MELINCUÉ

La fecha de  fundación data del 27 de noviembre de 1877 cuando se construyó el fuerte San Juan Bautista de Melincué. Más estoy convencida que es importante apoyarse en la autoridad de aquéllos que han investigado sobre un argumento, de modo que nos permiten conocer, comprender y transmitir mejor el  tema.

Por ello voy a exponer,  a través del historiador Wladimir C. Mikielievich que nos dice:  “El mangrullo de Melincué” en la revista Historia de Rosario N° 33 del año 1981, Pág. 177.

“Sin excepción, los historiadores que en libros y folletos se ocuparon de Melincué, cabecera desde 1883, del recién creado departamento General López, por desconocimiento de antecedentes documentales y deficiente interpretación de la escasa cartografía  de la época, pasaron por alto recordar que el Fuerte, origen de poblamientos a su alrededor, tuvo distintos emplazamientos a medida que resultaban destruidos o trasladados por razones estratégicas.

Le correspondió a Pedro Pablo Pavón determinar astronómicamente por primera vez, la ubicación del Puesto de Melincué, sitio alejado del lugar donde se construyó el primer fuerte, habilitado en 1779.

Anotó Pavón encontrarse el puesto a legua y media al sudeste de una laguna grande, el latitud sur 33° 36, en tanto que el naturalista Félix Azara estableció en 1791 la existencia del fuerte hacia el paralelo 33° 44´ de latitud sud, casi rodeado de lagunas que se secaban cuando las lluvias eran raras”.

 Un empadronamiento de  pobladores practicado antes de 1783, por el teniente coronel Francisco Balcarce, arrojó para el lugar ocupado por el Fuerte, la cantidad de 157 habitantes, incluyendo los integrantes de la guarnición”

De la existencia del poblado, también dio cuenta otro viajero, Luis de la Cruz, quien en 1806, viajando de Chile a Buenos Aires, constató por su cercanía a la laguna, repetidas inundaciones de las casas hasta derrumbarse. Formaban el pueblo 18 dispersos ranchos y una ruinosa capilla de adobe y techo de tejas, ubicada a calle por medio al oeste del fuerte, también éste demolido, arruinado y en estado de experimentar su total destrucción por estar en la misma ribera de la laguna. La calamitosa situación continuó empeorando.

Alejandro Gillespie, prisionero de la primera invasión inglesa , marchando al lugar de internación en Córdoba, encontró en 1807 al fuerte dotado  de cañón y su guarnición formada por un cabo y cinco milicos; y destechada la capilla  celebrándose el culto en uno de los siete ranchos inmediatos.

Declarada la autonomía provincial en 1815 con la asunción de Francisco Antonio Candioti, democráticamente elegido por el pueblo  de la ciudad de  Santa Fe para el cargo de gobernador, quedó establecido el límite jurisdiccional con respecto a la provincia de Buenos Aires y consecuentemente, definido corresponder Melincué a la nueva provincia (Santa Fe).

 

La leyenda del cacique Melin:

Dicho cacique fue emboscado por las milicias que querían desterrar a los aborígenes apostados a orillas de la laguna.

Del salvaje ataque de los colonizadores sólo sobrevivió la mujer de Melin, quien pudo escapar malherida  en su caballo hasta una  de las islas cercanas. Antes de morir, la mujer maldijo al hombre blanco por la masacre contra los indios y por la muerte de su esposo y su hijo Cué.

La fecha de inauguración del fuerte San Juan Bautista de Melincué, el 27 de noviembre de 1777, es tomada como fecha de fundación del pueblo.

El puesto o fuerte tenía como característica un mangrullo o mirador para divisar el malón a la distancia.

 

Bibliografía:

La expuesta en el texto.

Rivas Marco P: “Historia del mangrullo de Melincué”. Elortondo , 1945.

 

Melincué. Cortada. Topografía:

Corre de N. a S. 5800 hasta 6.000 a la altura de Arijón 1800

Se le impuso ese nombre por O.  1.578 del año 1961.

Recuerda al fortín homónimo situado en el Pago de los Arroyos.