PERICLES (495 A. C.- 429 A. C.)

Pericles nació alrededor del 495 a. C., en el demo (demarcación) de Colargos, justo al norte de Atenas.


Era hijo del político Jantipo, quien, si bien había sido condenado al ostracismo durante los años 485 o 484 a. C., volvió a Atenas para dirigir el contingente ateniense en la victoria griega de la Batalla de Mícala solo cinco años después.


La madre de Pericles, Agarista, era parte de la poderosa familia de los Alcmeónidas, y sus conexiones familiares jugaron un papel crucial en el comienzo de la carrera política de Jantipo. Agarista era sobrina del reformista ateniense Clístenes.


Según Heródoto y Plutarco, Agarista soñó, algunas noches antes del nacimiento de Pericles, que daba a luz un león.


Una interpretación de esta anécdota es que el león es el símbolo tradicional de la grandeza, aunque la historia también puede estar haciendo alusión al tamaño inusual del cráneo de Pericles, que se convirtió en el objetivo habitual de los comediantes contemporáneos, llegando a recibir el apelativo de “cabeza de pera”.


Si bien Plutarco asegura que esta deformación era el motivo por el que Pericles siempre era representado con casco, éste no era exactamente el motivo, sino que el casco era el símbolo de su rango oficial como estratega.


Pericles pertenecía a la tribu local de Acamantis y sus primeros años fueron silenciosos. Un joven introvertido que huía de apariciones en público y prefería dedicar su tiempo a los estudios.


La nobleza de su familia y su nivel económico le permitieron proseguir su inclinación hacia los estudios.


Aprendió música de los maestros de su tiempo (Damón o Pitocleides podrían haber sido sus profesores) y se considera que fue el primer político en atribuir una gran importancia a la filosofía.


Disfrutó de la compañía de los filósofos Protágoras, Zenón de Elea y Anaxágoras. De este último particularmente llegó a convertirse en un buen amigo y en una gran influencia  en su calma y autocontrol proverbial.


 La forma de pensar de Pericles, así como el carisma que tenía en su retórica podrían haber sido en parte una consecuencia del énfasis filosófico en la calma emocional al enfrentarse a los problemas, y del escepticismo sobre el fenómeno divino.


Pericles tuvo tanta influencia en la sociedad ateniense, que Tucídades, un historiador coetáneo, lo denominó como “el primer ciudadano de Atenas”.


Pericles convirtió a la Confederación de Delos en el Imperio ateniense, y dirigió a sus compatriotas durante los primeros dos años de la Guerra del Peloponeso.


 El período en el que Pericles gobernó Atenas  es conocido como el Siglo de Pericles, porque promocionó las artes y la literatura. Por esta razón Atenas tiene la reputación de haber sido el centro educacional y cultural de la Antigua Grecia.


 Comenzó un ambicioso proyecto que llevó a la construcción de la mayoría de las estructuras supervivientes en la Acrópolis de Atenas, incluyendo el Partenón, así como de otros monumentos como los Propileos.


Discípulo de Anaxágoras de Clazómenes y de Zenón de Elea, fue amigo de Fidias y atrajo a Atenas al arquitecto Hipodamo de Mileto, al filósofo Protágoras, y al historiador Heródoto.
En su época brillaron Sófocles y Eurípides —máximas figuras del teatro griego— y se destacó el círculo de Aspasia.


Su programa embelleció la ciudad y sirvió para exhibir su gloria, a la vez que dio empleo a muchos ciudadanos. Además, Pericles defendió hasta tal punto la democracia griega que algunos de sus críticos le consideran populista.


En la primavera de 472 a. C., Pericles presentó la obra de teatro Los persas de Esquilo en las Dionisias como lo que entonces se conocía por liturgia (una obra privada financiada por un particular con la finalidad de servir al bien público). Con ello demostraba que en ese momento era uno de los hombres más poderosos de Atenas.


Como  jefe del partido democrático, fue un  acérrimo rival de Cimón  y en el año 463 a. C. Pericles dirigió la acusación contra Cimón, el líder de la facción conservadora, tildándolo de negligente  en la defensa de los intereses de Atenas en Macedonia.


Aunque Cimón fue absuelto, esta confrontación demostró que el principal oponente político de Pericles era vulnerable.


En el año 461 a. C., Pericles consiguió eliminar a su gran oponente mediante la utilización del ostracismo.


La acusación para ello fue que Cimón había traicionado a la ciudad por haber actuado como un amigo de Esparta, una acusación que era muy frecuente enarbolar frente a los políticos de la facción conservadora.


Incluso después del ostracismo de Cimón, Pericles continuó llevando a cabo y promocionando una política populista con gran carga social.


Después de la muerte de Cimón, también condenó a Tucídides (hijo de Melesías, no el historiador) al ostracismo.

Fundó en sólidas bases la potencia naval y colonial de Atenas, sometió la isla de Eubea en 446 a. C., la de Samos en 440 a. C. e hizo tomar parte a Atenas en la Guerra del Peloponeso.
Plutarco dice que Pericles se mantuvo como el primero entre los atenienses durante cuarenta años.


 Si esto fue así, entonces Pericles debió haber tomado una posición de liderazgo hacia la década de 460 a. C. Durante estos años luchó por mantener su privacidad y trató de presentarse como modelo para sus conciudadanos. Por ejemplo, a menudo rehuía los banquetes, procurando ser frugal.


El líder del partido y mentor de Pericles, Efialtes de Atenas, propuso una brusca reducción del poder del Aerópago. La Ekklesía (la asamblea ateniense) aceptó la proposición de Efialtes sin demasiada oposición.


 Esta reforma señaló el comienzo Constantine Paparrigopoulus, uno de los más importantes historiadores griegos modernos, argumenta que Pericles buscaba la expansión y estabilización de todas las instituciones democráticas. Por ello, impulsó una legislación que garantizaba a las clases más bajas el acceso al sistema político y a los oficios públicos, de los cuales habían sido apartados anteriormente debido a sus medios limitados o a su humilde condición.


El partido democrático fue gradualmente volviéndose el partido dominante en la política ateniense, y Pericles se mostraba dispuesto a seguir una política populista para mantener a la gente de su lado.


De acuerdo con Samos, Pericles creía que era necesario elevar al Demos, en el que veía la fuente del poder ateniense y un elemento crucial en el dominio militar de Atenas. La flota, sin duda la espina dorsal del poder de Atenas desde los días de Temístocles, estaba compuesta casi en su totalidad por miembros de las clases inferiores.


El asesinato de Efialtes en el año 461 a. C. preparó el camino para que Pericles consolidara su autoridad. A falta de una oposición fuerte  el indiscutible líder del partido democrático se convirtió en el indiscutible gobernante de Atenas. Se mantuvo en el poder casi de forma ininterrumpida hasta su muerte en el año 429 a. C.

 

Bibliografía:

La establecida en el texto.

Cohen R: Historia de Grecia. Barcelona. Ed. Surco, 1858.

Fustel de Coulanges N.: La ciudad antigua. Buenos Aires, Emecé, 1957.

 

Pericles.Pasaje.Topografía:

Corre  de N. a S. desde J. M. Gutiérrez a Esteban de Luca.

 Se le impuso ese nombre por D. 21862 del año 1958.

Recuerda al estadista ateniense, importante e influyente político y orador de su época. Fue el principal estratega de Grecia. Un hombre virtuoso que convirtió a la Confederación  de Delos en el  poderoso imperio ateniense.