RIACHUELO

Es el arroyo que separa los departamentos de Itatí y San Luis y desemboca en el Paraná, a diez kilómetros de la ciudad de Corrientes.
Durante la Guerra de la Triple Alianza o Guerra del Paraguay – contienda donde las fuerzas aliadas – Brasil, Argentina, Y Uruguay - intentaban por todos los medios detener el avance paraguayo por los ríos.


Con este fin la escuadra brasileña era la mejor pertrechada, estaba al mando del vicealmirante Francisco Manuel Barroso, y compuesta por los siguientes barcos: la fragata “Amazonas”, que era el buque insignia, las corbetas “Jequitinhonla”, “Paranahiba”, “Belmonte” y “Beberibe” y las cañoneras “Ypiranga”, “Yguatemy”, “Mearin” y “Aguayry con 59 cañones.
Más de mil doscientos hombres componían la tripulación, además con unos mil soldados de desembarco.


Dicha escuadra, se situó en el fondeadero de Columna, ubicado en la margen del Chaco, teniendo al frente un lugar donde disponía de abundante leña para quemar, ahorrando así el carbón de los bosques, y dominando una enorme extensión del Paraná.


Los paraguayos formaron con el “Tacuarí”, que era el único barco que hubiera podido ponerse a la par de los brasileños, el “Paranaguary”, “Iberá”, “Jejuy”, “Yguarey”, “Marqués de Olinda”, “Salto Oriental, ”Pirabebé” e “Yporá”.

Repartíanse entre estos barcos cuarenta cañones y además seis grandes chatas con un cañón cada una. A excepción hecha de tres barcos, todos los demás eran de ruedas.
En cuanto al número de tripulantes, era de dos mil quinientos, hallándose la flota al mando del comandante Pedro J. Meza.


Por orden de Solano López, los paraguayos debían caer de sorpresa sobre la escuadra brasileña., saliendo con tal objetivo en la noche del 10 de junio de 1865 de Humaitá.
Los planes eran llegar al amanecer cerca de los barcos enemigos y abordarlos para que la misma sorpresa les impidiera reaccionar de inmediato.


Como no ignoraban los paraguayos la superioridad a, la superioridad brasileña, tenían instada una formidable batería emplazada sobre la parte norte de las barrancas der Riachuelo.
Tan hábilmente procedieron los aliados que las fuerzas invasoras (paraguayas) pensaron que no había nadie en ese campamento.


A poco de zarpar el “Iberá” tuvo un desperfecto en sus máquinas y hubo de separarlo de la escuadra, lo que motivó que pudiera llevarse a cabo el planeado abordaje.


Eran las diez de la mañana del 11 de junio de 1865 cuando, desde una distancia de mil ochocientos metros los paraguayos comenzaron el fuego, mientras avanzaban por la orilla correntina, situándose luego en la boca del Riachuelo, protegidos por la batería de Burgués y también por las numerosas tropas que se hallaban en tierra.

Los brasileños contestaron el fuego hasta que la escuadra paraguaya se perdió tras la isla Palomera.
El capitán argentino José Gomensoro dirigió su buque en ayuda pero sufrió un terrible cañoneo.


En ese momento entró en combate la fragata insignia de los brasileños “EL Amazonas” que definió la batalla echando a pique tres barcos paraguayos e hiriendo gravemente al jefe paraguayo.

Este triunfo de los aliados tuvo como consecuencia la pérdida del Paraná para el mariscal paraguayo Solano Lima (quien había declarado la guerra) y la inmovilización de sus fuerzas apostadas en el sur de la desembocadura del Riachuelo , sobre las barrancas del Paraná.

Ese sitio donde se libró el combate del Riachuelo, se llama hoy puerto de Nueva Valencia. Y fue declarado lugar histórico por Decreto 112.765 del 4 de febrero de 1942.

Bibliografía:
Beverina Juan: “La guerra del Paraguay”. Resumen histórico. Buenos Aires, 1943.

Riachuelo. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. desde1500 hasta 1699, a la altura de Presidente Roca 5700.
Se le impuso ese nombre por D. 21794 del año 1958.
Recuerda al combate del Riachuelo donde el ejército paraguayo fue vencido por los brasileños en la Guerra de la Triple Alianza.