OLIDEN MANUEL LUIS de (1783 – 1869)

Como otros tantos patriotas que en su tiempo gozaron de reconocimiento y admiración por sus actos, el olvido ha caído sobre el nombre de Manuel Luis de Oliden.

La Historia tiene una deuda con este multifacético argentino: abogado amante de la libertad de los pueblos, miembro de comisiones notables, funcionario público y militar.

Hijo de una de las familias más opulentas y tradicionales de Buenos Aires, donde nació en 1783 y se educó en la misma hasta pasar a completar sus estudios en  Chuquisaca.

Graduándose de doctor en leyes en la Universidad de Charcas, ejerció su profesión desempeñándose simultáneamente  como jefe de milicias.

Los hechos políticos acaecidos el 25 de mayo de 1810 proyectaron sus efectos en las relaciones sociales y laborales del momento.

Los hombres del centralismo porteño debieron afrontar el descontento del interior, por ello debieron mandar expediciones emancipadoras.

Entonces Oliden en 1812 formó el cuerpo de “Decididos voluntarios” que equipó de su peculio al ejército del general Belgrano en Salta, cuerpo al que se incorporaría siguiendo su campaña hasta el ingreso a Potosí.

Servicios y circunstancias que le valieron el título de coronel honorario.

El 19 de mayo de 1815, fue nombrado gobernador intendente de Buenos Aires, cargo que empeño hasta el 2 de julio de 1818.

Al término de su período gubernamental, el directorio expidió un decreto elogiando su significativa administración.

En 1816, fue designado convencional al Congreso de Tucumán, “honor que declinó” tomando a su cargo varias circunscripciones para la remonta del ejército en los cuarteles que componían la ciudad y sus arrabales.

Según los historiadores Adrián Beccar Varela y Enrique Udaondo, Buenos Aires 1910: “Tocole también presidir varias asambleas tumultuosas de la población en las que quedaba indubitablemente demostrado su agudo pensar y sus condiones de respuesta a las inquietudes populares, asumiendo la administración de la lotería, policía, alumbrado, sanidad, etc., en medio de una gran escasez de recursos.”

En 1820, año de anarquía para la patria cuando aparecieron en  el escenario político los caudillos; Oliden fue electo Ministro de hacienda y auditor de guerra siendo comisionado por los gobernadores de Santa Fe, Estanislao López y por Ramírez,  el de Entre Ríos, para poner término al encono entre sus provincias y Buenos Aires, cuya convención de paz se firmó el 24 de junio de 1820.

 En ese pacto Oliden,  sereno, ecuánime, defendió las revoluciones de los pueblos con tolerancia en el lenguaje y cortesía exquisita para el logro de la paz.

En ese mismo año, El Cabildo de Luján lo comisionó como representante en sus gestiones que realizara la legislatura de la provincia.

Retirado de la vida pública, cuando el tiempo  había llenado  de nieve sus sienes y debilitado sus energías, murió en la Capital Federal el 15 de febrero de 1869.

 

 

 

Bibliografía:
La establecida en el texto.

 Oliden. Pasaje.Topografía:
Corre de E.  a O.  entre las calles san Lorenzo y Santa Fe  desde Río de Janeiro a Servando Bayo, en el barrio Ludueña.
Se le impuso ese nombre por D. 24209 del año  1959.
Recuerda a Manuel Luis de Oliden (1783 – 1869) verdadero patriota que apoyó la Revolución de Mayo.