RAMOS MEJÍAS JOSÉ MARÍA (1849 - 1914)

Francisco de Veyga nos ilustra que: "José María Ramos Mejías no fue solamente un hombre de ciencia, un psiquiatra distinguido, que dentro del dominio de la historia encontrara interesantes sujetos de observación y de estudio y los abordara con entusiasta dedicación haciendo de ellos, otros tantos motivos de éxito personal. No fue tan solo un historiador ameno y erudito que aplicara sus conocimientos especiales de psiquiatría y sus brillantes dotes de escritor al mejor conocimiento de los hombres y hechos del pasado. Fue un pensador genial."

Según Groussac: "Su obra no sólo está en los detalles y en el estilo, de las cien páginas vibrantes que forman el follaje de su libro "La locura en la historia" sino que revelan el talento personal del autor."

Nació dentro de un hogar que formaba parte del patriciado porteño, en efecto sus ancestros habían sido terratenientes, dueños de vastos dominios que hubieron actuado en la "Insurrección de los hacendados del Sur" en 1839 contra Rosas.

Buenos Aires fue su lugar de nacimiento en la Nochebuena de 1849, terruño teñido de rojo e impregnado de olor a sangre.

Sensaciones que después servirían de base a su larga obra de neurólogo.

Como afirma Carlos Ibarguren en "Estampas de argentinos": "el futuro sociólogo e investigador de la tiranía y de sus caudillos sentía, ya en sus mocedades, la seducción del pasado, esa curiosidad amorosa para huronear lo pretérito, esa vaga añoranza por los tiempos idos que estremece el alma ay enciende la vocación del historiador."

Abrazó la cerrera de medicina, pero en los claustros ya fue un rebelde al acaudillar a sus compañeros de estudio, rompiendo lanzas con los profesores rutinarios y procesos de enseñanza universitaria arcaicos. El positivismo lo tuvo entre sus sostenedores más audaces.

Al especializarse el psiquiatría tuvo a su cargo la cátedra de Enfermedades nerviosas y mentales en la Facultad de Medicina de Buenos Aires. Fundó el Círculo Médico Argentino y promovió la creación de la Asistencia Pública cuya dirección ejerció.

La enseñanza no le fue ajena porque al ejercer la presidencia del Consejo Nacional de Educación hizo erigir escuelas de nivel primario, con el objeto de divulgar el proceso educativo aún en niños marginados.

En su multifacético quehacer también abarcó el campo político escribiendo en las columnas de los diarios "Sud América", "El Nacional", "La Libertad" y el "Sarmiento" cuyas ideas de avanzada le hicieron lograr la función de diputado nacional.

En cuanto a su producción literaria cabe nombrar "Las neurosis de los hombre célebres en la historia argentina", "Rosas y su tiempo", "Estudios clínicos sobre las enfermedades nerviosas y mentales (1893)", "Estudios médicos - legales sobre el Código Civil Argentino" (capítulo destinado a los dementes), 1900.

En otra obra "Las multitudes argentinas" trató el panorama social suscitado por las invasiones inglesas que produjeron la transformación arrebatada de la sociedad colonial.

Ramos Mejía no se ajustó a los cánones de nuestra lengua escribiendo tan libremente que llegó a combinar palabras nuevas mezcladas con términos científicos. En efecto fue personalísimo en el empleo de los vocablos como en la pintura de nuestros hechos históricos.

 

Bibliografía:

Udaondo Enrique: "Diccionario biográfico argentino." Buenos Aires, 1938.

Veyga F. de: "Las multitudes argentinas, juicio crítico sobre la reciente obra del Dr. José María Ramos Mejías" Editorial Mercurio de América. Diciembre, 1899.

Ramos Mejías. Calle. Topografía:

Corre de N. a S. desde 3700 al 4199, entre la Av. de Circunvalación y calle Salvat.

Se le impuso ese nombre por Decr. N° 4671 de septiembre de 1977.

Recuerda al Dr. José María Ramos Mejía (1849 - 1914), médico psiquiatra, escritor de numerosas obras históricas y profesor universitario argentino.