<%@LANGUAGE="JAVASCRIPT" CODEPAGE="1252"%> Documento sin título

SÁNCHEZ DE TRIANA RODRIGO

Sánchez de Triana o Rodrigo de Triana fueron los nombres con los que el sevillano Juan Rodríguez Bermejo pasó a la posteridad por ser el primer hombre que avistó tierra americana en el alba del 12 de octubre de 1492, a quien Colón no premió con los diez mil maravedíes que instituyera la Corona de España como orden al mérito.

Jacob Wasermann En el Art. “Descubrimiento de América”. Revista “Caras y Caretas”, del 14 de octubre de 1933 hace referencia a los comentarios de Hernando Colón “los barcos eran demasiado débiles para la larga travesía, y cada hora aumentaba la inmensa distancia que les separaba de la patria ¡Cómo regresar cuando por ninguna parte se alcanzaba un puerto donde reparar las frágiles barcazas y abastecerse de víveres?

Las provisiones disminuían de una manera alarmante. El Almirante conocía naturalmente el peligro, aunque lo despreciaba o lo combatía pensando en el porvenir, añorando el futuro ”borracho de estrellas”…


Un hombre como él, espiritualmente aislado, espiritualmente inaccesible, ejercía de seguro sobre los caracteres toscos y primitivos que le rodeaban, una violencia que levantaba la voluntad; él encarnaba el espantoso misterio de toda la expedición; la estrecha convivencia a bordo no les había revelado ni un pliegue de su alma enigmática; él les arrastraba más allá del mundo, fuera del mundo, y la desesperación era tan sin provecho como la rebeldía, porque todo dependía de él, de él, que disponía e secretos recursos y poseía las palabras mágicas mejor que ningún mortal…”

En el proceso de esa epopeya citado por Diego Colón, un tal Francisco García Vallejo, que había sido marinero a bordo de la Pinta, - que era la más velera e iba adelante del Almirante - hizo la siguiente declaración veintiún años después del descubrimiento:””En la noche de jueves a viernes entre el 11 y 12 de octubre, había luna y un tal Juan Rodríguez Bermejo, vecino de Molinos, en la provincia de Sevilla, vió una colina blanca de arena abrió los ojos y divisó tierra. . Al punto corrió a un cañón y disparó, gritando ¡Tierra! ¡Tierra! La tripulación se precipitó sobre cubierta y permaneció allí hasta que amaneció el alba.”


El diario de viaje lo cuenta de otra manera: “allí es el ojo vigilante de Colón el que a las diez de la noche vió moverse una luz en el cual él y todos los que llamó, reconocieron una lumbre artificial engendrada por la mano del hombre.
Recomendó a los marineros que hiciesen buena guarda en el castillo de proa y les recordó la recompensa de diez mil maravedíes ofrecida por la reina al primero que viese tierra, prometiendo añadir por su cuenta un jubón de seda.

Al despuntar el día como era costumbre de la época viajar con pájaros enjaulados, los soltaron para seguir el rumbo señalado por el vuelo.

Amañaron todas las velas, y llamando a los dos capitanes saltaron a tierra. Habían arribado a una isleta de los Lucayos, que se llamaba en lengua de indios Guanahaní. Y que el Almirante, al tomar posesión de ella, denominó San Salvador.

Con todo no fue el marinero de la Pinta quien recibió el premio establecido por la reina, sino sería Colón quien lo reclamó para si.

Unos dicen por codicia, otros por avidez de gloria, otros por ambos motivos. Ni sus más famosos panegiristas se atrevieron a absolverle de tan odiosa ruindad. Pero ni codicia ni ansias de gloria pueden justificar tal acto de corrupción.

Tal vez fue algo que le envolvió y le dominó o tal vez la desenfrenada voracidad de un hombre que reclamaba su premio, como si en adelante la Tierra , los hombres y el destino estuviesen obligados a pagarle ilimitado tributo en lo grande como en lo pequeño…

Bibliografía:
Konetzke Richard: “El imperio español. Orígenes y fundamentos:” Traducción de Felipe González Vicen. Madrid Edt. Nueva Época. 1946.

Sánchez de Triana. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. en la manzana limitada por las calles Córdoba, Constitución, Rioja y Castellanos.
Carece de designación oficial más lleva ese nombre desde su apertura.
Recuerda al marino Sánchez de Triana que el 12 de octubre de 1492, l primer hombre que avistó tierra americana.