PASCUAL ROSAS

Cualquier persona usa el derecho de transcurrir su vida de la manera que más le gusta. Cumple con su cuota de trabajo dentro de la sociedad, ejerce su vida de relación, usa el tiempo libre  con actividades a elección, es profesional, empleado, artista o político,  simplemente contempla la vida con simpleza o bien decide alimentar una pasión que es primordial para vivir.

 Así don Pascual Rosas fue, es y será por siempre en la historia de nuestros gobernadores como un hombre democrático austero, amante de las libertades humanas y  mandatario de compromiso casi místico con la gente , aunque su acción gubernativa se vio obstaculizada por los embates de la política.

El 11 de mayo de 1860 concluyó el mandato provincial a cargo del porteño Rosendo Fraga, quien hostigado por la prensa , presentó su renuncia  a la Cámara de Representantes de la provincia -   declara el historiador Miguel Angel De Marco en su Historia de Santa Fe. Rosario 1992. Pág. 84 y sig.

Secundado por el Dr. Simón de Iriondo como ministro de gobierno, enfrentó con valor y determinación los embates de las tendencias políticas antagónicas y el viejo sabio apuntó solamente al bienestar de su pueblo convirtiéndose en el paladín de los hombres de bien labrando el destino de la provincia a su cargo.

Pese a la precaria situación del erario público fundó el Hospital de caridad de Santa Fe, estableció el régimen municipal en toda la provincia, nombrando jefe político de Rosario a personas dignas como don Luis Lamas  y jefe de policía a don Martín Fragueiro.

Propició una mejor cultura para adolescentes fundando  el Colegio de los jesuitas de nivel secundario en Santa Fe, hoy llamado de La Inmaculada, mientras a Rosario llegaban de Europa 26 religiosos de la Orden de San Francisco para el convento de San Lorenzo.

Fue un trabajador incansable por la estabilidad provincial a tal punto que con extrema honestidad desplazó los aportes de los impuestos  santafesinos para paliar los desastres del terremoto de Mendoza , acaecido el 20 de marzo de 1861.

Hombre de profunda fe cristiana auspició la construcción del templo de nuestra ciudad, hoy llamado San José, el 15 de agosto de 1861. Colocóse la piedra fundamental bajo su asistencia y padrinazgo.

Durante su gestión, el ámbito político de Buenos Aires era una verdadera caldera porque se rompió el pacto de Unión de 1959 y el convenio del 6 de junio de 1860.

El gobierno de la Nación debió sofocar tal sedición aunque fuese por las armas, declarando estado de sitio en todo el país y otra vez los ejércitos confluyeron en territorio santafesino y en las proximidades del arroyo Pavón se dio la célebre batalla del 17 de setiembre de 1861, donde resultó vencido el general Urquiza.

La ciudad de Rosario, a la que había concurrido el presidente Derqui para  tratar de reorganizar el ejército, fue tomada por las tropas vencedoras de Mitre.

Éste no tenía afinidad política con el gobernador Pascual Rosas, quien se retiró hacia el Chaco el 4 de diciembre, asumiendo el jefe de policía de la ciudad capital, don Tomás Cullen.

Veinte días después Mitre colocó interinamente en la gobernación a don Domingo Crespo.

 

Bibliografía:
La expuesta en el texto.

Pascual Rosas. Calle. Topografía:
Corre de N. a S. desde 400 hasta 2599, a la altura de Urquiza 4500; Córdoba 4500; Viamonte 4500.
Se le impuso ese nombre por O. 30 del año 1905.
Recuerda al gobernador de nuestra provincia, don Pascual Rosas, quien ejerciera el poder  con verdadera  honestidad y criterio.