ROUILLÓN ALFREDO (1875-1951)

Rosario, se convirtió de aldea en ciudad en un abrir y cerrar de ojos.


Fueron los últimos años del siglo XIX y los primeros del XX, cuando se consolidó el proyecto agroexportador, se armó el puerto y se trazó la red ferroviaria.  
Se convirtió en una urbe populosa enriquecida con el valioso aporte de hombres de bien, dispuestos a hacer grande su terruño.


Entre ellos, Alfredo Rouillón, hombre notable, comerciante, empresario y político de nuestra ciudad.


Hijo de don Bernando Rouillón y Magdalena Vierci. Dado el temprano fallecimiento de su padre, se educó en Saint Gal, Suiza.


En 1901 se casó con María Hortensia Echesortu, con quien tuvieron nueve hijos: Alfredo, Armando, Hortensia, Guillermo, Fernando, Stella, Elena, Ernesto y Jorge.


Su residencia habitual fue en Moreno y Córdoba en la zona centro de Rosario, y Villa Hortensia era la residencia de verano.


Fue intendente de Rosario, concejal, diputado provincial, presidente de numerosas sociedades comerciales, fundador de varios clubes de la ciudad de Rosario (Jockey Club, Club Rosarino de Pelota) e importantes instituciones de la ciudad como la Bolsa de Comercio de Rosario, pionero de la aviación argentina y de las comunicaciones.


También fue presidente de la Liga Patriótica Argentina, sección Rosario.


Nuestra ciudad conoció la aviación en 1910, año llamado del Centenario.


El 12 de marzo, en un terreno cercano a la estación del Ferrocarril Central Argentino en Fisherton, el francés Alfred Valleton realizó el primer vuelo que fue históricamente registrado desde un aeroplano en “el Rosario”, dice Marcelo Miranda en el artículo “A 75 años de la inauguración del primer aeródromo de Rosario”. La Capital 9 de diciembre de 1996.


Al término de la Gran Guerra numerosos pilotos que habían intervenido en ella, en su mayoría extranjeros, llegaron a Rosario para realizar vuelos de exhibición.


En 1919, Alfredo Rouillón, junto a otros ciudadanos, comenzó a promover las actividades aeronáuticas terminando por fundar el Aero Club Rosario el 17 de enero de 1920.


Como dije en un Rosario de eufórico crecimiento y donde la alta burguesía consideraba a la aviación como una expresión de modernidad y progreso.


Grandes figuras de la aviación mundial por esa época se vincularon con Rouillón interpretando que por sí solo él mismo constituía una entidad de prestigio, rindiéndoles su homenaje de admiración Santos Dumont, Almonacid, Demarchi y muchos otros.


De inmediato se arrendó un terreno en el Barrio Roque Saénz Peña erigiéndose el primer hangar.


Además se había adquirido una flotilla de ocho aviones, de las cuales tres se utilizaban para el transporte regular de pasajeros.


Dicho Aeródromo del Saladillo que había sido el centro de las actividades aeronáuticas fue clausurado en 1927 y el Aero Club se trasladó a los terrenos que hoy ocupa el Aeropuerto Internacional de Rosario.


En 1955 comenzaron a efectuarse tareas de ampliación y construcción acorde a las exigencias de una ciudad en crecimiento Estas obras se inauguraron el 6 de junio de 1963 durante la Intendencia de Jorge Noceti Campos.


En 1970 la Fuerza Aérea entregó nuevas obras de ampliación y remodelación. El 26 de junio fue inaugurado el nuevo edificio de la estación del Aeropuerto Internacional Rosario.


La pista pasó a contar con una longitud de 2400 metros de largo por 30 de ancho, apta para operar el descenso de aviones cuatrimotores o birreactores jet del tipo Caravelle o Bac III.


Asimismo, se construyó una plataforma de llegada de aviones frente a la aeroestación, con capacidad de recepción para tres máquinas comerciales simultáneamente, provista de calle de carreteo, calles de acceso y zonas de estacionamiento.


La estructura principal contaba con una superficie de más de 1700 metros cuadrados, con un amplio vestíbulo para pasajeros y público con otras instalaciones que hicieron que en ese momento, se lo considerase entre los más modernos del país.


En agosto de 1981 se inauguraron los vuelos internacionales a Brasil, Europa y EE.UU.


A principios del siglo XXI, el Aeropuerto de Rosario, se ha convertido gracias a su reestructuración edilicia acorde a la demanda del turismo, en un digno representante de las movilizaciones del Mercosur.

rouillon.html

 

Bibliografía:
Mikielievich, Wladimir C: “Diccionario de Rosario” (inédito).
Baclini N. y Campazas A: “Crónica histórica de la Ciudad de Rosario”, 1989, Rosario.

Rouillón. Avenida. Topografía:
Corre de N. a S. a la altura de Eva Perón 5700, continuando ruta 9 a Funes.
Se le impuso ese nombre por D. 24464 del año 1960.
Recuerda a Alfredo Rouillón, ciudadano que comenzó a fines de 1919 a promover las actividades aeronáuticas.