NEWBERY JORGE (1875 - 1914)

 

Jorge Newbery ocupa el primer lugar entre los héroes populares argentinos del siglo XX. Así fue reconocido por su brillante participación en importantes eventos que contaron con la simpatía y el entusiasmo de la mayoría de sus compatriotas, particularmente en lo relacionado con el vuelo aerostático y mecanizado, punto de partida hacia la consolidación de nuestra Aeronáutica, de la cual fue precursor.

Nacido en Buenos Aires en el seno de una familia acomodada económicamente, heredó la intrepidez de su padre que muy precoz había intervenido en la Guerra de Secesión norteamericana obteniendo una medalla al valor por su actuación en la batalla de Gettyburg.

Recibido de bachiller a los 16 años quiso estudiar algo nuevo y misterioso para la época: electricidad y se inscribió en la Universidad de Cornell, pasando dos años más tarde al Instituto Drexel de Filadelfia, para asistir a las clases del famoso inventor Thomas Alva Edison.

A los 21, desembarcó en su tierra natal con el flamante título de ingeniero electricista y ese mismo año sernombrado jefe en la Compañía Luz y Tracción del Río de la Plata, puesto que dejó para servir como civil en la Armada.

En el Departamento Industrial del Otto Krause, también tuvo ocasión de dictar cátedra sobre nuevas disciplinas.

"Tenía dos obsesiones: "hacer de todo y hacerlo bien". Fue la de Newbery una existencia prolífera, imbuida de inquietudes positivas, así de un viaje a Estados unidos trajo el boxeo de tipo caballeresco, comenzándolo a difundir sosteniendo prácticas y exhibiciones.

Fue vencedor de los torneos boxísticos organizados por el German Gymnasium, el Jockey Club y el Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires; primer premio en el torneo sudamericano de florete (1901), vencedor del encuentro con Berger ( campeón francés de espada) (1907); dueño del récord de velocidad en cuatro remos largos; vencedor del encuentro con el campeón Milo Zavattaro en lucha grecorromana (1903); puntero en varias regatas de vela del Tigre Saling Club ( con el cúter Snaper, 1906) Se lanzó en duelo que por supuesto ganó Newbery al comando de un Brassier de 120 HP, estableciendo una marca promedio en caminos de tierra de 133 Kilómetros por hora.

El debut como globista tuvo lugar en la Navidad porteña de 1907. Mil doscientos metros cúbicos de gas de alumbrado llenaron el alma del Pampero, globo de seda que Aarón de Anchorena había traído de Francia.

1908 fue un año aciago para nuestro intrépido deportista. Según se dijo tenía la idea de echar anclas al casarse con la tucumana Sarah Escalante de 19 años. Aunque esa pasión fue de corta duración porque otros sueños lo dominaban: "los viajes riesgosos".

En 1909, El Patriota, un aerostato adquirido en París por un amigo le devolvió el entusiasmo pues habiendo salido de Belgrano la noche del 27 de diciembre descendió en Brasil en la localidad de Bagué, trece horas después acompañado con el joven político Alfredo Palacios y el actor Florencio Parravicini. El globo Huracán sería mucho más tarde un símbolo.

Más su arrojo no tenía límites cuando aprovechando su licencia de piloto y su flamante adquisición un Morane- Saulnier, el 10 febrero de 1914 alcanzaría los 5500 metros de altura.

Un mes después, serían las seis y media de la tarde en Mendoza incitado por un grupo de jóvenes para que hiciera una demostración acrobática despegó en el aparato de Fels que presentaba una avería. A los seiscientos metros el aparato se desplomó, detrás de los álamos, perdiendo la vida "un guapo del novecientos" como lo llama Oscar Taffetani.

Así se cerraba, en 1914 una de las existencias más extraordinarias del deporte y, por sobre todo de la vida misma.

 

 

Bibliografía:

Taffetani Oscar: " "Un guapo del novecientos. Jorge Newbery. Coraje y leyenda". Artículo del a Revista Nueva. 1994.

"Jorge Newbery, la estética de la aventura". Revista Continente en su edición del 24 de marzo de 1954.

 

Newbery. Avenida. Topografía:

Corre de E. a O. a continuación de la Avenida Sorrento desde la Av. de Circunvalación 25 de Mayo hasta el Aeropuerto Internacional Rosario.

Construida en 1978 como obra de apoyo al Campeonato Mundial de Fútbol 1978. Cruza el arroyo Ludueña por un puente de 54m. de largo.

Recuerda al intrépido deportista argentino Jorge Newbery (1875 - 1914.)