SAN CARLOS

Como bien dice Panettieri en su obra “Inmigración en la Argentina, 1970.Pág.69: “No sin dificultad  pudo Castellanos  reclutar inmigrantes europeos”.


Los intereses de las empresas particulares constituyeron el principal de los inconvenientes, que defendiendo su negocio, se lanzaron por medio de publicaciones  a una campaña de desprestigio, tanto del contratista como del país de donde provenían.


No obstante ello en 1855 se embarcaron en Dunkerque, las primeras familias  y al año siguiente comenzó a poblarse Esperanza.


Los primeros colonos arribados a Santa Fe fueron franceses, alemanes, suizos e italianos, “humildes inmigrantes  que refutaron en el terreno con trabajo e intuición, teorías erróneas generalizadas en la segunda mitad del siglo XIX, hasta la teoría del geólogo alemán Burmeister, que sostenía que no había ninguna posibilidad de hacer trigo en la región pampeana.


A partir de 1863, la colonización tuvo un progreso sin pausas. Las vías férreas (1868) contribuyeron a alejar el peligro de los malones indios, permitieron la rápida comunicación de las provincias con las provincias del Litoral y coadyuvaron al desarrollo de las colonias agrícolas establecidas  en sus cercanías.


Cuando José María Cullen remplazó a Domingo Crespo en el gobierno de Santa Fe, las cláusulas del contrato firmado con Aarón Castellanos fueron modificadas, pues se estimó que se otorgaban excesivos beneficios tanto para el contratista como para los colonos, las que debían ser ajustadas en los futuros contratos.


Un nuevo criterio se aplicó en ocasión de firmarse el inmediato contrato con la empresa Beck –Herzog y Cía., el 25 de noviembre de 1857, el que daría  origen a la colonia San Carlos.
San Carlos, segunda colonia agrícola  fue fundada el 27 de septiembre de 1858, por Carlos Beck Bernard, quien en representación de la Compañía  ya nombrada, de Suiza, firmó un contrato con el gobierno de Santa Fe para establecer una colonia agrícola organizada a partir del arribo de inmigrantes suizos, alemanes, franceses e italianos.


A la empresa contratista se le otorgó veinte leguas, luego de establecidas 50 familias, pero se le prohibía la formación de estancias.


Llegaron  a la Argentina, “estos próceres de la pampa gringa” como los llama Ezequiel Gallo, repito  mediante un contrato de colonización, en el cual la sociedad Beck Herzog y Cia, se comprometía a entregar a cada familia, una extensión de tierra cultivable, el material necesario para construir su vivienda, animales y semillas.


Como contraprestación, éstas quedaban obligadas a entregar a la administración colonial la tercera parte de sus respectivas cosechas, durante un período de cinco años, pasado este lapso de tiempo el colono se convertía en propietario de la parcela asignada.


El gobernador  don  Rosendo Fraga en 1860, impresionado con ese sistema de inmigración, no espontánea sino conducida y promovida, se dirigió a la Asamblea Legislativa Provincial con estas  palaras:
“…Continuamente llegan a nuestro puerto remesas de colonos, que aumentan su población e introducen máquinas para facilitar sus trabajos y labrar las ricas y abundantes maderas de los bosques cercanos.
Todo cuanto se haga a favor de las colonias  de la provincia es juzgado por el Gobierno como justo y fecundo para la prosperidad general.
Todas las reclamaciones de la Empresa de inmigración han sido atendidas con preferencia.”


En el año 1860  el desarraigo de los colonos, levantando de la nada una población en tierras lejanas y extrañas, de esquemas políticos complejos y costumbres desconocidas, sumado a una serie de desavenencias de carácter religioso, originó una crisis que causó la primera división de San Carlos.


En 1894 la Colonia se dividió en tres fracciones originando las localidades de San Carlos Norte, San Carlos Centro y San Carlos Sur tal como hoy se las conoce.


La ciudad de San Carlos Centro es una localidad que cuenta con una población de aproximadamente 12.000 habitantes. Pertenece al departamento Las Colonias y se encuentra ubicada a 45 kilómetros de la ciudad de Santa Fe.


Se la descubre en una zona de fisonomía netamente agrícola, dedicada también a la explotación ganadera y lechera, actividades que dieron origen a su gran potencial económico e industrial.

 

Bibliografía:

Comisión redactora  de la Historia de las Instituciones de la Provincia de Santa Fe. Tomo IV. Mensajes  del P. E. Primera parte, pág.101.

Gallo Ezequiel:”La pampa gringa” Ed. Edhasa, Buenos Aires, 2004.

 

San Carlos. Pasaje. Topografía:

Corre desde3600 hasta 3799, a la altura de Constitución 900.

Se le impuso ese nombre por O. 1578 del 17 de noviembre de 1961.

Recuerda  a la colonia santafesina, ubicada en el departamento del mismo nombre, fundada en setiembre de 1858.