PEYRANO IRMA (1917- 1965)

Pese a su prematura desaparición y reducida obra, ocupa un lugar preponderante entre los exponentes de la Generación del 40, notándose una acentuada influencia de Neruda y Rilke.

D´Anna rescata una definición de la propia poetisa  quien expresara: "La propia verdad es lo único novedoso que puede permitirse el hombre que ha creado su mundo, en base a ella".

 Irma Peyrano nació en Chiávari, Italia, porque su madre estando embarazada debió partir para la tierra de sus padres por razones de salud y la niña nació en esas colinas, donde abundan los olivos, viñedos y castaños y donde cundía por entonces el continuo temor a las bombas de la guerra.

 

Nos dice Delia Crochet: "En ese pintoresco lugar creció Irma experimentando el descubrimiento  de un elemento sustancial: el mar" hasta que un día recibiera en tierra argentina un certificado del “CEMLA Centro de Estudios Migratorios Latinoamericanos"que hacía constar que Irma Peyrano, de nacionalidad italiana , procedente de Génova, llegó a Buenos Aires el 5 de diciembre de 1920 en el buque Formosa". Con ella regresaron su madre y sus dos hermanos"

 

Su padre probó fortuna de mil modos, almacén, criadero de pollos, bar y restaurante en San Lorenzo y Santiago, además de sodería, hasta que optó por afincarse en la calle San Luis 3854, en  el barrio conocido por Echesortu que  desde entonces mostraba movimiento de gente y ruido de tranvías.

 

Como a los niños de la familia les gustaba leer y estudiar, la madre tomó la decisión de mandarlos  a la Societá Dante Alighieri, donde las notas de Irma con solo 12 años evidencian una clara inclinación por la gramática, lectura,  dictado y composición, tanto en el programa italiano como en el nacional,  al obtener las mejores calificaciones y hacia 1930 comenzaría a enviar colaboraciones a la página infantil del diario " La Tribuna" firmando desde su niñez con el seudónimo de Gringa y escudada en ese apodo podía expresar su interior, así afirmó: "De lo que menos adolezco es de entusiasmo, de optimismo hacia la mejora de mi escasa inteligencia".

 
Atesoraba sus trabajos en lo que ella denominaba" mi pequeño y pobre álbum".

Según declara su hermana Sara a la autora del artículo: "Irma Peyrano, el misterio" - ella cambió al llegar a los quince o dieciséis años.

Se hizo más independiente, mientras yo  era maestra agraria, Irma estando  afuera, me escribía encabezando las cartas con  la misma expresión "Mi llorosa hermana", dándose  sin proponérselo una idea de superioridad literaria.

Todos teníamos la impresión de estar ante un ser importante -  en efecto vivía la magia de los libros y  esa magia la practicaba sin descanso, viviendo su conocimiento en la biblioteca del Consejo Nacional de Mujeres, instituto donde continuó sus estudios secundarios, lo que hoy es Escuela y Biblioteca de la Asociación de Mujeres de Rosario.

 

Irma quedaba muy bien rodeada de hombres ilustres de la literatura, quienes  no sólo la admiraban y respetaban ; sino le tenían afecto.

En la década del 40 al 50 produjo sus dos libros editados en vida: "Cuerpo del canto" (1947)  y "Dimensión del amor" (1951).

Alba Maritano señala. "Hay dos actitudes extremas en poesía que consisten esencialmente en mirar, por un lado, por otro, mirarse. La fluidez y los conmovidos acentos de la poesía de Irma Peyrano pueden llevarnos a creer que se inclina hacia la segunda actitud, pero una lectura más atenta nos advierte que su mirar es doble. Es un mirar y mirarse al mismo tiempo. Es penetrar en las cosas sintiéndose formar parte de ellas, instituyéndose un elemento natural más, no perdiendo vista a las cosas por mirarse, ni perdiéndose de vista a sí misma en su verso auscultador del mundo".

 

 

Bibliografía:
Crochet Delia: "Irma Peyrano, el misterio". Artículo del diario "la Capital" en su edición del 24 de agosto de 2003.
Información tomada del fascículo "Las luces de la cultura". Vida Cotidiana Rosario 1930/ 1960. Pág.155.

 

Peyrano Irma. Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S.  desde 2600 hasta 3199 a la altura de Palestina2400 y  Bulevar  Bouchard 2500.  Parquefield.
Carece de designación oficial.
Recuerda a Irma Peyrano (1917- 1965) donde hoy familiares y  escritores de Rosario recuperan los días y los trabajos de una poetisa tan importante y tan poco  valorada en su enorme capacidad literaria.