QUESADA VICENTE (1830 -1913)

 

Los relatos de viajeros argentinos allá por la década del 1880, hicieron conocer los recursos humanos y económicos de las provincias del interior, mientras que los extranjeros que arribaban al Río de la Plata se sentían atrapados por la metrópoli porteña y se resistían a tomar el tren que los llevaría a Rosario, Córdoba y Tucumán, incluso a Mar del Plata, la flamante villa balnearia cuya línea férrea se hubo inaugurado en setiembre de 1886.

Muchos de nuestros co-terráneos años antes bautizaron ríos, montes y otros accidentes geográficos, entre ellos Ramón Lista, Francisco P. Moreno, Luis Fontana o Estanislao Zeballos (padre.)

Una excelente muestra de este género de viajeros a través del interior, fue el Dr. Vicente Quesada, quien con el seudónimo de Víctor Gálvez escribió: "Mi tierra"; artículos fechados en 1884 que formaron parte de la obra Memorias de un viejo.

Nos dice José Luis Busaniche: "EL Dr. Quesada no era un viejo ( tenía poco más de cincuenta años) cuando empezó a publicar los artículos coleccionados en este libro. Pero había vivido la época más densa de la Historia Argentina, vale decir, la dictadura de Rosas y la organización constitucional: todo el período formativo de la nacionalidad".

Algunos argentinos ilustres- muy pocos- volvieron la vista hacia el pasado para salvar algo de aquellos valores que habían desaparecido, entonces el Dr. Quesada fingió ser viejo para escribir sus memorias.

Había nacido en Buenos Aires en 1830. Su niñez y su mocedad transcurrieron en plena dictadura rosista, en aquel Buenos Aires de las divisas color punzó.

Estudió en el Colegio de los jesuitas, antes que Rosas los expulsara. Se graduó de abogado a los diecinueve años.

Al caer el régimen en 1852 se trasladó al interior, visitando ciudades mediterráneas. Con leves variantes, eran las mismas ciudades vetustas de muchos años atrás, las que pintó nítidamente a través de su pluma.

Llevado por preferencias políticas, pasó Quesada a la ciudad de Paraná, por entonces capital de la Confederación Argentina, donde conoció a los prohombres de la organización nacional, Urquiza, Zuviría, del Carril, Gorostiaga y tantas otras figuras de trascendencia histórica.

Quesada inició en el litoral su brillante carrera pública, desempeñándose como oficial Mayor de un Ministerio nacional, después ministro en Corrientes y después diputado en el Congreso de la Confederación donde demostró alto valor de conductor. Sabía gobernarse porque el hombre debe gobernarse así mismo para saber gobernar con sabiduría e inteligencia. Condición que le valiera después para ocupar un sitial en la diplomacia.

En aquella época, fundó su "Revista de Paraná", publicación interrumpida por los sucesos consiguientes a la batalla de Pavón.

Quesada regresó entonces a Buenos Aires después de estos sucesos para consagrarse con ahinco a la investigación histórica. Fundó la "Revista de Buenos Aires" y la "Nueva Revista" del mismo nombre. Pasó así veinte años de continua labor literaria describiendo en ella, aspectos singulares de la vida de su ciudad natal alrededor del 80, hasta que fue asignado en la carrera diplomática en 1883.

Sin proponérselo fue consagrado como escritor al recibir sorpresivamente de parte de la Editorial Peuser, sus artículos sueltos que escribiera en la revista nombrada, condensados en un libro llamado: "Recuerdos de antaño. Hombres y cosas de la República Argentina" por Víctor Gálvez, con prólogo nada menos que del Gral. Bartolomé Mitre, compuesto de 118 páginas.

El mismo Quesada sorprendido expresaría: ¿Qué significa este título? Pues si así está impreso, sea. ¡Prólogo por el general Mitre! Mientras lo tenía en la mano, continuaba diciendo: ¡Cuánta honra!. El Sr. Mitre ha escrito un prólogo para editar mis baratijas!.

El seudónimo de Víctor Gálvez despertó general curiosidad y el escritor se empeñó vanamente en ocultarse tras él, más cuando publicó sus "Memorias de un viejo" pocos ignoraban que Víctor Gálvez era el ilustre diplomático autor de El Virreinato del Río de la Plata, La Patagonia y Las tierras australes del continente, más otras obras fundamentales de la historiografía argentina.

El historiador José Luis Busaniche culmina diciendo: "Aquel viejo de 1885, alcanzó, por ventura, una gloriosa ancianidad, pero muchos años después de publicado su libro. El Dr. Vicente Quesada falleció en 1913, dejando una magnífica labor histórica y después de prestar a su país los más altos servicios en la diplomacia y en la formación general de su cultura".

 

 Bibliografía:

Busaniche José Luis: "Prólogo del texto Memoria de un viejo" Ediciones Solar. Bs. As.1942.

 

Quesada. Cortada. Topografía:

Corre de N. a S. desde 4600 al 4699 a la altura del F.C. Mitre a Santa Fe y Tucumán, límite del municipio Zona Norte.

Se le impuso ese nombre por D. 24606 del año1960.

Recuerda al escritor, funcionario y diplomático Vicente E. Quesada (1830 - 1913), cuyo seudónimo literario es Víctor Gálvez.