PASCUALI PATRICIA (1961- 2008)

A los 51 años, falleció en Rosario, su ciudad natal, la historiadora Patricia Pascuali, biógrafa de San Martín, investigadora rigurosa y escritora que en los últimos años había alcanzado notoriedad por su obra.


Falleció el sábado último, víctima de un edema pulmonar, pocas horas antes de un acto en el que la Masonería Argentina la iba a distinguir en Buenos Aires con la Orden al Mérito, en reconocimiento a su actuación en el campo de la historiografía.


Identificada siempre con la ciudad de Rosario, se graduó de profesora de historia en el Instituto Nacional Superior del Profesorado de esa ciudad y obtuvo la licenciatura y el doctorado en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, con una tesis sobre Santa Fe en la instauración del orden liberal (1860-1868).


Además, fue investigadora del Conicet y ejerció la docencia universitaria y en escuelas secundarias. Miembro correspondiente de la Academia Nacional de la Historia, fue premiada por su libro San Martín en el ostracismo: profecía, silencio y gloria, la primera obra que dedicó al estudio de la vida del Libertador.


Sin pertenecer a la institución, había sido la primera mujer en ser invitada a una reunión abierta, en 1996, para dar una conferencia sobre Daniel Infante, un republicano socialista español que fue periodista e intendente de Rosario en 1912.


Además de los cargos docentes arriba mencionados integró otras funciones  y membrecías: Miembro de la Academia Sanmartiniana del Instituto Nacional Sanmartiniano. Miembro del Instituto Nacional Belgraniano y Rectora de cátedra en el Instituto Sarmiento de Sociología e Historia, entre otras instituciones.


Defendió sus posiciones historiográficas, sin rehusar las polémicas que se suscitaron alrededor de ellas, entre estas es bueno conocer La Réplica  de Pacho O’ Donnell, acerca de su forma de criticar ciertos hechos históricos:


“Debo confesar que Patricia Pascuali me ha decepcionado. No la imaginaba enrolada entre quienes ‘suponen-saber-qué-es-lo-que-los-demás-deben-hacer”. Sobre todo cuando se trata, nada menos, que de andar en busca de la identidad nacional.  Así tituló su columna publicada en el último número de “Veintitrés” en la que descalifica los que considero  síntomas de mayor o menor valía, pero síntomas al fin, de una creciente necesidad de argentinas y argentinos de incorporarse a una historia lo más verdadera posible. Ello es, claro, consecuencia de la gravísisima crisis que nos desvasta y que obliga a pensar cómo hemos llegado a tal situación.”


 Es esta la razón principal de que haya lectores deseosos de leer libros que plantean una versión alternativa a la historia que nos han enseñado y que sabemos al servicio del proyecto centralista, elitista, porteñista y liberal de los vencedores de nuestras guerras civiles y sus continuadores.


Es ésa la razón y no la presencia en programas de televisión o radio ya que la secuencia es a la inversa: estos incorporan a quienes han demostrado interesar y convocar.


Pascuali no debe descalificarse a la multitud que llenó la Plaza el 25 de mayo, tampoco a quienes dedican tiempo a coser la bandera más grande mundo ni a la que ha hecho del revoleo de su poncho una contraseña de fervoroso amor por nuestro folklore.
Mucho menos a quien compone una versión del Himno Nacional más accesible a nuestra juventud que la tradicional de banda militar y tenor engolado.


En cuanto a la versatilidad de escribir textos sobre el Che y Rosas (¿son tan disímiles?) o sobre San Martín y Bolívar, es cierto que la Pascuali sabe de ello pues ha dedicado sendos valiosos libros a San Martín, el militar, y a Nicasio Oroño, el educador.


Es posible que, como afirma la autora, se trate de una búsqueda errática de nuestra identidad,  pero es búsqueda al fin. Que no parece preferir textos de investigación histórica, como los de la Sra. Pascuali.


Yourcenar, Madariaga, Galeano, nutren dichas filas internacionales. Entre nosotros, sin duda, Félix  Luna ha sido el pionero y el maestro de la difusión, y es mérito de la pluralista  Academia Nacional de la Historia haberlo incorporado como uno de sus miembros.


Finalmente quiero agradecer a Patricia Pascuali que me haya incluido en la “bolsa” de sus denostados en la nota de marras: Jorge Lanata, Felipe Pigna, Charlie García, José García Hamilton, Soledad, la Bersuiit  Vergarabat, varios de ellos son mis queridos amigos y a todos ellos los admiro.


Más reitero, Patricia Pascuali nunca hizo caso omiso a las críticas  de sus contemporáneos historiadores, sobre la forma particular de ver ella.

 

Bibliografía:
La expuesta en el texto, fue extraída de Editorial Municipal de Rosario, creada en 1992, dependiente de la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario.

Pascuali. Pasaje. Topografía:
Pasaje que provisoriamente lleva el Nº14100 de orientación N.S paralelo y contiguo a la calle Mensajerías a la altura de calle Schweitzer.
Se le impuso ese nombre por O.08423 del año 2009.
Recuerda a la Historiadora rosarina Patricia Pascuali (1961-2008), profesora, licenciada y doctora en Historia. . Coautora de los libros "Rosario, política, cultura, economía, sociedad", (dos volúmenes) e "Historia de Santa Fe", editada en 1993.