OLGUÍN ODISEO de (1862 – 1923)

Nació en Rosario en 1862 en el seno de una familia sólida económicamente y muy culta, , pues su abuelo materno fue Sir Edward John Relawny había sido amigo íntimo de los poetas Shelley y Lord Byron , cuyas biografías escribió.


El niño bajo la influencia de sus ancestros mostró tempranamente capacidad literaria, la que cambiaría después por materias técnicas.
Sus padres al descubrir su inclinación adolescente lo enviaron al Viejo Mundo a fin de asistir a la universidad para el logro de título de ingeniero.


Cursó estudios en Gran Bretaña y Alemania quedando deslumbrado por la invención de Jorge Stephenson, de la locomotora Blucher , capaz de arrastrar 8 vagones con el peso de 30 toneladas a una velocidad de 6,5km /hora.


Habían transcurrido 30 años desde tal descubrimiento, más pensó traerlo a la Argentina.


A su regreso alrededor ede n 1886 ya estaban las ubicaciones de las principales estaciones ferroviarias: la Gran Central del Central Argentino que unía Rosario con Córdoba,, en Corrientes y Weelwright (1871), la de Buenos Aires y Rosario o Sunchales hoy Rosario Norte (1886), la se habían inaugurado líneas ferroviarias: en 1857 desde Parque a Floresta y el Central Argentino que unía Rosario con Córdoba, más el del Oeste Santafesino ( hoy Parque Urquiza) 1883, que unía Rosario con la Candelaria, , más Olguín a pesar del “boom ferroviario” existente, como hombre de decisiones rápidas y efectivas se presentó al Presidente de la República, Julio Argentino Roca a fin de ofrecerle su capacidad técnica adqquirida en Europa.


A la cabeza del departamento Nacional de Ingenieros llevó a cabo notables iniciativas como tendido de líneas, elevación de puentes y empleo de locomotoras hasta creó un sistema automático de señales desde el interior de los coches que fuera empleado adoptado por el gobierno británico.


Ayudó a consolidar junto con el ferrocarril pueblos que surgían lo largo del recorrido de las líneas férreas, impulsando a colonizadores a levantarlos.

También realizó estudios de subsuelo de la ciudad Buenos Aires para el establecimiento de una red de cañerías de la Compañía de Gas del barrio de Belgrano.
Olguín sabía que el empleo del gas sustituyente del empleo del carbón disminuiría el humo, sabiendo que tal hecho tanto preocupaba a los europeos de entonces.

En 1909 la primera usina llamada “Sociedad de Iluminación a Gas” levantada en 1854 se convirtió en “Sociedad Primitiva de Gas” empresa fundada por su padre, con la que la Municipalidad de Buenos Aires firmó un acuerdo por 20 años para alumbrar calles particulares, edificios públicos y crear calefacción.
Se fijó también un poder calorífico especial y una presión mínima, la que sería modificada al producirse la Primera Guerra Mundial.

Esto significó un verdadero exponente del progreso porteño, mientras en Rosario en 1867 la Corporación Municipal había firmado un contrato con Leopoldo Arteaga para instalar sólo el alumbrado público. Con anterioridad la iluminación había sido a vela primero y a kerosene después.

Volviendo al ingeniero Olguín después siguió prestando sus servicios a los presidentes Carlos Pellegrini y Roque Sáenz Peña.

Murió el 14 de febrero de 1823.

Bibliografía:
Aldao de Díaz: “Recuerdos de antaño”. Ed. Peuser, 1931.
Carrizo C: Imagen y jerarquía de Rosario. El Círculo. 1940.
Devoto: Consideraciones sobre el urbanismo aplicadas a Rosario, El constructor rosarino. Enero1929.

Olguín. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. desde el 2300 hasta 2399 a la altura de Santiago al 4300 con salida a la calle Aldana.
Se le impuso ese nombre por D. 4670 del 16 de setiembre de 1977.
Recuerda al ingeniero rosarino Francisco Odiseo de Olguín (1862 -1923) que después de cursar estudios técnicos superiores en Europa dio impulso al ferrocarril y servicios de gas en nuestro país.