SÁNCHEZ ESTANISLAO SALVADOR (1774 -1823)

Entre los hijos de la localidad riojana de Lumbreras de Cameros sobresale la vida y obra del general Sánchez Estanislao Salvador, nacido a mediados del siglo XVIII (1774).


Su familia era de abolengo en esa villa, debido a que un antepasado en el siglo anterior, Sánchez Pedro Salvador, había sido regidor perpetuo de la  villa de Soria, pues no hay que olvidar que por entonces esa zona formaba parte de la provincia de Soria, hasta la Constitución en 1833 de la provincia de Logroño.


Asimismo, en el Catastro del marqués de la Ensenada en 1752 figuraba su padre, Sánchez Francisco Salvador, como miembro de una de las familias más poderosas de Lumbreras, rango de Importancia secular que permitía que se conservase el escudo de la casa de la cual eran oriundos.


Entre los actos de armas de nuestro autografiado es de destacar su labor en los ejércitos napoleónicos por los campos de Europa.


No se debe olvidar la actividad de los soldados españoles al mando del marqués de La Romana en Dinamarca a las órdenes de Napoleón, así como del numeroso y culto personal de la Marina, pero la actitud francesa en la Península Ibérica hizo que quisieran retornar a España.


Así lo muestra la evacuación de las tropas españolas desde Zelanda que llevaron a cabo los británicos, que de esta manera pasaban a estar bajo el mando por los españoles, lo que costó un claro enfrentamiento con los daneses.


Entre las tropas que a bordo de los navíos ingleses regresaron a España figuraba en la Plana Mayor del marqués de La Romana cuyo secretario era Sánchez, Estanislao Salvador.


Durante los años de la denominada Guerra de la Independencia se volvió a encontrar en la batalla de San Marcial el 31 de agosto de 1813 como “uno de los militares principales” escribió el político español Madoz, cuyo ejército estaba al mando de Manuel Freire.


Aunque se experimentaron grandes pérdidas, se consideró una jornada gloriosa, pues en ella, Salvador se destacó pese a los inconvenientes que se le habían atravesado.


Contaba con veintiséis años cuando Fernando VII le nombró general en jefe del Ejercito del Alto Perú en 1816, para combatir con nuestras fuerzas patriotas.


Durante los años del Trienio Constitucional se volvió a encontrar al general Sánchez Salvador no sólo en relación a la milicia sino también a la política.


Formó parte del gobierno que presidió Eusebio Bardají el 4 de junio de 1821 y hasta el 24 de enero de 1822 en la cartera de Guerra.


 La ocupación de esta cartera mereció el comentario del diario “El Zurriago” en su publicación Nº4, que escribió que “Apenas se hizo cargo de su función, comenzó a susurrarse que el general Estanislao Sánchez Serrano iba a arrellanarse en la poltrona del ministerio”.


Tanto le afectó a su honor que decidió suicidarse en Cádiz la noche entre el 17 y el 18 de junio de 1823, cuando era Secretario interino del Ministerio de Guerra.

Decidió justificar su decisión dejando una nota que se ha encontrado entre los papeles del ministro José María Calatrava; la misma decía:

"La vida se me hace cada vez más insoportable, y el convencimiento de esta verdad me arrastra a tomar la horrorosa resolución de terminar mi existencia por mis propias manos. Pienso ejecutar este atentado con una navaja de afeitar, lo que declaro para que de ningún modo se pueda inculpar a nadie de delito.”
Estanislao Salvador Sánchez.

 

 

Bibliografía:

Prensa, referencia y espacios regionales en el mundo hispánico contemporáneo, Rennes, Université de Rennes. Francia.
J. M. Delgado Idarreta: En “La construcción de una Comunidad: La Rioja”, en Historia de España de Menéndez Pidal, t. XLIII, vol. 2, Madrid, Espasa Calpe, 2007.

 

Sánchez Estanislao. Calle. Topografía:

Corre de E. a O. a la altura de Paraguay 5000 “B”.

Se le impuso ese nombre por O. 3960 del año 1985, sin especificaciones.

Recuerda  a Estanislao Sánchez Calvo (1842 – 1823) abogado, político, poliglota y escritor español.