PALAU ANTONIO DANIEL (1896 - )

El arte  ha vivido y vivirá siempre a través de los tiempos, dejando en el espíritu de los pueblos, una cultura sensible, más una magia  y un encanto indescriptibles.

La ciudad de Rosario, caratulada como ciudad, hija de su propio esfuerzo, no sólo contó con hombres que unieron el  trabajo y el capital, sino también con hombres protagonistas en el campo cultural y artístico: músicos, literatos, escultores  y pintores.


Artistas que con un don superior plasmaron en la tela, el mármol o el papel el vuelo de su espíritu que serían un orgullo para la ciudad del cereal.


Uno de ellos fue Antonio Daniel Palau.


En “El libro del Rosario (1725 – 1925)” publicado el 4 de octubre de 1925 por Natalio Ricardone, Julio Torres Portillo y M.J. Velloso Colombres hacen referencia de Palau, de este modo: ¨”Este joven  artista nació en Rosario en 1896.


El deseo imperioso, impuesto por su severidad estética, le llevó a estudiar escultura  a Valencia y Madrid y después de obtener varios premios en la madre patria regresó a nuestro país en  1919.


En las horas presentes, podemos admirar varias obras suyas en el Salón de Otoño. Pero no son solamente  las del Salón Rosario, los productos de su arte que pueden apreciarse públicamente pues es el autor del busto de Carlos Gallini, el maquinista héroe, que posee la Sociedad de Maquinistas  y Foguistas y son de él también diversas y apreciables esculturas que existen en nuestra necrópolis.


Además ha ejecutado – por haber vencido en los correspondientes  concursos – los bustos de la Sra. Rosario Alcorta de Tietjen y del maestro Manuel Olivera.

A pesar de su juventud, su arte tiene la suficiente y necesaria solidez que aunada a su serenidad personal le permite exteriorizar en forma propia e incnfundible los sentimientos que se agitan en su espíritu.

Cuando un artista llega a obtener este triunfo sobre sí mismo es que ya se acerca a la comprensión total de sus arte y que sólo necesita la  ayuda del tiempo – maestro del hombre – para honrar al trabajo o a la vida dejando un trabajo perdurable.


Las demostraciones juveniles  de la escultura de Palau permiten augurarle, con justicia, triunfos más grandes y la realización  de una obra fecunda  y bella de la que podrá enorgullecerse su ciudad nativa.”

 

Bibliografía :

La expuesta en el texto.

 

Palau. Pasaje. Topografía:

Corre de N. a S. desde 2600 hasta 2699, a la altura de Bv. 27 de Febrero 4000.

Carece de designación oficial.

Recuerda al escultor Antonio Daniel Palau, artista rosarino de las primeras décadas del siglo XX.


Bibliografía :

La expuesta en el texto.

 

Palau. Pasaje. Topografía:

Corre de N. a S. desde 2600 hasta 2699, a la altura de Bv. 27 de Febrero 4000.

Carece de designación oficial.

Recuerda al escultor Antonio Daniel Palau, artista rosarino de las primeras décadas del siglo XX.