde como fogoso orador empleaba un discurso positivista con el objetivo de obtener el logro de un verdadero capital intelectual en el alumnado.


A su función educativa en nuestra ciudad, se debe agregarle un ensayo escrito por sí mismo, que denominó: “¿Fue Incendiada la Capilla del Rosario?”. E n ese texto afirma sobre la supuesta destrucción de  nuestra población de 1819.


También fue miembro honorario de la Comisión Nacional, miembro fundador de la Junta de Historia y Numismática americana.


Posteriormente, ejerció la misma función en el Colegio Nacional de San Nicolás de los Arroyos.


No le alcanzaron sus 63 años de vida para enriquecer el panorama educativo y cultural de los rosarinos.

 

 

 

Bibliografía:
Mikelievich, Wladimir C. en Biografía de Rosario. (Obra inédita). Rosario, 1994.

Santillán. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. a la altura de Calderón 3600, paralela a Salvat 3200.
Se le impuso ese nombre por O. 4671 del año 1977.
Recuerda a Francisco Santillán (1890-1953), profesor santiagueño, destacable por sus funciones educativas honorables.

Nota curiosa para nuestra ciudad:
Historia del Colegio Nacional N° 1
La creación de este Colegio nació por la necesidad de dotar a Rosario de un establecimiento educacional superior, hecho que no fue nada fácil. Inaugurado el 16 de julio de 1874, marcó el progreso de una ciudad en crecimiento.


Hasta entonces, la educación en Rosario era muy escasa. Tal, era mayormente proporcionada por la Iglesia y en la escuela Santa Rosa, donde se ensañaba a leer, escribir y algunos precarios conocimientos sobre geografía, aritmética e historia.


Aquí surgió la idea de proporcionar a Rosario un Colegio Nacional que viniera a corregir la deficiencia mencionada. Pero su concreción fue mucho más difícil de lo esperado.

colegio.html