RAMOS JORGE ABELARDO (1921 – 1994)

Jorge Abelardo Ramos Gurtman fue un político, historiador y escritor argentino, creador de la corriente política e ideológica llamada la Izquierda Nacional, con influencia intelectual en Argentina, Uruguay, Bolivia y Chile.


Fue embajador argentino en México por designación del presidente Carlos Saúl Menem entre 1989 y 1992. De vuelta en su país se dedicó a la creación de un Área Cultural del Mercosur hasta su fallecimiento.


De aspecto poco criollo, pelirrojo -que le hizo ganar el inevitable sobrenombre de El Colorado- y pecoso, era descendiente de criollos por el lado paterno: su abuelo había sido un hombre de a caballo, un payador ácrata de fines del siglo XIX que, en los caminos del canto y de la militancia libertaria conoció y se casó con una institutriz alemana en una estancia de la provincia de Buenos Aires.


De ese matrimonio nació Nicolás Ramos, el padre, también anarquista, de Jorge Abelardo quien se casó con doña Rosa Gurtman, una muchacha de la clase media, judía, porteña, hija de socialistas austríacos y adscripta ella misma a las ideas del socialismo.

Influido por el ambiente familiar y por la lectura del escritor anarquista español, radicado en Paraguay, Rafael Barret, adoptó en su adolescencia las ideas de su padre.
Participó a mediados de la década del treinta, de una importante huelga de estudiantes secundarios que le vale la expulsión del Colegio Nacional Buenos Aires. A poco comenzó a acercarse a los pequeños grupos trotskistas.


Era lo que en la historia argentina se conoce como la Década Infame: un período de fraude electoral, de predominio conservador y de influencia económica al Reino Unido. Estos grupos trotskistas debían su existencia a Liborio Justo, hijo del presidente fraudulento de la República, general Agustín P. Justo.


La generación de Jorge Abelardo Ramos se inició en la política con los resplandores de la Revolución rusa y con el dramático espectáculo de la dolorosa Guerra Civil Española.

En 1930 el movimiento de la Revolución rusa había sido dominado y cerrado por el sistema burocrático encabezado por Iósif Stalin. Toda la generación de revolucionarios que había participado de manera directa en las jornadas de 1917 y los años inmediatos posteriores habían sido eliminados por la policía secreta de Stalin o estaban sepultados en ignotas mazmorras.

El partido de Lenin se había convertido en una organización burocrática piramidal, en la que ya no se discutía sino que se escuchaban las «revelaciones» de Stalin. Todo debate había desaparecido por completo. Esta situación era imitada meticulosamente por todos los partidos comunistas del mundo.

El pensamiento crítico del marxismo que había iluminado a las generaciones de Lenin y de Trotsky había sido convertido en un catecismo, en el que no cabía ninguna discusión. A eso se le sumaba, en la Argentina, la adscripción del comunismo local a la tradición liberal portuaria heredada del Partido Socialista.

Al aparecer Perón en 1945- el pequeño grupo de inspiración trotskista interpretaba de una manera radicalmente distinta el nuevo fenómeno nacido el 17 de octubre de aquel año. Esta interpretación va a confrontar con la totalidad de las explicaciones que el pensamiento de izquierda daba sobre el peronismo.
Quienes salieron a la calle a defender al coronel Perón ese 17 de octubre, era la clase obrera, no “murgas de lúmpenes desclasados”, como los calificó el periódico filocomunista “Propósitos”.

Conjuntamente con esta definición, Ramos sostenía que era el deber de los socialistas apoyar con independencia la revolución nacional en curso. Esta tarea fue llevada adelante por Ramos a través innumerables artículos, notas periodísticas, reportajes, conferencias y de libros.

En 1954 publicó Crisis y resurrección de la literatura argentina, una crítica a Jorge Luis Borges y Ezequiel Martínez Estrada, no destinada a discutir sus cualidades literarias sino al peso que tenían sus concepciones sobre el conjunto de la sociedad. El libro establece un nuevo campo a la crítica de Ramos sobre la realidad argentina: la lucha cultural.

Caído el gobierno peronista, Jorge Abelardo Ramos publicó, en 1957, Revolución y contrarrevolución en la Argentina donde Ramos describiría el período que se inició bajo la hegemonía personal del general Julio Argentino Roca en 1870, después de la guerra de la Triple Alianza, y que culminó en 1910 con su segunda presidencia. Con este libro Ramos establecía la genealogía política del pueblo argentino y de su clase trabajadora. Y, por lo tanto, vislumbró e imaginó cuál puede ser su desarrollo posible. Revolución y Contrarrevolución en la Argentina” fue un libro de consumo masivo.


La última gran batalla que dio Jorge Abelardo Ramos fue la que libró durante la Guerra de Malvinas, a partir del 2 de abril de 1982. También ahí cumplió un destacado papel en el análisis y difusión propagandística de las características nacionales y supuestamente legítimas de dicho enfrentamiento por la "recuperación" de territorio argentino en manos del Reino Unido.

Viajó a las islas durante el conflicto, acompañado por Saúl Ubaldini, secretario general de la CGT y Deolindo Bittel, presidente del Partido Justicialista. En los años posteriores a la guerra, Ramos se destacó por su prédica anti-alfonsinista y nacionalista a través de publicaciones como “Línea”.

Posiblemente, uno de los más destacados méritos de Ramos como político haya sido su gran capacidad propagandística.
Ramos, es evidente que sus ideas lograron ser conocidas por su enorme capacidad literaria, propagandística y agitativa que permitió que trascendieran al pequeño cenáculo de iluminados trotskistas donde contribuyó a forjarlas.


En 1961, junto a Jorge Enea Spilimbergo, otro destacado intelectual político de la Izquierda Nacional, y un pequeño grupo de militantes socialistas y de origen peronista, fundó el Partido Socialista de la Izquierda Nacional (PSIN).

Desde el PSIN, que logró crear filiales en gran parte del país, fundando en 1971 el Frente de Izquierda Popular (FIP)' que logra un enorme crecimiento.

Ramos fue uno de los oradores más extraordinarios de la política argentina de la segunda mitad del siglo XX.
La presentación verbal que hacía de la historia y de la política daba, a sus oyentes, la sensación de estar viendo una superproducción de cine. Se veía desfilar todo lo que su enorme capacidad retórica describía, dejando impregnadas para siempre, en el cerebro de sus oyentes, estas imágenes que él dibujaba verbalmente.

Con el Movimiento Patriótico de Liberación (MPL) integró el FREJUPO y redactó su acta constitutiva, en las elecciones de 1989 que llevaron a la presidencia a Carlos Menem.

Sus últimos años se caracterizaron por el apoyo a un gobierno que realizaba el programa opuesto al que había sostenido toda su vida y aceptó ser embajador del gobierno de Carlos Menem, en México, cargo que ejerció hasta 1992.

A su regreso al país, se propuso desarrollar el Área Cultural del Mercosur, tarea en la que estaba empeñado en el momento de su fallecimiento el 2 de octubre de 1994.

Bibliografía:
Abelardo Ramos - De los astrónomos salvajes a la Nación Latinoamericana. La Izquierda Nacional en la Argentina. Enzo Alberto Regali. Ediciones del Corredor Austral y Ferreyra Editor, Córdoba 2010.
Breve Historia de la Izquierda en Argentina volumen I y II.
Wikipedia® es una marca registrada de la Fundación Wikimedia, Inc., de la cual obtuve una nutrida información sobre Abelardo Ramos.

Ramos. Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S. a la altura de Bernheim 9100.