MUZZIO ANGEL (1829 – 1891)

 Por obra de la casualidad en 1911, don Angel Muzzio, por entones dueño de una ferretería en Buenos Aires navegando  por el río Paraná en un precario bote a vela,  descubrió  Rosario - declarada ciudad  apenas  59 años antes por el General Urquiza. –


Por curiosidad  bajó y recorrió sus calles, quedando sorprendido del movimiento febril de la ciudad, sus edificios y paseos públicos.


 Le llamó la atención el edificio del Palacio Municipal, imponente para la época, que había sido construido en 1896 por Gaetano Rezzara.


Observador sagaz,  descubrió que muchos inmigrantes habiendo prosperado, a imitación de significativas construcciones porteñas, vivían  entre las grandes avenidas y el bulevar Oroño en palacetes de diversos estilos predominando el afrancesamiento.

Y a ojo de buen cubero descubrió  que Rosario a partir del Centenario era un emporio comercial que abastecía a los locales y a miles de inmigrantes que llegaban para radicarse o hacían escala en la ciudad  en su traslado definitivo a las colonias.


Los colonos, sin embargo solían volver  una o dos veces por año para comprar artículos de consumo en las grandes tiendas rosarinas.


Sin abandonar sus negocios tradicionales,  los comerciantes más emprendedores ya  habían diversificado su comercialización: se involucraron ela  compra de tierras, usando el capital acumulado.


Reitero: Hombre de reflexión y atento creyó encontrar el lugar apropiado para invertir.


Natural de Susa, Italia, de donde había partido hacia el Río de la Plata en 1849, decidió plantar  el emprendimiento que tenía in mente  bajo el rubro de Angel Muzzio.


Al igual que en  el puerto porteño estableció primero una pequeña herrería y simultáneamente  con su embarcación de   de escaso porte importaba  carbón de Cardiff, más hierro y maderas. Cargamento que no llegaba  a destino porque en ruta era vendido  y transbordado a  un barco de guerra brasileño.


Transacción comercial que repetiría varias veces entre Brasil y Buenos Aires, hasta contar con el capital necesario para abrir  un almacén que estableció sobre calle Córdoba, dedicado a la venta de maderas, hierro y sal.

Sin imaginárselo el negocio se convirtió en poco tiempo en un “estallido comercial” obligándolo a buscar instalaciones más amplias. Don Angel Muzzio abriría después un local sobre San Martín 1142, acoplando nuevos rubros como venta de maquinarias industriales agrícolas.


En 1887, el fundador formó una sociedad  con sus dos hijos Angel y Rómulo y la empresa pasó a llamarse  Angel Muzzio e Hijos. Su hijo menor, Silvio, se unió a la firma en 1895. Sus hijas mujeres si bien estaban financieramente  al  negocio, no formaban parte activa en el manejo del mismo.


 Cuatro años después, 1891 al morir  el fundador, el rubro sería variado, añadiéndose aserradero (que si bien se incendió fue reedificado  sobre calle Independencia (Hoy Maipú)  y San Juan agregando un taller para la construcción de ejes.
 
Más la verdadera extensión del negocio tuvo lugar en 1904 cuando la casa obtuvo la mayor parte de sus maderas del puerto de Pensacola, Ottawa y Nueva Escocia, importando cargamentos enteros y también otras, adquiridas en los  aserraderos del Chaco santafesino.

Para poder atender la demanda de artículos de ferretería, la casa importaba de Inglaterra, hierro ondulado; de Bélgica, barras, lingotes, vigas  y planchas de hierro y toda clase de artículos esmaltados  de Europa y Norteamérica.

En sus propios edificios se fabricaban kilómetros de alambre tejido y se torneaban y cepillaban maderas ornamentales para la construcción. Materiales que no sólo era para el consumo interno sino que llegarían a exportarse llegaron a exportarse.

En 1914, la antigua Aduana – pintoresca construcción con almenas y torres de reminiscencias medievales, levantada en 1870, debió ser reemplazada por un nuevo y espacioso espacio, porque así lo exigía el intenso movimiento portuario.


Según los historiadores,  la empresa de don Angel Muzzio e Hijos, significó la fusión del capital y el trabajo en beneficio de la ciudad y su gente, no como en  otras  fábricas de magnitud semejante, los conflictos laborales  no tardaron en llegar.

 

 

Bibliografía:
Álbum Historiológico.  Rosario, 1914.Editorial. “THE READ STAR”. Maipú 772. Biblioteca Mikielievich.

Muzzio Angel. Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S. desde 5200 hasta 5399 a a alura de Nuestra Señora del Rosario1200.Carece de designación oficial.
Recuerda a don Angel Muzzio  (1829 – 1891) creador de uno de los mayores emprendimientos comerciales de nuestra ciudad durante el siglo XIX.