SAGUIER

Pensada inicialmente como un prolijo damero de manzanas de cien por cien, la ciudad de Rosario ha visto, no obstante, cambiar la trama inicial de su urbanización por una compleja gama de itinerarios barriales admitiendo con el tiempo situaciones distintas a la cuadratura. En algunos intrincados retazos de la ciudad fueron aflorando pequeñas arterias, a los que no todos los habitantes pueden identificar con facilidad, bien sea por su ubicación, o a quien aluden su nombre.

Me refiero a las calles mínimas, que son esos espacios que han quedado limitados a una sola cuadra – que se corta en dos esquinas.

Existen provistas de todos los servicios y comodidades de uso: : veredas impecables, pavimentadas, cordón, cuneta y calzadas pavimentadas.

Existen aquellas que exaltan un nombre, como también aquellas que lo desmerecen por cuestiones urbanísticas o de subalternalidad en el plano de la ciudad.

El casco céntrico aparece pasaje Saguier que responde al apellido de la familia propietaria de los terrenos donde fue abierto el pasaje.

El C. D. aprobó en la cesión del 27 de agosto de 1886, que el pasaje Saguier llevara el nombre del donante, quedando a cargo exclusivo de los propietarios, el empedrado de dicho pasaje cuando llegara a aquellas inmediaciones. El pasaje tendría 12 varas de ancho.

 

Bibliografía:

Información suministrada por Mikielievich Wladimir C. En su Diccionario de Rosario (Inédito).

 

Saguier. Pasaje. Topografía:

Corre de N. a S. en la manzana limitada por las calles Catamarca, Pte. Roca, Tucumán y España, en la zona céntrica.

Lleva ese nombre desde su apertura, designación que ratificó la Ord. 3 del año 1905.