QUIROGA FACUNDO (1788- 1835)

Cuando estalló la Revolución de Mayo, los hombres de Buenos Aires reclamaban para esa ciudad nuevas autoridades que reemplazaran al virrey.

Pero desde entonces, prevalecería el centralismo porteño, irritando a los pueblos del interior que querían ser tratados no como subordinados políticamente; a lo que se sumaba la conducción económica derivada del libre comercio que arruinaba paulatinamente a las provincias a la par que enriquecía a Buenos Aires.

Luego de la caída del Directorio (1820) existieron poderes provinciales autónomos que actuaron, en diversos órdenes, como estados independientes.

La mayoría de las provincias asumiría en su jurisdicción las atribuciones que habrían correspondido al gobierno central dictando su propia constitución o estatuto de tipo republicano y representativo.

Estos estatutos incluían las pautas necesarias para organizar un estado, como la justicia, el sistema electoral, la defensa, las finanzas públicas, el comercio exterior y la aduana.

Esas circunstancias permitieron el ascenso de jefes militares de orientación federal, los "caudillos" que encarnaban las aspiraciones provinciales y populares.

Estos hombres tomaron el mando de sus tierras y lo conservaron a lo largo de muchos años como Estanislao López en Santa Fe, Juan Bautista Bustos en Córdoba e Ibarra en Santiago del Estero.

Algunos bajo la influencia de su vigorosa personalidad condujeron hordas de gauchos, algunos bárbaros en sus misiones,como Facundo Quiroga de La Rioja.

 

Facundo como lo llamara Sarmiento, comenzaría una rápida carrera de ascenso al poder. En 1816 fue nombrado capitán de milicias de San Antonio; en enero de 1818 pasó a desempeñar el cargo de comandante de Malazán, en 1820 sargento mayor y comandante interno de los LLanos, hasta que en 1822, el gobierno le conferiría el grado de coronel y comandante general de su provincia.

Si estudiamos la organización política de La Rioja durante su actuación se observará la vigencia de un ordenamiento legal mucho más establecido de lo que suponemos.

Domingo Faustino Sarmiento escribió una obra expresando: "Le llamaron Tigre de los LLanos, y no le sentaba mal esa denominación a fe. La frenología y la anatomía comparada han demostrado en efecto las relaciones que existen entre las formas exteriores y las disposiciones morales, entre la fisonomía del hombre y la de algunos animales a quienes se asemeja en su carácter. Facundo, así lo llamaron largo tiempo, los pueblos del interior.

El general don Facundo Quiroga, el excelentísimo brigadier general don Juan Facundo Quiroga, todo esto vino después, cuando la sociedad lo recibió en su seno y la victoria lo hubo coronado de laureles"...

Fue una figura muy discutida porque Sarmiento diría: " Facundo es un tipo de barbarie primitiva, no conoció sujeción de ningún género, su cólera era la de las fieras, la melena de sus renegridos y ensortijados cabellos caían sobre su frente y sus ojos en guedejas como las serpientes de la cabeza de Medusa, su voz se enronquecía y sus miradas se convertían en puñaladas"... En la incapacidad de manejar los resortes del gobierno civil, ponía el terror para suplir al patriotismo y a la abnegación, ignorante, rodeábase de misterios, haciéndole impenetrable, valiéndose de una sagacidad natural, fingía una presciencia de los acontecimientos, que le daba prestigio y reputación entre las gentes vulgares..."

Hoy otros escritores lo alaban como Félix Luna en "Los caudillos" expresando: "Facundo Quiroga pudo ser la figura de la organización nacional. Lo traicionó su salud, lo domesticó Rosas y Buenos Aires gastó su impulso vital. Cuando lo mataron, el mito de Facundo era más importante que la persona del general Quiroga. Por eso el mito siguió viviendo muchos años en la imaginación ferviente de sus paisanos. "Cuando debió luchar, peleó con alma y vida, como un demonio".

 

Bibliografía:

Lucas J. Luchilo, Silvia O. Romano y Gustavo L. Paz: "Historia Argentina". Secundaria Santillana. Setiembre de 1995. Pág.111 y sig.

Luna Félix: "Los caudillos". Edit. Planeta. Pág.119.

 

 Quiroga Facundo. Pasaje. Topografía:

Corre de E. a O. desde 2100 hasta 2799, a la altura de Bv. Oroño 3700.

Carece de designación oficial.

Recuerda al caudillo de La Rioja (1788 - 1835) que por su dureza con el adversario fue llamado el "Tigre de los LLanos ".