PALACIOS HÉCTOR ELOY (1909-1987)

La “Magia del éter”
La irrupción de la radiofonía iba a producirse como fenómeno de repercusión masiva en la ciudad de Rosario, en la década del 30’ para ir convirtiéndose poco a poco en un ingrediente cuya usencia era indispensable en las viviendas de los rosarinos, para muchos de los cuales el aparato de radio era el único medio de comunicación del mundo cuando no se tenía la lectura de los diarios.


LT3 Radio, sería la pionera de la difusión, aun cuando sus orígenes estuvieron ligados inicialmente a los intereses de un fuerte sector agrario regional- el nucleado primero en el centro de acopiadores y luego en su sucesora, la sociedad rural de socialista necesaria para informar a los acopiadores de granos, que luego comercializarían.


Esa brocatel que emitía sus informaciones, primero desde Maipú 836, luego desde Santa Fe 1270, y posteriormente desde Pte. Roca 770, contaba con un transmisor de 10kw que resultaba suficiente para que las emisiones fueran recibidas en las localidades cercanas a Rosario, hasta convertirse definitivamente en 1928 LT3 Radio Cerealista de Rosario.
El  micrófono de LT3 sería meta de muchos artistas populares de todo género, como el caso de Héctor Palacios.


Héctor Palacios, cuyo nombre completo era Héctor Eloy Eguía Palacios fue un cantor, autor y compositor argentino de tango nacido el 20 de marzo de 1909 en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe.


Su familia, entre las que había varios músicos, alentó su vocación artística y a los 11 años hizo sus primeras incursiones en el escenario: en el Royal Park en su ciudad natal, en algunas funciones de Cuando un pobre se divierte, de Alberto Vaccarezza.


A los 14 años cantaba junto a Agustín Magaldi -no a dúo, sino cada uno por separado- en giras por pueblos del interior de su provincia sustentadas mediante rifas que hacían antes de la actuación.


Su carrera como cantor tiene a continuación algunos baches hasta que en 1930 llega a cantar en radioemisoras de Buenos Aires: en LR5 (primero Radio Brusa y luego Radio Excelsior), después en LR7 Radio Buenos Aires, y nuevamente en LR5.


Hizo actuaciones en el Teatro París y dos años después pasó a LR9 Radio Fénix.


Su carrera profesional siguió exitosamente en salas de Buenos Aires y de Montevideo y en presentaciones en diversas radios, incluyendo LP6 Radio Casa América, LS6 Radio del Pueblo, LS2 Radio Prieto y LS8 Radio Stentor.


El 7 de abril de 1933 participó junto a más de treinta primeras figuras de la música y el teatro –incluyendo a Carlos Gardel- de un festival artístico en el Teatro San Martín, con una transmisión fuera de lo común en esa época por cuatro radios en cadena, a beneficio de Raúl Riganti y Antonio Gaudino para posibilitarles su participación en las 500 Millas de Indianápolis.


En la década de 1940 Palacios hace giras por localidades del interior de Argentina y presentaciones en Montevideo, en Buenos Aires y por diversas radioemisoras.


 A comienzos de los 50’ hace una extensa gira –que se extiende por dos años- por países de América.


Después de que en mayo de 1954 una ley hizo obligatoria la inclusión de artistas de variedades que actuaran en vivo en las salas cinematográficas de más de 800 butacas –la ley llamada del “número vivo”- Palacios fue un gran defensor de esta norma que generaba una importante fuente de trabajo en el gremio.

En 1955 grabó otros cuatro temas en RCA Víctor: la milonga “Muchas gracias mendocino”, un homenaje al campeón mundial de boxeo Pascualito Pérez, el tango “Yo protesto”, la canción “Pájaro chogüí” y una nueva versión de su viejo éxito: Remembranza.


Luego de una extensa gira por América Latina, que incluyó un gran éxito en Cuba, volvió a Buenos Aires y fue retirándose paulatinamente de la vida artística, aunque hizo algunas grabaciones más, así como algunas presentaciones en televisión.


Grabaciones
En marzo de 1936 hizo sus primeros registros para la compañía RCA Víctor que son el tango “A mi madrecita” y el vals “Qué tienen tus ojos”.
El mismo año grabó la marcha “La canción del estudiante”, “el gato polkeado”, “En el lazo”, el tango “Mano a mano” y el vals “Álzame en tus brazos”, en los que alternó el acompañamiento de guitarras con una orquesta. Al mismo tiempo actuó como solista de la Orquesta Típica Víctor, con la que grabó tres piezas.


En 1937 lo contrató el sello Odeon, para el que registró varios temas, incluyendo su gran éxito como intérprete: el tango Remembranza, de Melfi y Battistella.

Trabajos en cine
En 1938 hizo su debut en cine en El casamiento de Chichilo dirigido por Isidoro Navarro y en 1940 y 1941 fue la primera figura en dos filmes de Julio Irigoyen: “El cantor de Buenos Aires” (lema con el que se identificará a partir de entonces) y “El cantar de mis penas”.


Trabajó más adelante en otros filmes, incluyendo “Se acabaron las mujeres” rodado en México en 1946, junto a Vicente Padula con la dirección de Ramón Peón, filme donde Palacios aparece vistiendo un frac que había pertenecido a Gardel.


Su última aparición en cine fue en 1956 en “Bendita seas” dirigido por Luis Mottura.

Valoración
Su voz tenía registro de tenor, con un vibrato natural de excelente rendimiento en las notas graves y dentro de un estilo de interpretación original.


Fue imitado más adelante por otros cantores en los años treinta, lo proyecta pronto como un interesante “cantor nacional” capaz de fluctuar con solvencia entre la música ciudadana y la rural, aunque decididamente volcado hacia el tango.


Nuestro biografiado falleció en la ciudad de Buenos Aires el 6 de abril de 1987.

palacios.html


 

Bibliografía:
“Entre síncopas y canyengues” Artículo de la publicación “Vida cotidiana” de Rosario, 1930-1960, pág. 3.


Palacios. Calle. Topografía:
Corre de N. a S. a la altura de Salvat 2700.
Se le impuso ese nombre por O. 9.892 de agosto 2018.

Recuerda a Héctor Eloy Palacios (1909-1987), cantor, autor y compositor argentino de tango.