SAN NICOLÁS (Acuerdo del 31 de Mayo de 1852)

El año 1852 sirve demojón para separar dos períodos bien distintos de la Historia Argentina: la época de Rosas y la Organización nacional.

Después del triunfo de Caseros, 3 de febrero de 1852, donde fue derrotado Rosas, Urquiza avanzó con sus tropas hasta San Benito de Palermo, en las afueras de la ciudad.

Sus primeras palabras al pueblo de Buenos Aires serían la base de su obra constructiva. “Olvido general de todos los agravios. Confraternidad y fusión de todos los partidos políticos.” No obstante de ser un federal nato trató de unir a federales y unitarios.

Después de Caseros, la alianza del Litoral liderada por Urquiza, debió enfrentar un país dividido debiendo encarar sin dudar, el problema de la unidad del mismo y la necesidad de organizarlo constitucionalmente.

Se trataba de consolidar la victoria sobre Buenos Aires y de establecer un sistema de relaciones entre ésta y el resto de las provincias, sin afectar sus autonomías.

Con ese objetivo se convocó a una reunión de gobernadores en la ciudad de San Nicolás.
El 28 de febrero  se autorizó al doctor Bernardo de Irigoyen, a convenir con los representantes de las provincias del interior “las medidas necesarias al mantenimiento del orden con el fin de acelerar el venturoso día en que la Nación Argentina se organice libremente, bajo el sistema representativo por el que los pueblos han combatido”.

 

El 6 de abril de 1852, se procedió a la firma del “Protocolo de Palermo”, tras una reunión celebrada entre los gobernadores de Buenos Aires, Corrientes, el representante de Santa Fe y el representante de Entre Ríos. El Protocolo nombró a Justo José de Urquiza para dirigir las Relaciones Exteriores de la República, hasta tanto que, reunido el Congreso Nacional, se estableciera definitivamente a quién correspondería ocupar el cargo.

Dos días después, el 8 de abril, Urquiza invitó a los gobernadores de las provincias, a una reunión que se desarrollaría el 20 de mayo, en San Nicolás de los Arroyos.

 

Al invitarlos Urquiza explicó: “Yo he elegido el 25  de Mayo porque éste es el día más memorable de la América Meridional, pues en él se inauguró la Independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata y en él debe colocarse la primera piedra fundamental de la Constitución Argentina.”

El Acuerdo de San Nicolás fue un pacto firmado el 31 de mayo de 1852 y ratificado por trece provincias argentinas, de las que estaba exceptuada la Provincia de Buenos Aires.

Los representantes de las distintas provincias que adhirieron al Pacto fueron:
Justo José de Urquiza (Provincia de Entre Ríos) y también por la Provincia de Catamarca;
Vicente López y Planes, (provincia de Buenos Aires);
Benjamín Virasoro (Provincia de Corrientes);
Domingo Crespo (Provincia de Santa Fe);
Pedro Pascual Segura (Provincia de Mendoza);
Nazario Benavídez (Provincia de San Juan);
Pablo Lucero (Provincia de San Luis);
Manuel Taboada (Provincia de Santiago del Estero);
Celedonio Gutiérrez (Provincia de Tucumán);
Manuel Vicente Bustos (Provincia de La Rioja).

Posteriormente, las provincias de Salta, Jujuy y Córdoba firmaron su adhesión. La provincia de Buenos Aires no ratificó el acuerdo.

Redactado en 19 artículos, su objetivo fue sentar las bases de la organización nacional de Argentina y sirvió como precedente a la sanción de la Constitución de 1853, figurando genéricamente como uno de los “pactos preexistentes” mencionados en el preámbulo de la Constitución.

 

Diversos autores creen que el texto definitivo del Acuerdo fue propuesto por Juan Gregorio Pujol, secretario de Urquiza en esta oportunidad. Constaba de 19 artículos dispositivos y uno adicional:

En el primer artículo se declaró al Tratado, celebrado el 4 de enero de 1831, como Ley fundamental de la República y determinó que debería ser observado y puesto en ejecución por el Encargado de las Relaciones Exteriores de la Nación.

En los artículos 4 y 5 se menciona el llamado a un Congreso General Constituyente, que se llevaría a cabo en el mes de agosto venidero, realizándose la elección de los Diputados que tomarían parte del Congreso. Se seguirían las reglas establecidas por la Ley de elecciones para la elección de los diputados de las Legislaturas Provinciales. Se declara a todas las provincias iguales en derechos y el número de representantes sería de dos diputados por cada provincia.

En los artículos 6 y 7 se menciona que el Congreso sancionaría la Constitución Nacional, consensuada por mayoría de sufragios, colocando los intereses de la Nación por encima de los de las provincias.

El artículo 8, declara que los diputados no podrán ser juzgados por sus opiniones, ni acusados por ningún motivo, ni autoridad alguna hasta que no esté sancionada la Constitución, aunque las provincias podrían retirarlos y reemplazarlos de considerarlo oportuno.

Según lo dictado en el artículo 11, el Congreso se llevaría a cabo en la ciudad de Santa Fe.

En el artículo 15 se otorgan facultades ejecutivas a Urquiza y lo nombra como Director Provisorio de la Confederación Argentina.

 

Su objetivo principal era determinar la forma y  tiempo de la convocatoria  a un Congreso proveyendo  a la seguridad del país

 

El Acuerdo nombró a Justo José de Urquiza como Director Provisorio de la Confederación Argentina, estableció la vigencia del Pacto Federal de 1831 y dispuso la reunión de un Congreso General Constituyente en la ciudad de Santa Fe  (el que se  realizó al año siguiente) formado por dos diputados por cada provincia (menos Buenos Aires)

 

Durante una sesión de  la Sala de Representantes de la provincia de Buenos Aires,  Bartolomé Mitre, Dalmacio Vélez Sárfield, Dr. Irineo Portela, el Dr. Ortiz Vélez y D. Manuel del Toro y Pareja protestaron con fiereza contra los gobernadores del Acuerdo, tildándolos de “vitalicios del régimen rosista”.

Urquiza aseguraría  sin vacilar, en comunicación con el general Pinto el 23 de junio que el estado de cosas era anárquico y que su primera obligación “era salvar la patria de la demagogia después de haberla liberado de la tiranía”.

A  partir de entonces  hasta 1859, Buenos Aires y la Confederación Argentina coexistieron independientes y enfrentadas entre sí.

 

Bibliografía:
Mérega  Lucas; J. Luchilo; Silvia O. Romano  y Gustavo Paz: “De Caseros a la Constitución”. Historia Argentina. Pág. 136. Ediciones Santillana Buenos Aires, febrero de 1995.

San Nicolás. Calle. Topografía:
Corre de N. a S. desde 200 hasta 4.500 – 5.100 –5300 a la altura de Córdoba 3500; Bv. 27 de Febrero 3500; Lamadrid 3500.
Se le impuso ese nombre por D. del 21 de mayo/889.
Recuerda  a la ciudad de San Nicolás de los Arroyos, situada en la provincia de Buenos Aires, donde se realizó el solemne Acuerdo del 31 de mayo de 1852 convocando  a la Asamblea Constituyente que se realizó al año siguiente en Santa Fe.