SANTA CRUZ ANDRÉS (1792 -1865) VÉase Mariscal Santa Cruz)

Tenía sangre de reyes y de incas, monarcas castellanos y de hijos del sol.

Fue su padre don José de Santa Cruz  y Villavicencio y su madre una india aymará de la familia que gobernaba en Calahumana.

Andrés de Santa Cruz y Calahumana nació en  La Paz, una  aldea del Alto Perú,  territorio que después se llamaría   Bolivia, 5 de diciembre de 1792

Apenas  adolescente, traspuestos apenas los lindes  de la niñez, Andrés como ocurría en estas tierras y en esos tiempos sería incorporado a las fuerzas militares del rey.

Lucharía contra los patriotas que a partir de 1810 se levantaron en casi la total extensión de la América española  contra el yugo metropolitano.

En 1817  en un revés de armas caería en manos del que después habría de ser el general Lamadrid  y enviado a Buenos Aires, como prisionero tomó contacto allí , por primera vez  con los patriotas y por primera vez tuvo noticias claras  y ciertas  del sentido de aquella lucha cuyo significado no comprendía.

Como Castilla, el héroe peruano a quien conoció también en prisión en la capital porteña, huyó al Brasil y por el arduo camino continental volvió al Perú para reincorporarse a las fuerzas del rey.

En 1820, en Pasco, luchando contra Lavalle descubrió en su interior, la dimensión de los hombres que bregaban por la emancipación americana.

Convencido de que su deber, como hijo de América debía poner sus fuerzas sin vacilaciones en esa sagrada causa, se integró a sus filas, sirviendo en los ejércitos libertadores de San Martín,  primero,  y de Bolívar después.

En Junín sería jefe de estado mayor y uno de los héroes de Ayacucho, como en 1829,  tercero de los presidentes de Bolivia.

Según Héctor Pedro Blomberg: “Los blancos lo estimaban y las clases indígenas del Perú y Bolivia, que veían en él a un descendiente de los hijos del Sol, lo veneraban”.

En 1837 cuando el Perú llamó en su ayuda las armas bolivianas, el Mariscal indio cumplió brillantemente su compromiso, formando un poderoso ejército con los viejos guerrilleros de las republiquetas, para quienes su nombre y su sangre eran una bandera.

En ese año, al ajustarse en Tacna el pacto de la Confederación Peruano - boliviana,  Santa Cruz, que contaba entonces 45 años, asumió el título de Supremo Protector de la misma, ante la expectación inquieta de los países vecinos. Chile  y Argentina veían en ello, un peligro.

Tropas chilenas y nacionales invadirían territorio boliviano  y el ejército de la Confederación fue finalmente triunfador  en Yungay el 30 de enero de 1839.

Quiso buscar apoyo en los pueblos del sur del Perú, donde las masas le respondían ciegamente, pero los militares, sus antiguos compañeros y subordinados, habían decretado su caída definitiva.

La estrella deslumbrante del gran Mariscal de los ejércitos peruano- bolivianos, Gran Ciudadano y Presidente de Bolivia se eclipsaba para siempre.

El gran indio” comprendería su situación   renunció a sus cargos  y marchó al
exilio rumbo a Guayaquil.

Más tarde llegaría a París con su familia donde residió largos años, como  ministro de Bolivia.

Regresó a América, desembarcó en Buenos Aires con intenciones de dirigirse a su tierra y como se le cerraron las puertas bajó nuevamente a Argentina.

Más por consejo de una de sus hijas tornó a Nantes, Francia donde murió repentinamente, aunque anciano, en Beauvoir,el 25 de setiembre de  1865.

Mucho tiempo después de su muerte, los indios que pululaban en los valles y aldeas del Titicaca cantaran con sus quenas y yaravíes sus hazañas aguardando  su regreso.

 

Bibliografía:
Blomberg Héctor Pedro: “El indio que fue mariscal”.
Igarzabal Alvaro de:”El mariscal Andrés de Santa Cruz”. Revista Continente N°68. Noviembre de 1952.

Santa Cruz. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. desde Ayacucho hasta Alem.
Acceso a la ribera del Paraná, prolongación de la calle Ayacucho, construida en 1858 por el mariscal Andrés  Santa Cruz y su hijo, propietarios de los terrenos donde construyó su residencia.

Se le impuso ese nombre por O.3 del año 1905.
Recuerda  al militar y político peruano-boliviano. Fue Presidente de la Junta de Gobierno del Perú (1827), Presidente de Bolivia (1829-1839) y Protector de la Confederación Perú-Boliviana (1836-1839). Fue nombrado por el gobierno peruano Gran Mariscal de Zepita.

 

 

 

El Mariscal Santa Cruz y Rosario

Mikielievich en su "Diccionario de Rosario" en 1994 enuncia: “Bella Vista  es el nombre que le dió Andrés Simón Santa Cruz a la residencia que hizo construir aproximadamente en 1857 en Rosario, en el lugar donde actualmente ocupa la plazoleta Santa Cruz, en la parte E. de la manzana limitada por el pasaje Santa Cruz y calles Ayacucho, Mendoza y Alem. Adquirieron lotes los siguientes vecinos: los  herederos de Robles, la esquina N.E. de las calles Mendoza y Gral. Belgrano (hoy Alem); más  C. Saguier, Carlos Casado, la fábrica de tejas de Angel Tejo,  Lanús  y  Arellano y Cía.
Cubría casi totalmente el área del actual barrio Martin.
La planta de la residencia del mariscal disponía de una bajada para llegar al río, conociéndose por Puerto Santa Cruz que pasaría llamarse Puerto Casado por haber  adquirido el empresario, unos pocos  años después el predio y los lotes inmediatos. Tal información fue del archivo del Ing. Devoto, numerado 660.
Nombre aplicado a la calle Ayacucho al finalizar la séptima década del siglo XIX, con motivo de apertura de calles y venta de lotes de la finca de Santa Cruz, propiedad ubicada sobre las barrancas del río Paraná, desde la calle Alem  a la de Chacabuco (actuales designaciones). Con el primer nombre aparece en el plano de Nicolás Grondona de 1858.
En abril de 1873 los vecinos solicitaron al C. D. La compostura de esa bajada, así denominada y el día 30  se dispuso la inversión de hasta 80 pesos fuertes en el mejoramiento hasta dejarla en comunicación con el muelle de Carlos Casado.
En octubre de 1879, la bajada en condiciones intransitables, quedó perfectamente arreglada permitiendo subir y bajar a los carruajes con la mayor facilidad. La mejora se debió al vecino José M. Bolaños.

 

El arquitecto José Mario Bonacci en su artículo. “Dos cortadas, dos realidades”. Rosario desconocida  en el diario La Capital del día 25 de julio de 20004 acota: “Otra  presencia, en este caso teñida de pintoresquismo lo constituye la cortada Santa Cruz, contenida entre Mendoza, Ayacucho, San Juan y Alem. La vecindad  con el río y su costa antes de construirse el puerto moderno y la avenida Costanera, hacían que  esa manzana presentara un nivel de algunos metros más alto que el actual, respecto de la calle.

A comienzos del siglo XIX, la creación de la batería Libertad en lo que hoy es el parque Belgrano (noroeste) y cuyos rastros de muros y ladrillos antiguos fueron visibles hasta que se construyó el edificio que hoy ocupa parte del terreno, señaló a Santa Cruz como custodio de la misma, cuya casa ubicada en las inmediaciones de la esquina que hoy forman Mendoza y Ayacucho.
(...)Los edificios de altura que la flanquean en sus bordes le han quitado luz y se ha vuelto más penumbrosa, pero aún conserva parte del antiguo adoquinado grueso con su textura tan particular.